domingo 26 de junio de 2022
Ocio

El calvario de Abigail, la joven que tiene alergia al agua y hasta una lágrima la lastima: "La lluvia me duele"

Abigail Beck sufre una extraña condición que tan solo existen 100 casos registrados. Su alergia al agua le impide incluso llorar.

Abigail Beck, es una adolescente de 15 años de Arizona que sufre de una extraña condición: padece alergia al agua por lo que llorar o, incluso, ducharse le provoca dolor. “Tuve que educar a mis médicos sobre mi condición porque nunca antes habían tenido que experimentarla”, explicó la joven. Se trata de una urticaria acuagénica, una condición muy poco conocida, de la que solo se conocen 100 casos registrados, que causa picazón al entrar en el más mínimo contacto con el agua. Beck fue diagnosticada en abril después de recurrir al médico por sentir que sus lágrimas se sentían como ácido y que la ducha le provocó serias molestias.

“Lloro como una persona normal y me duele”, contó en diálogo con Kennedy News. “Esto me condiciona la vida, pero no quiero que así sea. Si bebo agua, vomito, me duele mucho el pecho y mi corazón empieza a latir muy rápido”, señaló.

No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

image.png
“Tengo miedo de que si se sale de control un día, nadie sabrá qué hacer, incluyéndome a mí. Ni siquiera sé cómo ayudarme a mí misma”, dijo.

“Tengo miedo de que si se sale de control un día, nadie sabrá qué hacer, incluyéndome a mí. Ni siquiera sé cómo ayudarme a mí misma”, dijo.

Debido a su alergia, Abigail no bebió un vaso de agua en un año y, en su lugar, toma pastillas de rehidratación y consume bebidas energéticas además de jugo puro de granada. ”Nunca tengo la necesidad de beber agua, el sabor es malo para mí”, le responde a quienes le preguntan por su condición. Además, los médicos están considerando implementar una vía intravenosa para darle más líquidos como un “tratamiento más permanente”.

“Tengo miedo de que estos se salga de control y nadie sepa qué hacer, incluyéndome a mí. Ni siquiera sé cómo ayudarme a mí misma. Trato de mantenerme de buen humor y sé que si algo sucediera, las personas que me rodean harán lo mejor que puedan”, explicó la adolescente de 15 años.

Incluso, la joven trata de mantenerse lo más quieta posible, ya que su propio sudor le provoca molestias y deshidratación, por eso también casi no sale cuando llueve. “Si está lloviendo trato de no salir porque la lluvia me duele, pero si tengo que hacerlo me aseguro de estar completamente cubierta con una chaqueta y tres pares de pantalones de chándal”, dijo. Afortunadamente en Tucson, zona en la que vive, no llueve mucho.

image.png
“Progresó lentamente y comenzó a empeorar con el tiempo. Cuando llovía, dolía mucho, se sentía como ácido”.

“Progresó lentamente y comenzó a empeorar con el tiempo. Cuando llovía, dolía mucho, se sentía como ácido”.

Mientras tanto, se ve obligada a leer minuciosamente todas las etiquetas de los alimentos y bebidas, pero tiene dificultades. “Tengo que revisar las etiquetas, pero todo en este mundo tiene agua. Tuve una reacción hace unos días porque tomé una bebida deportiva que no me di cuenta de que tenía mucha agua... Tuve una reacción durante unas cuatro horas con calambres en el estómago, dolores de pecho, cansancio y mareos”.

image.png
“Cuando me ducho, comienza bastante leve, luego me sale un sarpullido y ronchas rojas, luego se convierte en urticaria”, explicó.

“Cuando me ducho, comienza bastante leve, luego me sale un sarpullido y ronchas rojas, luego se convierte en urticaria”, explicó.

La parte más aterradora de la urticaria acuagénica es la desinformación

“No sé si podría matarme porque nadie me ha dicho lo contrario hasta ahora. Tengo síntomas que podrían hacer que mi corazón se detenga, pero nadie sabe nada sobre la condición, por lo que no saben si mi corazón o mis pulmones podrían dejar de funcionar”, expresó.

Abigail comenzó a experimentar síntomas cuando llegó a la pubertad por primera vez hace tres años, pero tardaron mucho tiempo en dar con el diagnóstico. “Progresó lentamente y comenzó a empeorar con el tiempo. Cuando llovía, dolía mucho, se sentía como ácido”, consideró.

image.png
“Trato de mantenerme de buen humor, y sé que si algo sucediera, las personas que me rodean harán lo mejor que puedan”, agregó, señalando que tiene urticaria con frecuencia.  

“Trato de mantenerme de buen humor, y sé que si algo sucediera, las personas que me rodean harán lo mejor que puedan”, agregó, señalando que tiene urticaria con frecuencia.