menu
search
Ocio

Los 30 errores de belleza más frecuentes según los expertos

Esta es la lista de hábitos que, por desconocimiento o por costumbre, podrías estar tomando de modo equivocado.

La utilización de los cosméticos al maquillarte, la dieta alimentaria, el cuidado del cabello al entrenamiento … y la lista de errores que podrías estar cometiendo. Esta es la  guía con los errores más comunes en los rituales de belleza, las creencias falsas que tenemos muy interiorizadas o los pasos que seguimos cada día que en vez de mejorar tu aspecto, lo empeoran ¿Cuántos de estos 30 errores cometes? Descubre las soluciones recomendadas por los profesionales y saca el máximo partido a tu belleza natural.

Leer más►Si haces estos ejercicios con regularidad acabarás con la celulitis

1) No cepillar el cabello a diario: “El pelo se ensucia y enreda asique es fundamental cepillarlo para quitarle residuos y nudos. Además, si se usa un cepillo correcto el pelo estará más suave y brillante”, nos dice la estilista Diana Daureo.

martha-hunt-getty

2) No preparar la piel antes de maquillarte: “Es muy importante tratar el cutis con productos que le otorguen a nuestra piel la hidratación necesaria. Cualquier tipo de piel, sea joven o madura, siempre debe llevar una buena hidratación para que el resultado quede perfecto. El maquillaje no hace maravillas, el maquillaje unifica y perfecciona la piel pero realmente el cuidado de la piel es lo fundamental, hay que cuidarla y llevarla bien hidratada”, es el tip de Eliecer Prince, Makeup Artist de Guerlain.

3) Aplicar aceite o sérum con el pelo seco: “Es mucho más recomendable, especialmente si lo tienes fino y quebradizo, que te lo pongas con el pelo mojado”, es el consejo de María Baras, estilista de Pantene. “Después de quitar la humedad con una toalla, aplícalo sin desenredar el pelo, primero en tus manos y después lo extiendes hacia las puntas. Una vez aplicado, cepilla tu melena, ya que ayudará a que no se rompa y lo protege del secador, planchas, tenacillas… Además, al usarlo en mojado no aporta grasa”, añade.

4) Abusar del champú antigrasa: “Si tienes el pelo graso y utilizas este tipo de productos, puede provocar un efecto rebote por el cual se genera más sebo como protección natural del cuero cabelludo, y el cabello tenderá a ser más graso. En estos casos, la mejor solución es utilizar un producto específico más suave e intercalar las aplicaciones con un champú neutro, para regularizar la secreción de sebo. Además, si tienes el cuero cabelludo graso o el cabello fino debes evitar totalmente utilizar champú o mascarillas antiencrespamiento”, asegura el Equipo Artístico de Llongueras.

5) No protegerte de la luz azul: “Todos los aparatos electrónicos emiten una luz que atraviesa más en profundidad que los rayos ultravioleta en la piel. Estos rayos, conocidos como luz azul, son los responsables de muchos signos del envejecimiento celular como la hiperpigmentación o la flacidez cutánea. Uno de los errores más comunes en cuanto a protección solar diaria es utilizar productos que no protegen frente al 100% de la radiación debido a que desconocemos que la luz azul es dañina”, apunta Yaiza Conde, Farmacéutica Responsable de Formación en SVR y Filorga.

6) ¿Cuándo se debe usar el aceite para cutículas?: “Es preferible aplicarlo después del esmaltado, con el fin de no engrasar la uña. Se puede poner tanto en las cutículas, para hidratarlas, como en las uñas, para fortalecerlas”, es el consejo que nos ha dado Maryori Matallana, directora de The Nail Corner by OPI.

7) No aplicarse los productos en el orden que corresponde: “El orden de aplicación de los productos faciales va en función de la organoléptica (textura, acabado, absorción, olor…) de cada uno y del poder de absorción de cada producto. Por lo general, el orden óptimo sería: concentrado, sérum, contorno de ojos y contorno de labios, crema hidratante, protección solar y maquillaje”, dice Mónica Collell, responsable de formación de Mesoestetic.

8) Productos despigmentantes ¿solo en las manchas?: Este es un error muy común, tal y como nos cuentan los expertos de ISDN, “ya que hay que aplicarlos en toda la cara. Aunque no se vean, hay manchas/lesiones que ya existen y que se verán en un futuro. Para un tratamiento despigmentante lo ideal es aplicar cada mañana con el rostro limpio un sérum despigmentante por todo el rostro, sin miedo, haciendo un ligero masaje. Después, es imprescindible aplicar el fotoprotector”.

9) No lavar bien el cabello: “Hay que hacerlo de una manera suave y no frotar nunca el cuero cabelludo en exceso ya que, al hacerlo, se levantan las células de la epidermis y se dejan expuestas capas más profundas de la piel, lo que puede dar lugar a descamación. Esto es algo a tener en cuenta sobre todo en las personas que sufren alteraciones del cuero cabelludo”, asegura Antonio Gómez, miembro del equipo de formación de Redken.

10) Usar una herramienta incorrecta para limpiar tu piel: “Damos mucha importancia a qué producto usamos para limpiar nuestra piel, pero no a la herramienta para limpiarla. Abusamos de los discos de algodón y de las toallitas desmaquilladoras, que ni limpian en profundidad ni respetan nuestra piel, pudiendo causar en ella pequeñas lesiones si apretamos demasiado”, Teresa Martín Santos, fundadora de Toallitas Näps, que recomienda usar toallitas con tejido en panal de abeja para eliminar todas las impurezas de la piel sin dañarla.

11) No mirar la fecha de caducidad: “Otro fallo grave y frecuente que solemos cometer es el de no mirar la fecha de caducidad de nuestros productos de belleza. Al igual que ocurre con la comida, la mayoría de los cosméticos caducan o pierden sus propiedades con el paso del tiempo. Esta información aparece indicada en el producto a través de un icono de un envase abierto. Pasada la fecha de caducidad debemos tirarlo porque puede dañar o perjudicar nuestra piel”, dice Gema Correa, socia y fundadora de la línea de cosméticos naturales Lycolé.

12) No cuidar bien los envases de los esmaltes: “Una vez que utilicemos nuestro esmalte en casa debemos limpiar la boquilla con un papel que no suelte pelusa (no con algodón), para que quede bien cerrado. Además, hay que evitar que le de la luz directa de los rayos solares, ya que tienden a modificarse o decolorarse. Algo tan fácil como meterlo en el frigorífico puede hacer que tu esmalte dure toda la vida”, afirma Elmis S. Pacheco, master educator de ORLY.

13) Aplicar el contorno directamente en las bolsas/ojeras: “El contorno de ojos debe aplicarse siempre directamente sobre el hueso que rodea al ojo (hueso periorbital), desde el lagrimal hacia la sien con pequeños toques y también por el hueso en la parte superior del ojo, en caso de que apliquemos ingredientes activos para mejorar la elasticidad y firmeza de la piel. Nunca lo aplicaremos hacia el interior, en los párpados, ya que se podría acumular el producto (su piel es finísima) y podría dar lugar a irritaciones o acúmulos de grasa (miliums)”, recomienda Mónica Lizondo, fundadora y directora científica de Segle Cinical.

14) Usar mal el tónico facial: “Al usarse tras la limpieza y antes de la hidratación, muchas personas piensan que es para terminar de limpiar su piel y lo utilizan arrastrando el producto sobre la piel. En Alma Secret recomendamos dos formas distintas de usarlo: a golpecitos sobre la piel con una muselina para no agredirla y con las yemas de los dedos haciendo círculos sobre el rostro”, recomienda Rocío L. Cuesta, fundadora de la firma y doctora en Farmacia.

15) Maquillar toda la ceja con la misma intensidad: Actualmente están de tendencia las cejas con volumen, esculpidas y muy definidas, pero a la hora de maquillarlas a veces cometemos errores que no aportan un aspecto natural, como por ejemplo, maquillar la ceja con la misma intensidad de tono de inicio a fin. “Para conseguir un acabado natural, es importante no aplicar demasiado producto en el inicio de la ceja. Esta zona debe ser un poco más clara y, a continuación, hay que ir incrementando la intensidad del pigmento hacia el arco de la ceja y el final. No es necesario siempre utilizar varios tonos, pero es importante controlar la presión en la aplicación y la cantidad de producto depositado. Si marcas mucho el inicio de la ceja, vas a conseguir una expresión endurecida y demasiado agresiva”, nos explica Paula Marcos, Beauty Coach de Estee Lauder.

16) Olvidar aplicar protector solar bajo los ojos: “Algunos protectores pueden irritar o molestar cuando los aplicamos en esta zona, especialmente en verano si se escurre con el sudor o el agua de la piscina o la playa, pero la piel de esta zona es la más fina, delicada y sensible y suele ser la primera en mostrar signos de envejecimiento. Utilizar protector solar en todo el rostro previene lo que llamamos fotoenvejecimiento, y por ello también es importante no olvidar esta zona, ya que, si los efectos del sol son nocivos, en esta zona lo son aún más. Puedes encontrar solares específicos para el rostro que no contienen fragancias y de esta forma evitar irritar los ojos y no engrasar la piel”, apunta Natalia Hougham, CEO de Novo Clinic.

17) Entrenar con un sujetador normal: Claudia López, fitness coach colaboradora de Shock Absorber, asegura que: “En la actualidad, el running y el crossfit están en auge y son actividades que suponen un gran impacto para nuestro cuerpo. Como protección a este impacto, solemos buscar un calzado adecuado para tener una buena amortiguación y proteger nuestras articulaciones. De la misma manera, las mujeres deberíamos buscar un sujetador deportivo adecuado que proteja nuestro pecho al entrenar”. “Sin embargo, un 44% de las mujeres que realiza ejercicio de forma habitual no utiliza sujetador de deporte, hasta el punto de que entrenan con lencería de diario. Esto tiene consecuencias, ya que puedes tener molestias en la zona mientras haces deporte. Sin usar un top deportivo adecuado, la oscilación del pecho puede ser de hasta 14 centímetros con cada movimiento y puede dañar de forma irreversible los ligamentos de Cooper”, añade.

18) No aplicar bien la base de maquillaje: Para que te quede un resultado perfecto, debes empezar alrededor de la nariz, la boca y la barbilla, que son las zonas donde la piel tiende a estar enrojecida e irritada. “Después, extiéndelo por el resto del rostro. Utiliza tus dedos para conseguir una cobertura ligera, o una brocha para mayor cobertura”, nos aconsejan desde Bobbi Brown.

19) Elegir mal el perfilador de labios: Los expertos de MAC afirman que, si queremos “que nuestros labios destaquen por bonitos y no porque parezcan que son una pegatina, debemos elegir los perfiladores labiales del mismo tono del labial que vamos a aplicar o un pelín más subido. Nunca debemos elegir el perfilador más oscuro que el labial, ya que hará que visualmente se aprecie el labio separado”.

20) La crema de manos no hidrata las uñas: “Algo que mucha gente piensa es que sólo con hidratarse las manos ya hidratamos las uñas, pero en realidad, si no usamos un aceite adecuado que penetre bien, la crema de manos no hará nada. De hecho, la mayoría de cremas de manos no sirven para hidratar las uñas”, apuntan los profesionales de CND, que nos avisan de que: “Si nos esmaltamos las uñas después de hidratarnos la piel, el esmalte no se podrá aplicar bien y el resultado no será adecuado, por lo que deberíamos esmaltarnos cuando haya pasado un buen rato desde la hidratación”.

21) Cuidado con los refrescos light con gas: “Aunque muchos de ellos no tienen calorías y no van a perjudicar la evolución de tu dieta, incluso pueden ser una ayuda en momento puntuales de ansiedad de algo dulce…, no es recomendable su consumo en grandes cantidades. El problema es que pueden producir gases y molestias gastrointestinales y, a más largo plazo, incluso podrían favorecer la descalcificación de los huesos”, advierte Josefina Royo de la Torre, directora de Instituto Médico Láser (IML).

22) Creer que sudar mucho adelgaza: “Es una afirmación incorrecta. Sólo perdemos agua, que se recupera cuando nos volvemos a hidratar. La sudoración es un mecanismo del cuerpo para bajar nuestra temperatura corporal y eliminar toxinas. La pérdida de peso es consecuencia de la realización de ejercicio, no de la sudoración propiamente dicha”, recalca Pasucal Engono, Master trainer de minimfit.

23) Ducharte con agua muy caliente: Nos recuerda Carmen Navarro, que “si subes la temperatura del agua por encima de la corporal puedes provocar una deshidratación epidérmica. Si además utilizas geles y jabones demasiado agresivos que pueden alteran el pH de la piel puedes provocarte por ejemplo una, dermatitis atópica”. Y además, algo que rara vez imaginamos, “el agua caliente puede provocarte flacidez”. Para evitarlo utiliza agua tibia y procura utilizar jabón solo en las zonas estrictamente necesarias.

24) Poner el perfume directamente en la piel: “Mejor en la ropa o, como mucho, en el pelo”, insisten desde Estética & Salud Natividad Lorenzo. “Los perfumes provocan manchas en la piel. Lleva derivados del alcohol que sensibiliza la zona y se pigmenta. De hecho, hay muchas mujeres que tienen en los lados del cuello pigmentado por el perfume e incluso en el escote”.

25) Cepillar el pelo fosco o rizado: La peluquera Yolanda Aberasturi dice que pasar el peine o cepillo para peinar el cabello es un error porque “deshaces el rizo y se encrespa el pelo”. Para hacerlo correctamente, recomienda que “después de lavar el pelo y con el cabello húmedo y secado con toalla, debes aplicar un gel y arrugar con la mano el largo de la melena. Dejar secar al aire o con un difusor sin tocar directamente el pelo ni peinarlo. Sólo así se consigue un rizo pulido. Si lo peinamos quedaría como pelo frito”.

Dejá tu comentario