menu
search
Policiales Rincón |

Abusos en Rincón: Sales Rubio puede ser condenado a 50 años de prisión

El juez García Troiano presidió la audiencia preliminar en la que se formalizó la acusación, se adelantó el pedido de pena y se expuso la evidencia que se ventilará en el juicio y la lista de testigos. Hubo un pedido de unificar la representación de las tres querellas.

En la audiencia, el fiscal de la Unidad de Violencia de Género, Familiar y Sexual Matías Broggi detalló los hechos que pesan sobre los acusados y la pena pretendida para cada uno de ellos. Lo propio hicieron los querellantes Juan José Patiño, José Luis De Iriondo, Agustina Taboada y Carolina Walker Torres, que representan a diferentes denunciantes.

El abogado defensor de las hermanas Sheila y Solange Arteriza, Ignacio Alfonso Garrone, solicitó que se unifique la representación de las diferentes querellas; el pedido fue avalado por el defensor de Alicia Reina, Sebastián Oroño, y por el defensor de Walter Sales Rubio, Juan Baurista Fossa.

LEER MÁS ► Abusos en San José del Rincón: la causa contra los entrenadores entró en etapa de definiciones

García Troiano juez.jpg
García Troiano, el juez que tuvo a su cargo la audiencia preliminar

García Troiano, el juez que tuvo a su cargo la audiencia preliminar

Acusación y penas

A Walter Sales Rubio la Fiscalía lo acusó como autor de 15 hechos de abusos sexuales reiterados y calificados por ser el encargado de la guarda y la educación de las víctimas. También fue acusado como autor de promoción a la corrupción de menores con el mismo agravante, y varios de esos hechos fueron agravados también por la participación de dos o más personas. El pedido de pena que pesa sobre Sales Rubio es el de 50 años de prisión.

Sales Rubio se encuentra en prisión preventiva desde julio de 2021, cuando un grupo de jóvenes que habían sido sus alumnos en la escuela deportiva de Rincón presentó una denuncia por abusos sexuales. La causa alcanzó también a su pareja, Sheila Arteriza, a la hermana de ésta, Solange, y a la madre de ambas, Alicia Reyna. Sólo Soledad atravesó el proceso con medidas alternativas a la prisión preventiva.

Sheila Arteriza fue acusada por la comisión de 12 hechos de abusos sexuales y promoción a la corrupción de menores, también agravados por la guarda, la educación y en algunos casos la participación de dos o más personas. Algunos de estos hechos son compartidos con Sales Rubio. La Fiscalía adelantó que pedirá para Sheila 40 años de prisión.

broggi.jpg
Los abusos son investigados por el fiscal de la Unidad Especial Gefas, Matías Broggi

Los abusos son investigados por el fiscal de la Unidad Especial Gefas, Matías Broggi

A Solange Arteriza se le atribuyeron cinco hechos de abusos sexuales agravados, y promoción a la corrupción de menores agravada, y la pena pretendida para ella por la Fiscalía es de 24 años de prisión. En tanto, sobre Alicia Reina pesa un solo hecho de abuso sexual agravado, y promoción a la corrupción de menores, y enfrenta una posible condena a 16 años de prisión.

Los hechos denunciados se remontan a la primera década del 2000, cuando las víctimas tenían entre 10 y 18 años; muchos de ellos fueron abusados durante varios años, en la vivienda ubicada en Puccinelli y Castañeda, de San José del Rincón, residencia de Alicia Reina y que era utilizada como lugar de entrenamiento. También en contexto de entrenamiento en el río, y en diferentes viajes por competencias deportivas.

Incendio casa entrenadores de Rincón.jpeg
La vivienda de los acusados fue incendiada al conocerse la denuncia

La vivienda de los acusados fue incendiada al conocerse la denuncia

Para justificar las altas penas requeridas, el fiscal expresó que “los hechos producidos son de los más aberrantes que se pueden cometer contra niños, niñas y adolescentes, máxime si se tiene en cuenta en particular el contexto de los abusos sostenidos en el tiempo, y reiterados con múltiples víctimas, donde incluso algunas han sido victimizadas en conjunto, en una situación de abusos estructurales”.

Para la Fiscalía, la violencia simbólica desplegada sobre las víctimas, la manipulación y el daño ocasionado a las victimas quienes cargaran con el padecimiento, producto del sometimiento a lo largo de su vida; en especial en este caso, siendo los acusados encargados de la educación de los adolescentes, que muchos veían en Sales Rubio una figura paterna y de autoridad, sumada a la confianza que inspiraba en alumnos y padres, por el renombre que poseía su familia en el ámbito deportivo, “generando de este modo un ámbito que le resultó sumamente propicio para desplegar tales hechos”.

El juez García Troiano deberá evaluar lo expuesto en la audiencia, así como la legalidad de la acusación, y resolver la pretensión de unificar la representación de las querellas que fue planteada por el defensor Alfonso Garrone, y que sólo contó con el rechazo de las abogadas Taboada y Walker Torres.

Temas