martes 18 de febrero de 2020
Policiales |

Investigan a un funcionario de la gestión de José Corral por el derrumbe en el Cementerio Municipal

La fiscal Milagros Parodi convocó al secretario de Desarrollo Social de Municipio, Carlos Medrano, a comparecer en la causa que investiga el derrumbe del sector 126 del cementerio municipal. El funcionario se presentó esta mañana en el MPA y se le notificaron los derechos como imputado.

 

Por Andrea Viñuela

A más de cuatro años del derrumbe en un sector del Cementerio Municipal, un funcionario del ejecutivo local se presentó a dar explicaciones ante la Justicia. Tras recibir la pericia que precisa los motivos del derrumbe, la fiscal Milagros Parodi convocó al secretario de Desarrollo Social, Carlos Medrano, a comparecer como imputado. Se le notificó que está siendo investigado por los delitos de estrago culposo e incumplimiento del deber de funcionario público.

Medrano se presentó a primera hora de la mañana en la sede del MPA, en 1ro de Mayo 2820, acompañado por un abogado rosarino, Alejandro Parolo. La fiscal Parodi le informó sus derechos y confirmó fecha para audiencia imputativa en dos semanas. Cuando se produjo el derrumbe, en enero de 2015, el funcionario ya estaba al frente de la Secretaría de Desarrollo Social, de la que dependía el mantenimiento de la necrópolis local.

 

La pericia, fundamental para el avance de la causa

La citación a Medrano se concretó una vez que Parodi recibió la pericia realizada por un ingeniero civil e ingeniero en construcción, quien concluyó que las secciones del cementerio colapsaron por una falla estructural. Además, ante la consulta puntual de la fiscal sobre si podía haberse evitado, el perito concluyó que, en caso de haberse apuntalado a tiempo, no se hubiera ocasionado el derrumbe.

El informe del perito precisó también que el deterioro de la necrópolis era tan evidente que debería haberse notado, y teniendo en cuenta las distintas intervenciones del Concejo Municipal sobre el estado del cementerio (ver Desidia funcional y denuncia penal), de ninguna manera Medrano podía desconocer la necesidad de mantenimiento y el riesgo de derrumbe que presentaba el edificio.

 

 

La madrugada del 11 de enero de 2015, en la sección 126, a 150 metros hacia el sur del oratorio, cedió una de las paredes que sostenía 130 nichos. Durante una semana se clausuraron en forma preventiva las secciones 127, 136, 145 y 146, y terminaron afectados más de 1.000 nichos.

En aquel entonces, la Dirección de Edificaciones Privadas del municipio indicó que el desmoronamiento se generó por un socavón en la pared que sostenía la losa. Del mismo modo, voceros comunales indicaron que las paredes que cedieron venían soportando daños estructurales desde las inundaciones de 2003, cuando una buena parte del cementerio quedó bajo el agua que ingresó a la ciudad desde el río Salado.

Ya en 2013 desde el concejo de la ciudad había advertido al ejecutivo local acerca del mal estado del Cementerio Municipal y habían solicitado declarar la emergencia edilicia del edificio por el estado de abandono total que presentaba. Un poco más de un año después, se produjo el derrumbe.

En similar sentido, en la Cámara de Diputados de la provincia Héctor Acuña había solicitado que se declare al cementerio en situación de emergencia y que se asignasen fondos para hacer las reparaciones pertinentes.

Desidia funcional y denuncia penal

Tras el derrumbe, el bloque del PJ en el Concejo, representado por Ignacio Martinez Kerz, Sebastián Pignata, Silvina Frana y Juan José Saleme, realizó una denuncia penal.

En la misma, los ediles remarcaban que la presentación tenía como finalidad “la necesidad de resguardar el orden público y social, pues no sólo nos resultaría imposible adentrarnos en el sentimiento más puro de los familiares que han visto la destrucción de los nichos donde descansan los cuerpos muertos sus deudos, sino que no podemos dejar de concurrir a ésta instancia ya que desde el año 2012 se observaba una total desatención de la autoridad política hacia la necrópolis local”.

En este sentido destacaron que ya en marzo de 2012 se presentó un Pedido de Informes al Departamento Ejecutivo Municipal, que fue aprobado por parte del Concejo para que hiciera saber cuáles eran las medidas de resguardo en la seguridad, higiene y salubridad laboral, entre otras cosas, y cuales eran “las obras proyectadas y/o en ejecución destinadas al mantenimiento, mejora, reforma y/o ampliación de todas las instalaciones”.-

Al no haber obtenido respuestas, en el año 2013 se proyectó una ordenanza que pretendía la declaración del Estado de Emergencia del Cementerio, que no obtuvo sanción pero se resolvió a través de la Resolución Nº 14704 exigir al Departamento Ejecutivo Municipal realizar un relevamiento que determine el estado edilicio y de funcionamiento del Cementerio, debiendo remitir los resultados obtenidos al Honorable Concejo Municipal, junto con la información de las acciones a desarrollar conforme al análisis del estado de situación. Esto nunca fue concretado.

Por último, la denuncia radicada por los concejales graficaba que “el derrumbe edilicio de los sectores o construcciones del Cementerio Municipal constituye una verdadera destrucción que reviste extrema gravedad y causa un peligro común general y un peligro actual” y que “esta presentación pretende que se resguarde un bien jurídicamente tutelado, precisamente “la seguridad pública”, comprensivo de la vida, la propiedad y el bienestar general de un número indeterminado de personas y bienes afectados”.-

 

 

 

Dejá tu comentario