menu
search
Ocio Oración | San Jorge |

Oración a San Jorge contra todo mal

Descubrí el poder y la serenidad de la oración a San Jorge para enfrentar y superar todo mal en tu vida diaria.

En tiempos de incertidumbre y desafíos, muchas personas se vuelven hacia figuras espirituales para encontrar guía y protección. San Jorge, conocido por su valentía y su lucha contra el mal, es una de estas figuras veneradas en diversas tradiciones. La Oración a San Jorge se ha convertido en un recurso espiritual para aquellos que buscan fortaleza y salvaguarda contra las adversidades.

LEER MÁS► Oración a San Cipriano para encontrar el amor y la reconciliación

image.png
San Jorge, conocido por su valentía y su lucha contra el mal.

San Jorge, conocido por su valentía y su lucha contra el mal.

Historia y significado de San Jorge

San Jorge, venerado como santo patrón en varias culturas y religiones, es famoso por su leyenda en la que vence a un dragón, símbolo de la lucha contra el mal. A lo largo de los siglos, se ha convertido en un emblema de valor y protección, siendo invocado especialmente en momentos de gran necesidad.

LEER MÁS► Oración a San Pancracio: el patrono de la fortuna y la prosperidad

Oración a San Jorge contra todo mal

San Jorge, guerrero valeroso,

que defendiste a la princesa de la Capadocia,

al abatir con tu lanza al feroz dragón,

te solicito humildemente

que vengas en mi auxilio

y me protejas de las acechanzas del demonio,

los peligros, las dificultades, las aflicciones.

Cobíjame bajo tu manto, poderoso santo,

escóndeme de mis enemigos,

de mis perseguidores, de las envidias,

magias, hechizos y maleficios.

Protegido con tu manto,

caminaré a través de los mares y la tierra,

noche y día, mes a mes, año tras año,

y mis enemigos no me verán,

no me oirán, no me seguirán.

Bajo tu protección no caeré,

no me perderé, no sangraré.

Igual que Nuestro Dios; Salvador

estuvo nueve meses protegido

en el vientre de la Virgen María,

así yo estaré protegido bajo tu manto,

teniéndote delante de mí,

armado con tu lanza y tu escudo.

Amén.