menu
search
Policiales | Servicio Penitenciario de Santa Fe | Omar Perotti | Jorge Lagna

Gabriel Leegstra, de dirigir la escuela de Policía a conducir el Servicio Penitenciario de Santa Fe

El exjefe de Policía de la Provincia de Santa Fe y actual director del Instituto de Seguridad Pública, será el encargado de conducir el Servicio Penitenciario. Solo falta la firma del gobernador Omar Perotto para su designación.

Gabriel Leegstra, el comisario retirado de la Policía de Santa Fe fue designado por el Ministro de Seguridad, Jorge Lagna, para ocupar el cargo de director provincial del Servicio Penitenciario de Santa Fe, lugar que se encuentra vacante desde la salida de Walter Ataide.

Si bien aún falta la firma del gobernador Omar Perotti, desde la cartera de Seguridad dieron por hecho que Leegstra quedará al frente del área encargada de las diez unidades carcelarias que hay en la provincia y que alojan más de 6.500 reclusos.

El puesto a ocupar se encuentra acéfalo desde la renuncia de Ataide en abril de este año. Tras esa salida, el gobierno provincial designó al teniente coronel retirado José Alberto Bernhardt, sin embargo, ante una serie de reclamos realizados por organizaciones de Derechos Humanos, la resolución fue revocada por lo que el cargo quedó vacante.

Carcel federal de Coronda DSC02038.jpg
El puesto que ocupará Gabriel Leegstra está vacante desde abril.

El puesto que ocupará Gabriel Leegstra está vacante desde abril.

En lo que va de la gestión de Perotti, la Dirección General del Servicio Penitenciario cambió en reiteradas oportunidades de mando. Primero estuvo Luis Enrique Pueyo, quien llegó de la mano del extitular de Asuntos Penitenciario, Héctor Acuña y cuando el área se encontraba bajo la órbita del Ministerio de Gobierno y Justicia.

Tras esa salida, el cargo fue ocupado por Jorge Bortolozzi. Sin embargo, ante su paso a la Secretaría de Seguridad Pública del Ministerio de Seguridad, la dirección penitenciaria quedó vacante hasta que asumió Walter Ataide.

Este último se mantuvo en el cargo hasta abril de este año cuando presentó su renuncia luego de que Bortolozzi fue expulsado del Ministerio de Seguridad, luego de que se filtrara que en medio de una crisis de seguridad viajó a centroamérica a un encuentro con el club de Leones.

Con posterioridad, Lagna eligió a Bernhardt para quedar al frente del Servicio Penitenciario. Pero la designación quedó frustrada luego de que saliera a la luz su pasado como integrante del Batallón de Inteligencia 601 durante la última dictadura, situación que causó el repudio de los organismos de derechos humanos.