menu
search
Policiales |

La hija de un excandidato al Concejo, en la mira de la Justicia por el crimen en la puerta del boliche de avenida Alem

La detuvieron en la cárcel de Coronda cuando fue a visitar a su pareja, Sandro "El Cone" Mendoza, imputado por el homicidio de Gonzalo Joaquín Ojeda ocurrido el pasado 13 de marzo en la esquina de Sarmiento y Fray Justo, Santa María de Oro.

Una joven de 20 años, hija de un exprecandidato al Concejo Municipal que se postuló en 2017, es la cuarta implicada que tiene la causa que investiga el crimen de Joaquín Gonzalo “Pandu” Ojeda, ocurrido el pasado 13 de marzo en la puerta del boliche de Sarmiento y Fray Justo Santa María de Oro, en inmediaciones de avenida Alem.

Se trata de Brenda Bergallo, la cual este jueves fue imputada de haber ayudado a escapar a los tres hombres que presuntamente habrían cometido el asesinato de Ojeda. La imputación estuvo a cargo de las fiscales de Delitos Complejos, Laura Urquiza y Bárbara Ilera, las cuales le atribuyeron además haber utilizado un documento falso para poder visitar a su pareja en la cárcel de Coronda.

Los cargos fueron ventilados en una audiencia que se dio ante la jueza penal Sandra Valenti y la defensa particular de Bergallo, a cargo de Martín Montegroso, y en donde la hoy imputada se abstuvo de prestar declaración. “No voy a declarar”, dijo al respecto.

Embed

Su detención se concretó lunes pasado cuando fue a visitar, con el DNI de otra mujer, a su pareja: Sandro “El Cone” Mendoza, quien también está imputado por el homicidio de Ojeda en la puerta de la discoteca La Loca, junto con Yoel Ángel Valsicovich y Enrique Alberto “Timbre” Gauna. Este último, imputado además ser el autor de otros tres crímenes sucedidos entre septiembre del 2021 y marzo de este año.

El auto y el DNI

Para las fiscales, Bergallo fue quien ayudó a Mendoza, Valsicovich y Gauna a escapar unos minutos después del crimen de Ojeda. Dicha colaboración se dio a partir de que el trío de hombres debió bajarse del vehículo en el que circulaban, un Chevrolet Corsa rojo, tras sufrir un desperfecto mecánico sobre calle Fray Justo Santa María de Oro.

Según determinó la investigación, los tres corrieron en dirección a avenida Alem y fueron hasta la esquina de Las Heras en donde los aguardó un auto blanco que era guiado por Bergallo. Allí se subieron y escaparon hacia un destino incierto, situación que para Urquiza e Ilera significó un claro acto de encubrimiento.

chevrolet corsa víctimas balacera candioti sur boliche _px.jpg

La joven de 20 años, que dice ser estudiante de Ciencias Económicas, también fue imputada por haber utilizado un documento nacional de identidad de otra persona para lograr entrar a la cárcel de Coronda, en donde se encuentra detenido Mendoza.

La primera visita se dio el 6 de junio, cuando se hizo presente en la Unidad Penitenciaria N°1 de Coronda y presentó el DNI de una prima para lograr eludir los controles de la guardia y así evitar ser descubierta, ya que para ese entonces pesaba un pedido de detención emitido por la Fiscalía.

Finalmente, el pasado lunes, los investigadores de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) del departamento San Jerónimo constataron que Bergallo viajó nuevamente a Coronda para ver a su pareja, por lo que montaron una guardia hasta la tarde. Cuando la mujer salió, fue sorprendida por los pesquisas por lo que fue detenida y puesta a disposición de la Justicia.

Antecedente familiar

Si bien es la primera vez que Brenda Bergallo aparece en un expediente judicial, sobre la familia de la joven existe un antecedente penal en la historia reciente. Es que su padre, Luis Ángel “Coco” Bergallo, fue detenido en 2017 en el marco de una causa por tráfico y venta de drogas en Santa Fe y la región que se instruyó en el Juzgado Federal N°2.

Aquella detención se concretó el 7 de julio del 2017 y se dio justamente cuando el dirigente barrial se había postulado como precandidato al Concejo Municipal por la lista Compromiso Ciudadano. Tras quedar imputado en la causa, el entonces juez Francisco Miño procesó a Bergallo por “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización” y ordenó su prisión preventiva.

boliche alem.jpg
El día que

El día que "Coco" Bergallo fue detenido, en una de las viviendas allanadas había un pasacalle de la campaña.

Dos años después, el 5 de julio del 2019, el Tribunal Oral Federal condenó al “Coco” a la pena de seis años de prisión efectiva como autor responsable del delito de “tráfico de estupefacientes en las modalidades de comercio y tenencia con fines de comercialización agravada por la intervención de tres o más personas”. Dicha pena tiene previsto vencer el 7 de julio del 2023, según revelaron fuentes judiciales a AIRE.

De igual manera, el exdirigente recuperó la libertad en junio del 2021, cuando obtuvo la libertad condicional que le permitió salir de la cárcel de Coronda en donde purgó el primer tramo de la condena.