miércoles 5 de agosto de 2020
Policiales | Santa Fe |

Antecedentes psiquiátricos revelan cómo Lascuraín se convirtió en un “riesgo” para la sociedad

Desde 2005 hasta el 2019 tuvo crisis psicológicas permanentes y que concluyeron con el fatal accidente que se llevó la vida de Francisco Sueldo en barrio María Selva el pasado 13 de mayo.

Francisco Lascuraín, por su estado psíquico, era un peligro para la sociedad y en algún momento iba a demostrarlo. Y así fue, cuando el 13 de mayo pasado provocó un accidente de tránsito por el cual perdió la vida Francisco Sueldo, un niño de 11 años, con mucho futuro, con mucho por aprender, con mucho por vivir.

Esta semana se conoció que la Junta de Salud Mental que lo entrevistó en tres oportunidades, por orden de la jueza penal Rosana Carrara, determinó que el kinesiólogo de 37 años posee “como características la pérdida del contacto con la realidad hasta el punto de incidir en su vida diaria y en su relación con las demás personas” y que también tiene un “pensamiento disgregado que implica perdida casi absoluta del orden lógico, con un discurso que se aparta de lo habitual con ideas delirantes de convicción de certeza, incorregibles”.

La víctima tenía 11 años al momento del accidente. Gonzalo Gorosito/ Aire Digital

El dictamen de la Junta dejó en claro que Lascuraín además se encontraba al momento del fatal accidente en una “fase activa de su psicosis” que afectó la coordinación de los actos y la adecuación de sus reacciones, luego de embestir en Ángel Cassanelo al 2200, a bordo de un Toyota Etios gris, al Chevrolet Corsa en el que iban Francisco con sus padres.

Leer más ► Un informe de la Junta de Salud Mental concluyó que Lascurain es inimputable

Claramente, la muerte del niño de 11 años fue la gota que rebalsó el vaso para determinar que el Lascuraín era –y lo es, según el dictamen- un riesgo para el conjunto de la población y más aún si está a bordo de un automóvil. Así lo revelan los antecedentes psiquiátricos que registró antes de que suceda el trágico episodio que involucró a la familia Sueldo.

El primer registro fue en 2005, cuando recién se había recibido como kinesiologo. En ese entonces, Lascuraín trabajaba en dos clínicas de la ciudad de Rosario y en una de ellas comenzó a manifestar conductas extrañas, por lo que una de las secretarias de la clínica informó a la familia de la situación que acontecía.

Leer másPunto por punto, qué dice el informe que evaluó la salud mental de Lascurain

Sus familiares intervinieron y fue asistido por un psiquiatra, el cual detectó y diagnosticó que el muchacho presentaba un cuadro de “psicosis esquizofrénica” por lo que decidió que lo mejor era que Lascuraín permanezca internado hasta recuperarse. Al tiempo se estabilizó, sin embargo los problemas continuaron.

Años después, viajó a Sudáfrica con el equipo de rugby en donde jugaba pero el resultado iba a ser el mismo. Los brotes psicóticos volvieron a estar presentes por lo que el kinesiologo tuvo que ser enviado desde el país africano hasta la provincia de Santa Fe para ser nuevamente internado en una clínica psiquiátrica.

Ya en 2014, volvió a tener una nueva crisis pero fue leve debido a la constante practica terapéutica, por lo que pudo atravesar la situación de manera ambulatoria aunque los problemas se agudizaron.

Tras la jubilación de su psiquiatra de cabecera, Lascuraín comenzó a ser analizado por otro profesional pero en la ciudad de Santa Fe. Las crisis volvieron a repetirse y a fines del 2018, volvió a sufrir una descompensación y tuvo que ser internado en la clínica de La Merced, pero esta vez, de manera involuntaria y con orden judicial.

La misma situación se vivió en mayo de este año, cuando familiares volvieron a iniciar los tramites judiciales, ante la negativa de Lascuraín, para internarlo de vuelta en una clínica psiquiátrica. Pero no lo lograron.

El 13 de mayo, cerca de las 20, el kinesiologo iba a bordo de un Toyota Ethios gris a 90 kilómetros por Ángel Cassanelo al 2200. Allí embistió a la familia Sueldo, causó la muerte de “Fran” y demostró que era un claro riesgo para la sociedad.

Temas

Dejá tu comentario