jueves 19 de mayo de 2022
Policiales

Discutió con vecinos, disparó un escopetazo y ahora tiene que abandonar barrio Liceo Norte

Se trata de un muchacho de 24 años oriundo de Liceo Norte que protagonizó un violento incidente ocurrido en Beruti al 3500.

Este miércoles, en la sala 1 del subsuelo de Tribunales, la fiscal del Ministerio Público de la Acusación (MPA) María Laura Urquiza, imputó formalmente a un joven identificado como Franco M., de 24 años, implicado en un hecho delictivo que ocurrió en inmediaciones del barrio Liceo Zona Norte.

El hecho tuvo lugar el pasado domingo 2 de enero alrededor de las 19.40 cuando el imputado luego de discutir de forma violenta con dos vecinos que viven enfrente al domicilio de Beruti al 3500, reconocidos como Luis Alberto D., y Vanesa A., comenzó a disparar al cielo con un arma tipo escopeta para amedrentarlos.

Durante la audiencia, la cual fue presidida por el juez penal Gustavo Urdiales, la fiscal le atribuyó la calificación jurídica del hecho como “autor de amenazas calificadas con portación de arma de fuego”.

Leer más ► De proteger al carpincho "Pancho" a quedar procesado por venta de drogas al menudeo

Por otra parte, la funcionaria destacó que de las evidencias recolectadas figuran el acta de procedimiento donde se sustrajo el arma, la inspección ocular del lugar del hecho por parte del personal policial, croquis del lugar del hecho elaborado por peritos, entrevista a las víctimas y el testimonio de una testigo que estuvo presente al momento en que ocurrió el escopetazo.

Tras ser imputado, Franco M., que fue asistido por el abogado particular César Rojas, se abstuvo de prestar declaración ante el juez Urdiales. En tanto, se tomó la resolución en acuerdo entre las partes, teniendo en cuenta que el acusado no posee antecedentes condenatorios, para que transite medidas alternativas a la prisión preventiva donde deberá cumplir ciertos requisitos para no ser encarcelado.

Tras concluir la imputación, Fiscalía y defensa acordaron que el muchacho recupere la libertad con la condición de que abandone el barrio y deba cambiar el domicilio y radicarse en la casa de su padre en barrio María Selva. No obstante, tendrá que presentarse cada 30 días en la sede del MPA y a su vez no podrá portar ningún tipo de armamento ni tampoco acercarse a las víctimas del suceso.