sábado 11 de septiembre de 2021
Policiales Santa Fe | Villa Hipódromo | arma de fuego

Identificaron al ladrón que murió en un enfrentamiento con la policía

Se trata de un muchacho de 24 años el cual falleció tras tirotearse con agentes del Grupo de Operaciones Especiales de la Unidad Regional I tras una persecución.

La Agencia de Investigación Criminal de Santa Fe constató finalmente la identidad del hombre que murió, el pasado martes, en barrio Villa Hipódromo tras tirotearse con la policía luego de una persecución que tuvo inicio a partir de una violenta entradera en Echagüe al 7000.

Se trata de un muchacho de 24 años, identificado como Ángel Elias Echagüe, el cual tenía domicilio en calle Gaboto al 6200 y no tenía ningún tipo de pedido de captura. El mismo, según indicaron fuentes policiales, murió producto de un enfrentamiento con agentes del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de la Unidad Regional I.

El suceso tuvo lugar en Ricardo Aldao y Pasaje Paraná y ocurrió durante la madrugada del martes luego de una persecución que tuvo su inicio en barrio Guadalupe producto de un asalto protagonizado por tres hombres que circulaban a bordo de un Chevrolet Onix.

Leer más ► Crimen en Villa Hipódromo: cómo fue la secuencia que empezó con un robo y terminó con un ladrón muerto

Por esa entradera, agentes de la Brigada Motorizada comenzaron el seguimiento del Onix en inmediaciones de Alvear y avenida Galicia. Tal persecución se extendió hasta las calles del barrio Villa Hipódromo, zona en donde tomó intervención otro móvil perteneciente al GOE.

A raíz del seguimiento, los uniformados notaron que por calle Ricardo Aldao y Lamadrid, un hombre corría y portaba en su mano derecha un arma de fuego y en la izquierda un bulto por lo descendieron del móvil y dieron la voz de alto, sin embargo, el hombre escapó del lugar y a una distancia de diez metros efectuó un disparo por lo que un subinspector respondió con otro tiro para resguardar la integridad del personal policial.

El cruce de disparos se extendió luego hasta el Pasaje Paraná, cuando a una disatancia de 30 metros, el delincuente abrió fuego nuevamente contra los uniformados, los cuales también respondieron con disparos de arma de fuego.

El presunto ladrón cayó tendido en el suelo y cuando los uniformados se acercaron hacia él cuerpo vieron que todavía tenía en su mano derecha un arma de fuego y muy próximo al cuerpo una computadora marca Lenovo que posiblemente era parte del botín robado de la propiedad de barrio Guadalupe.