domingo 21 de noviembre de 2021
Ocio Tierra | Sistema Solar |

La Tierra y Venus habrían "surgido" chocando entre sí

Científicos de la Universidad de Arizona determinaron que, antes de convertirse en planetas, se movieron a través del sistema solar rebotando entre sí. Cómo afecta este hallazgo a la teoría tradicional.

Investigadores del Laboratorio Lunar y Planetario descubrieron que los planetas que residen en el Sistema Solar Interior probablemente nacieron de repetidas colisiones de ‘golpe y fuga’, desafiando los modelos convencionales de formación de planetas.

La formación de planetas, el proceso por el cual planetas distintos, redondos y prolijos se forman a partir de una nube turbulenta y arremolinada de asteroides rugosos y mini planetas, probablemente fue aún más desordenado y complicado de lo que la mayoría de los científicos querrían admitir, según una nueva investigación dirigida por investigadores del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona.

No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

image.png
Así lo determinaron científicos de la Universidad de Arizona en este estudio que cambia los paradigmas tradicionales sobre la creación del planeta. 

Así lo determinaron científicos de la Universidad de Arizona en este estudio que cambia los paradigmas tradicionales sobre la creación del planeta.

Los hallazgos desafían la visión convencional, en la que las colisiones entre bloques de construcción más pequeños hacen que se unan y, con el tiempo, las colisiones repetidas acumulan nuevo material en el creciente planeta bebé.

En cambio, los autores proponen y muestran pruebas de un escenario novedoso de «golpe y fuga-regreso», en el que los cuerpos pre planetarios pasaron una buena parte de su viaje a través del Sistema Solar Interior chocando y rebotando entre sí, antes de encontrarse de nuevo en un momento posterior. Habiendo sido ralentizados por su primera colisión, sería más probable que se mantuvieran juntos la próxima vez. Imagínese un juego de billar, con las bolas moviéndose hacia el reposo, comparado con arrojar bolas de nieve a un muñeco de nieve, y se hará una idea.

Leer más ► La Tierra y Marte dejaron de "verse" entre sí, explicó la Nasa y se pausaron misiones

Dos publicaciones basadas en el nuevo escenario propuesto para las colisiones gigantes

image.png
Los autores del estudio, proponen y muestran pruebas de un escenario novedoso de "golpe y fuga-regreso", en el que los cuerpos pre planetarios pasaron una buena parte de su viaje a través del Sistema Solar.

Los autores del estudio, proponen y muestran pruebas de un escenario novedoso de "golpe y fuga-regreso", en el que los cuerpos pre planetarios pasaron una buena parte de su viaje a través del Sistema Solar.

La investigación se publica en dos informes que aparecen en la edición del 23 de septiembre de "The Planetary Science Journal", uno que se centra en Venus y la Tierra y el otro en la luna de la Tierra. Un aspecto fundamental de ambas publicaciones, según el equipo de autores, que fue dirigido por el Profesor de Ciencias Planetarias del LPL, Erik Asphaug, es el punto en gran parte no reconocido de que los impactos gigantes no son las fusiones eficientes que los científicos creían que eran.

"Descubrimos que la mayoría de los impactos gigantes, incluso los relativamente ‘lentos’, son de golpe y fuga. Esto significa que para que dos planetas se fusionen, por lo general primero tienes que frenarlos en una colisión de golpe y fuga", dijo Asphaug. "Pensar en los impactos gigantes, por ejemplo, la formación de la Luna, como un evento singular, probablemente sea incorrecto. Lo más probable es que hayan sido necesarias dos colisiones seguidas".

Leer más ► El agujero de la capa de ozono vuelve a ser más grande que la Antártida

Los planetas terrestres del Sistema Solar interior, mostrados a escala.

image.png
Marte y Mercurio (frente a la izquierda y derecha) son lo que queda de una población original de embriones en colisión, y Venus y la Tierra crecieron en una serie de impactos gigantes.

Marte y Mercurio (frente a la izquierda y derecha) son lo que queda de una población original de embriones en colisión, y Venus y la Tierra crecieron en una serie de impactos gigantes.

De acuerdo con la teoría de la "acreción en etapa tardía", Marte y Mercurio (frente a la izquierda y derecha) son lo que queda de una población original de embriones en colisión, y Venus y la Tierra crecieron en una serie de impactos gigantes. Una nueva investigación se centra en la preponderancia de las colisiones de ‘golpe y fuga’ en impactos gigantes, y muestra que la proto-Tierra habría servido como una ‘vanguardia’, ralentizando cuerpos del tamaño de un planeta en golpes y fugas. Pero es el proto-Venus, la mayoría de las veces, el que finalmente los acumula, lo que significa que fue más fácil para Venus adquirir cuerpos del Sistema Solar Exterior.

Primer informe: La Tierra primitiva como un escudo de vanguardia para Venus

Una implicación es que Venus y la Tierra habrían tenido experiencias muy diferentes en su crecimiento como planetas, a pesar de ser vecinos inmediatos en el Sistema Solar Interior. En este artículo, dirigido por Alexandre Emsenhuber, quien hizo este trabajo durante una beca postdoctoral en el laboratorio de Asphaug y ahora se encuentra en la Universidad Ludwig Maximilian en Munich, la joven Tierra habría servido para ralentizar los cuerpos planetarios interrelacionados, haciéndolos finalmente más propensos a colisionar y adherirse a Venus.

Leer más ► Descubrieron un megacometa que se dirige a la Tierra: es 10 veces más grande que el tamaño habitual

Segundo informe: La formación de la Luna como un escenario de golpe-fuga

image.png
Según uno de los informes, otra de las posibilidades fue que existieron dos impactos gigantes seguidos, separados por aproximadamente 1 millón de años.

Según uno de los informes, otra de las posibilidades fue que existieron dos impactos gigantes seguidos, separados por aproximadamente 1 millón de años.

Se cree que la Luna es la secuela de un impacto gigante. Según una nueva teoría, hubo dos impactos gigantes seguidos, separados por aproximadamente 1 millón de años, que involucraron a una ‘Theia’ del tamaño de Marte y una proto-Tierra. En esta imagen, la colisión propuesta de golpe y fuga se simula en 3D, y se muestra aproximadamente una hora después del impacto. Una vista recortada muestra los núcleos de hierro. Theia (o la mayor parte) apenas se escapa, por lo que es probable que se produzca una colisión posterior.

Dejá tu comentario