menu
search
Policiales | Jardín San Roque | abuso sexual |

El juicio contra el docente del Jardín San Roque terminó en una escandalosa audiencia en tribunales

El abogado Néstor Oroño se defendió de una endeble acusación realizada por el fiscal Matías Broggi por la desaparición de una prueba del caso. "No voy a permitir que este mocoso me ensucie", gritó en el tramo final del debate en el que es juzgado un docente por un presunto abuso de un alumno.

El cierre del juicio oral y público contra el docente de música, Darío Céspedes, imputado por un presunto abuso ocurrido dentro del jardín y la escuela San Roque, cerró este viernes la etapa probatoria con una escandalosa audiencia que terminó a los gritos.

El episodio tuvo lugar en la sala I del subsuelo de tribunales y se dio luego de que los fiscales del caso, Alejandra Del Río Ayala y Matías Broggi, revelaron que se perdió una prueba del caso (un disco externo que contenía las imágenes del jardín durante el periodo en que podría haber ocurrido el abuso) y como si fuera poco, le echaron la responsabilidad al abogado penalista, Néstor Oroño.

La acusación se dio a partir de una investigación interna que ordenó el fiscal regional Carlos Arietti y que implicó la inspección de las tres sedes judiciales del Ministerio Público de la Acusación y hasta de la sala de efectos en donde se depositan los elementos secuestrados en las causas judiciales. Sin embargo, el disco externo nunca apareció. En base a esa pesquisa, los fiscales le atribuyeron a Oroño haber entregado a una empleada de la Fiscalía dicho disco externo.

Bajo ese argumento, Del Río Ayala y Broggi buscaron persuadir al tribunal (presidido por el juez Gustavo Urdiales) tras sostener que los defensores, Néstor y Sebastián Oroño e Ignacio Alfonso Garrone, sabían del video y que lo deberían haber pedido durante la etapa de investigación del caso. En otras palabras, ambos fiscales le achacaron a la defensa actuar con mala fe o embarrar la cancha.

néstor oroño san roque 222.jpg

"No voy a permitir que este mocoso me ensucie", dijo Néstor Oroño al fiscal Broggi.

Pero solo bastaron dos consultas para establecer que la acusación fue por demás de endeble. Es que según estableció la investigación interna (basada en dichos de una empleada) el disco externo fue recibido en la Fiscalía el 9 de agosto del 2019 a las 12, un año antes de que los Oroño asumieran la defensa del caso de Céspedes, el 20 de febrero del 2020.

Esa aclaración fue el puntapié para Néstor Oroño cruce al fiscal Broggi y le diga lo que nunca antes nadie se había animado a decir a un funcionario judicial en medio de una de las salas de audiencia. “Fiscal mentiroso”, le dijo en el arranque y luego le exigió una disculpa a los gritos. “No voy a permitir que un mocoso atrevido me falte el respecto”, agregó sobre el fiscal novato del MPA y al mismo tiempo se acercó a los periodistas que cubren el caso para mostrar el papel en donde asumió la defensa técnica.

“Hace 35 años que vivo en la misma casa. No voy a permitir que este mocoso me ensucie, es un indigno. No necesito trampa para ser quien soy”, le exclamó de frente y anticipó que recurrirá la Auditoría de la Fiscalía General para que investigue el accionar de Broggi. “No tiene dignidad para ejercer el cargo”, sentenció.

Responsabilidad al micrófono

Tras el eufórico momento, el tribunal ordenó un cuarto intermedio para tranquilizar aguas. Luego de unos minutos se reanudó el debate que contó con la palabra del otro abogado defensor, Alfonso Garrone, quien se sumó al repudio contra la acusación de su colega. Es que según indicó el letrado, en los papeles no aparece ningún abogado como quien entregó el disco externo en cuestión, pero si figura una empleada de la Fiscalía como quien lo recibió en un sobre cerrado. “En todo este circo, que no lo he vivido nunca y en el que están mintiendo corporativamente, se perdió un disco. No es algo menor”, sostuvo. “El disco no está. Hasta ahora, nosotros como defensores, no sabemos qué pasó. No sabemos si lo robaron, lo escondieron o que pasó. Yo, después de este circo, no sé qué pensar”, agregó el penalista.

Alfonso Garrone abogado querellante.jpg
Ignacio Alfonso Garrone, el abogado defensor.

Ignacio Alfonso Garrone, el abogado defensor.

“Realmente no creí haber visto esto nunca, semejante irresponsabilidad”, remarcó en otro tramo Alfonso Garrone y destacó que “nadie puede salir indemne después” de lo que pasó en la sala de audiencias. “Lo de hoy fue grave, armaron una situación de violencia institucional de parte del órgano que tiene la obligación de responder por las víctimas y la paz social contra dos profesionales particulares que lo único que hacen es vivir de su profesión”, indicó. “Armaron un circo sin una constancia subjetiva. Hay que tener responsabilidad con el micrófono”, acotó.

Armaron una situación de violencia institucional de parte del órgano que tiene la obligación de responder por las víctimas Armaron una situación de violencia institucional de parte del órgano que tiene la obligación de responder por las víctimas

Por último, volvió a pedir al tribunal -junto a Oroño- que el disco externo sea de todos modos incorporado al juicio pese a que no fue hallado y se introduzca al debate como “prueba no habida”.

En un lugar incómodo

En la audiencia también habló la querellante de la causa, Carolina Walker Torres, quien tras ver el cruce de Oroño al fiscal y la irregular perdida del disco externo del San Roque, dijo sentirse en un lugar incómodo. “Confío en ambas partes, pero tengo que darle una explicación a la víctima”, dijo. A su vez, exigió que sea el fiscal regional, Carlos Arietti, quien dé una explicación al respecto, ya que mandó a “poner la cara” al fiscal Broggi.

Al igual que los fiscales, la querellante pidió que se rechace la incorporación de la prueba nueva al debate luego citar a dos testigos que dijeron que las cámaras fueron colocadas con posterioridad a los hechos denunciados y por los cuales el profesor Céspedes fue detenido e imputado por el abuso sexual de alumno.

Rechazo, admisión y antesala del alegato

El tribunal por su parte, conformado por el juez Urdiales, Pablo Ruiz Staiger y Rosana Carrara, pusieron punto final al asunto y admitieron como “prueba no habida” el disco externo que se perdió en la Fiscalía. En tanto, rechazó el planteo de nulidad propuesto por los fiscales Broggi y Del Río Ayala y la querellante.

El juicio volverá a tener un nuevo capítulo la semana próxima cuando las partes realicen los alegatos de cierre y formulen sus respectivos pedidos el 8 de julio, a partir de las 8.30 en una de las salas del subsuelo tribunales.

Finalmente, la sentencia deberá esperar hasta después de la feria, ya que según revelaron fuentes judiciales a AIRE, será dada a conocer el 25 de julio a horario a definir por la Oficina de Gestión Judicial.