menu
search
Policiales Coronda | estafas | Santa Fe

Cayó la gitana "Margarita": decía ser vidente en Coronda para estafar a sus víctimas y despojarlas de sus bienes

El procedimiento fue en una vivienda de Villa Constitución, tras un allanamiento ejecutado por detectives de la Policía de Investigaciones.

Agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) detuvieron este jueves a tres gitanos, entre ellos, una mujer señalada como la "Vidente Margarita". Todos investigados por estafas cometidas en la ciudad de Coronda, a 40 kilómetros de Santa Fe.

Según fuentes policiales, la detención se dio en el marco de una causa por estafas, encubrimiento y asociación ilícita que encabeza el titular de la Fiscalía del departamento San Jerónimo, Marcelo Nessier.

Los tres gitanos fueron identificados como M. L. Y de 45 años, L. R. de 49 y N. R .de 19 y su aprehensión tuvo lugar en Pasaje Uboldi al 900 de la localidad de Villa Gobernador Gálvez. El trío está acusado de haber cometido estafas mediante una maniobra realizada por una mujer que a sus víctimas "prometía cambiarles la vida y para ello solicitaba dinero, electrodomésticos y vehículos".

LEER MÁS ► Indagaron a los santafesinos detenidos en Santiago del Estero por traficar más de 30 kilos de cocaína

estafas gitanos coronda.jpg
El domicilio allanado por los investigadores se encuentra en Villa Constitución.

El domicilio allanado por los investigadores se encuentra en Villa Constitución.

Tras ser detenidos, los investigadores le secuestraron a los gitanos 7 celulares, 1 tarjeta de crédito, $ 161.000 pesos , 200 dólares, una heladera, una cocina, un tender para colgar ropa, un lavarropas, un colchón y un automóvil Fiat Uno.

Una vidente estafadora

Sobre la maniobra empleada por el grupo de gitanos, trascendió que la principal investigada es una mujer señalada como la "Vidente Margarita", la cual habría cometido las estafas mediante un claro cuento del tío a sus víctimas de la ciudad de Coronda.

En este sentido, la investigación detectó que la mujer decía ser vidente y mediante engaños le decía a las personas damnificadas -aprovechándose de su vulnerabilidad- que tenían en sus casas elementos malignos que debían ser "iluminados". El ardid continuaba cuando los gitanos buscaban los elementos por los domicilios de las víctimas para "sanarlos". Sin embargo nunca los devolvían.

Se estima que se alzaron de importantes sumas de dinero como también elementos de valor: colchones y electrodomésticos y hasta un automóvil.