jueves 3 de diciembre de 2020
Ocio | Pinocho |

La verdadera y oscura historia de Pinocho que nadie te contó

¡Un niño de verdad!, entre la miseria, malos tratos y crueles castigos. En esta nota te contamos la verdadera historia del muñeco de madera que se volvió real.

¿Quién no encontró perturbadora la historia de Pinocho? Incluso, las generaciones actuales podrían pensar que esta historia (aunque haya sido adaptada para los niños de hace algunos años), no está dirigida para un público infantil; ¿una marioneta viviente recibiendo alucinantes y severos castigos por desobedecer a su padre? No parece algo fácil de digerir.

Es muy común que este tipo de cuentos de hadas reciban una infinidad de tratamientos, pero, francamente la historia de Pinocho parece haber sido reescrita por completo, y es que a pesar de haber sido hecha desde un principio para un público infantil, Carlo Collodi, su autor, abiertamente odiaba a los niños, y lo deja claro en esta novela.

La verdadera historia de Pinocho

pinocho
La verdadera historia de Pinocho.

La verdadera historia de Pinocho.

Carlo Collodi, escritor italiano, publicó entre 1881 y 1882, una entrega semanal de las llamadas “Aventuras de Pinocho” ilustradas por Ugo Fleres y Enrico Mazzanti en el diario “Giornale Per I Bambini”. La imágenes resultaban un tanto perturbadoras, se trataba de una figura de palo articulada con una cabeza redonda, sin expresiones.

Para comenzar, el origen de la marioneta se encontraba en un pedazo de madera que comenzó a exigirle a un carpintero que no lo convirtiera en una pata de mesa, así que se la obsequió a Gepetto, un anciano que quería hacer una marioneta. Tan pronto Gepetto talló el cuerpo de la marioneta, esta le robó su peluca, pateó a su creador y huyó. El viejo fue por él y lo tomó del cuello, así que fue acusado de abuso y llevado a la cárcel.

Pinocho no sintió ningún tipo de remordimiento, al contrario, se sintió aliviado ante la libertad que ahora gozaba, hasta que escuchó la voz de un grillo que le dijo que si siempre buscaba la diversión, terminaría pronto en prisión o en un hospital. Pinocho, al no querer escuchar más reproches, mató al grillo con un martillo.

Lejos de ser dulce e ingenuo, Pinocho era un personaje vago y mal agradecido, cuando comenzó a sentir los estragos del hambre, mendigó comida en las calles y únicamente recibió un baño de agua helada, por lo cual volvió a casa a calentarse con el fuego de la chimenea, lo que ocasionó que se le quemaran los pies. Afortunadamente Gepetto regresó a la mañana siguiente y a pesar de los abusos de la marioneta, el anciano decidió fabricar otro par de pies, alimentarlo y vender uno de sus abrigos para comprarle un libro y así Pinocho pudiera ir a la escuela.

Mientras Pinocho se dirigía a la escuela, se encontró con el teatro de las marionetas y para poder entrar el muñeco decidió vender el libro. Ya dentro del teatro, Pinocho fue amenazado por el dueño con ser quemado para calentar su cena, sin embargo se compadeció y le regaló 5 monedas de oro, para que se las diera a Gepetto.

En este momento entran en la historia un par de oscuros personajes: el zorro y el gato. Ambos aconsejan a Pinocho enterrar las monedas en el “valle de las maravillas”, para que creciera un árbol que daría como fruto más piezas de oro. Pinocho los siguió, ignorando las advertencias del fantasma del grillo, quien le aconsejó que regresara a casa. En el camino el gato y el zorro intentaron asesinarlo clavando filosos cuchillos, pero el muñeco de madera sobrevivió al ataque, así que lo colgaron, y después de muchos días de sufrimiento Pinocho murió.

Collodi había puesto fin a su sádica historia, sin embargo, sus lectores le pidieron continuar con el cuento, así que se dispuso a escribir una segunda parte de la vida de Pinocho, duplicando la violencia y crueldad. Así que esta nueva etapa comienza cuando Pinocho, antes de morir, conoce a una mujer de cabello azul y le pide que lo esconda, ella se niega, pero al ver a la marioneta colgada, decide ayudarlo a recuperar la conciencia. Cuando es cuestionado por las monedas de oro que custodiaba, él miente y es aquí cuando su nariz comienza a crecer, por lo que le pide a la muchacha que le ayude a que su nariz vuelva a su tamaño. Ella le contesta que Gepetto la ha invitado a vivir con ellos. Por lo tanto Pinocho sale apresurado en busca de su padre, hasta que se vuelve a encontrar con el gato y el zorro.

Pinocho termina siendo encarcelado por 4 meses y al salir, hambriento, se dispone a comer el cultivo de un campesino quien lo castiga colocándole un pesado collar y convirtiéndolo en su perro guardián. Pinocho consigue su libertad atrapando a un par de comadrejas.

Pinocho se entera de que la mujer de cabello azul murió de tristeza, al no encontrarlo, y que Gepetto fue a buscarlo al mar. La marioneta piensa que su padre fue comido por el enorme tiburón que custodiaba el mar y mientras se encontraba vagando por la playa y pensando en cómo podía salvarlo, se encontró nuevamente con el “hada azul”, la misma mujer de cabello celeste, pero ahora la reconoció como un hada y le pidió que lo convirtiera en un niño verdadero, el hada le contestó que esto sería posible siempre y cuando fuera a la escuela.

Así que la marioneta se convirtió en un buen estudiante, hasta que hizo amistad con un grupo de jóvenes que le persuadieron para faltar a sus clases y comenzar una pelea, en la que accidentalmente, un muchacho quedó inconsciente. Pinocho es acusado, así que huye hacia el mar donde un pescador lo confunde con pez e intenta cocinarlo. Pinocho escapa una vez más y va con el hada azul, quien le dice que tiene todo listo para su transformación como niño de verdad.

Pinocho, emocionado, invita a sus amigos para tal evento, incluyendo a Polilla, un niño problemático que le pide lo acompañe a la isla de los juegos, lejos de la escuela y las responsabilidades. Pinocho acepta y utilizan a un par de burros para llegar al lugar en el cual pasan 5 meses de diversión y caos, hasta que comienzan a convertirse en burros.

Un hombre vende a Pinocho a un circo, donde es explotado y maltratado, después el dueño lo vende a un anciano que quiere la piel de Pinocho para fabricar un tambor, así que lo amarra a una piedra y lo tira al mar, los peces se comen la piel del burro y Pinocho logra regresar a su forma original. Nada hasta llegar al tiburón gigante y es devorado por él, adentro encuentra a Gepetto quien ha vivido ahí por dos años. Pinocho y Gepetto logran salir una noche caminando por el interior del tiburón, el cual dormía con la boca abierta.

En el camino a casa, Pinocho se encuentra nuevamente con el zorro y el gato, pero por fin, decide ignorarlos. Pinocho trabaja en una granja y cuida de su padre por 5 meses, aquí se reencuentra con Polilla, convertido completamente en burro. Pinocho se entera de que el hada azul se encuentra enferma y decide darle el dinero que ha juntado. Por la noche, sueña que el hada lo perdona y le aconseja seguir por el buen camino. A la mañana siguiente, Pinocchio despierta como un niño verdadero y Gepetto goza de una salud envidiable. En esta versión Pinocho posee un cuerpo nuevo, así que en el cuarto aún se puede ver la marioneta de madera sin vida.

Y así es como a través de todas estas terroríficas aventuras, el autor intenta dar un final digno al protagonista de su historia, reforzando la lección de que los niños que desobedecen y no estudian pueden recibir terribles consecuencias.

Pinocho 1940 - Final | Un niño de verdad (1080p - 4k) [Latino]

FUENTE: Cultura Colectiva

Temas