lunes 6 de julio de 2020
Ocio | Horóscopo | Signos del zodiaco |

Horóscopo: los signos más insoportables del zodiaco

Pueden ser buenas personas, pero tienen algunas manías que los hacen insoportables a menos que tomemos distancia. Te decimos cuáles son los signos más intolerantes del horóscopo.

Procura tener mucho cuidado con este tipo de personas, pues la compatibilidad entre cada uno los hace desafiar en los peores momentos.

Parece que no muchos creen en cuestiones astrológicas, pero cuando no hay un match no solo es porque no te haya gustado la persona, sino más bien porque los astros les destinaron otro camino y bien deberás conocerlos antes de comenzar a clavarte en algo mejor.

Leer más ► Los signos más leales del zodiaco

Cáncer

Ocupa el primer lugar. A simple vista parece centrado y equilibrado, pero el problema está en convivir con él. Como no expresa todo lo que siente y se guarda dentro un torbellino de emociones, termina un día estallando de la manera menos pensada.

signos.jpg
Signos del zodiaco

Signos del zodiaco

Escorpio

Otra bomba emocional a punto de estallar. Con este signo puedes estar viviendo el más apasionante de los romances, y entonces, cuando llegas cinco minutos tarde a la cita, la furia se desata. A la mañana siguiente todo volverá a la normalidad, pero la tranquilidad durará poco tiempo, solo hasta que recuerde que hace unos días llegaste tarde a la cita.

Piscis

Sus frustraciones las expresa con el mal humor dibujado en la cara. No es raro que una que otra vez te encuentres a Piscis sumamente malhumorado por emociones internas que se han dado tremendo encontronazo.

Leer más ► ¿Cuáles son los signos más infieles del zodiaco?

signos.jpg
Los signos más insoportables del zodiaco

Los signos más insoportables del zodiaco

Géminis

La personalidad doble de Géminis hace que en ocasiones entre en conflicto hasta consigo mismo. En el ámbito sentimental, Géminis suele ser de los que juegan con el amor. El compromiso no es lo suyo.

Leo

El egocentrismo de Leo hace que en ocasiones pierda el sentido de la realidad y el orden, lo que lo hace sentirse muchas veces incomprendido y desesperado. En muchas ocasiones el fuego se le sube a la cabeza.