menu
search
Ocio Oración |

La oración matutina a San Jerónimo Emiliani para atraer dinero a tu vida

Descubrí cómo la oración diaria a San Jerónimo Emiliani puede transformar tus mañanas y abrir caminos hacia la prosperidad económica.

La práctica espiritual de la oración matutina no solo proporciona un momento de reflexión y conexión con lo divino, sino que también puede influir positivamente en diferentes aspectos de la vida cotidiana, incluyendo la prosperidad económica.

LEER MÁS► Oración a San Cipriano para encontrar el amor y la reconciliación

image.png
La oración matutina a San Jerónimo Emiliani para atraer una prosperidad financiera. 

La oración matutina a San Jerónimo Emiliani para atraer una prosperidad financiera.

San Jerónimo Emiliani: el Santo de la prosperidad económica

En cuestiones económicas, se destaca la figura de San Jerónimo Emiliani, venerado por su intercesión en asuntos laborales y financieros. La oración dedicada a él busca su apoyo y guía en momentos de necesidad económica. Según las enseñanzas católicas, orar a San Jerónimo Emiliani, especialmente por la mañana, puede intensificar las intenciones y atraer la prosperidad financiera.

LEER MÁS► Cuál es el significado que tiene el tatuaje de la última lágrima de Lucifer

La oración de la mañana para la prosperidad

Esta oración, divulgada por la Agencia Católica de Informaciones (ACI), se ha convertido en una herramienta espiritual para quienes buscan la intercesión divina en sus finanzas. Se recomienda rezarla diariamente, con fe y esperanza, como un acto de devoción y confianza en la providencia divina.

Oración a San Jerónimo Emiliani para atraer el dinero

Bendito San Jerónimo Emiliani, que pasaste por la tierra haciendo el bien; caritativo padre de los más necesitados, noble y entregado servidor de los pobres, que con dedicación consagraste tu vida a los demás, y pusiste todas tus fuerzas y energías en consolar y ayudar a los que sufrían carencias; que con amor socorriste a los humildes, a los niños desamparados, a las viudas y a los enfermos, para tratar de conseguir tu propia santificación y la salvación de las almas y cuerpos de los afligidos, y por ello Dios premió tu oración, tu sacrificio, tu compasión, tu desprendimiento y generosidad permitiéndote obrar frecuentes prodigios y milagros.

¡Oh, prodigiosísimo San Jerónimo!, conociendo cuán agradable eres ante Dios, y por los múltiples favores y milagros que por medio tuyo se ha dignado otorgar a tus devotos, acudo a ti para solicitar tu ayuda, no desprecies mis humildes súplicas y llévalas ante el trono del Altísimo, pues, aunque me encuentro triste y afligido y las dificultades me agobian, confío plenamente en el amor, la bondad y la misericordia de nuestro Padre celestial.

Temas