miércoles 26 de febrero de 2020
Ocio |

El bicarbonato de sodio y sus propiedades para mejorar la salud

El bicarbonato de sodio es un antiácido que generalmente es usado para aliviar la acidez estomacal, y la indigestión ácida

El bicarbonato de sodio es un producto natural caracterizado por su versatilidad y aplicabilidad. Principalmente es utilizado en la cocina, concretamente en repostería, aunque también tiene algunos usos medicinales gracias a sus propiedades y su incidencia en el organismo.

En los postres se utiliza porque el bicarbonato reacciona con otros componentes para liberar CO2, lo que ayuda a la masa a elevarse además de otorgarle volumen y sabor.

El bicarbonato de sodio no solo se emplea en la cocina, sino que también puede ayudar atratar los síntomas de algunas afecciones, gracias a sus propiedades medicinales. Aunque su aplicación no siempre va a resultar positiva, por lo que es bueno contar en todo caso con la opinión de un experto antes de aplicarlo.

bicarbonato copia.jpg

¿Cuáles son los usos medicinales del bicarbonato de sodio?

Olvidate de las nauseas

Enjuaga tu boca con 1 cucharada de bicarbonato de sodio mezclada con agua, para olvidarte de las náuseas generadas durante el embarazo. Un remedio casero que puede hacerte sentir mejor en cuestión de minutos.

Desinflama el abdomen hinchado

Se recomienda mezclar un vaso de agua, con el jugo de medio limón y agregar una cucharadita de bicarbonato de sodio para olvidarte de inflamación abdominal, probarlo en ayunas es lo más recomendado.

Mejora las uñas con hongos

Cuando tengas una infección leve de las uñas, puedes utilizar un poco de bicarbonato de sodio y agua, ya que dicho compuesto tiene propiedades que ayudan a evitar el crecimiento de algunos tipos de hongos.

¿Cómo realizar un preparado de bicarbonato de sodio?

Debido a su versatilidad, el bicarbonato de sodio se puede combinar con otros ingredientes. No obstante, la forma más habitual de prepararlo es la siguiente:

Ingredientes

  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio (5 g)
  • 1 vaso de agua tibia (200 ml)

Preparación

Vierte la cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de agua tibia. Después, asegúrate de disolverla bien. Ingiere el preparado obtenido.