martes 29 de septiembre de 2020
Ocio |

Tips para ordenar las alacenas de la cocina y que simplifiques tu vida

Con algunos tips increíbles, mantener el orden de la cocina es pan comido

Cada despensa es un mundo, pero todo tenemos ciertos productos básicos que nunca faltan en nuestra cocina. Harina, azúcar, café, té, arroz, pasta o cereales, son productos básicos que usamos con frecuencia en nuestro día a día y ocupan un buen espacio en armarios, estanterías y cajones. No caigas en el error de mantener los paquetes tal y como vienen del supermercado, cerrándolos con pinzas o amontonándolos en el armario.

Invertir en una buena colección de tarros y frascos de vidrio es una buena idea para organizar todos estos productos básicos. Puedes elegirlos iguales o variar los modelos dependiendo la función y el tamaño que necesites para lo que vayan a contener. También es recomendable marcar cada frasco con etiqueta para no confundir ingredientes.

En general siempre es mejor que los productos se guarden en un lugar oscuro, pero si utilizamos con frecuencia harina o el arroz podemos colocar unos cuantos tarros en fila sobre alguna superficie de la cocina, al descubierto. Así no sólo los tenemos a mano sino que enriquecen la cocina con un toque hogareño, y despejan los armarios para objetos menos atractivos. Eso sí, hay que evitar la luz directa y mantenerlos libres de polvo.

cocina.jpg

Otra opción para aprovechar los espacios, en lugar de comprar un mueble carísimo, es fabricarte una estantería. Con algunas ménsulas y tablas, podes conseguir mucho más espacio de almacenaje.

Otra idea es hacer un organizador de pared con un tablero de clavijas. Sólo tenes que conseguir el tablero, amurarlo a la pared y ponerle unos cuantos ganchos donde creas conveniente.

Generalmente, entre los muebles y el techo siempre queda un poco de espacio. Aprovéchalo para guardar algunas cosas que no uses regularmente.

Lo mismo que el espacio que a veces queda entre la nevera y la pared.

cocina 2.jpg

Si organizas inteligentemente dónde ubicar cada cosa para que sea accesible, tenga sentido y, sobre todo, la encuentres siempre que la necesitas, entonces tenes media batalla ganada.