sábado 16 de octubre de 2021
Ocio John Lennon |

Desde Lennon hasta Reagan, el libro maldito que inspiró terribles crímenes

A lo largo de la historia han aparecido una buena cantidad de libros considerados como malditos por supersticiones o creencias, pero al ver las coincidencias de "El guardián entre el centeno", no podemos evitar pensar que tal vez hay algo ahí.

Desde tiempos antiguos han aparecido libros y escritos que son marcados como malditos por su contenido, ya sea por supersticiones, creencias religiosas o simples coincidencias muy difíciles de ignorar. Uno de estos libros es El guardián entre el centeno el cual se ha ganado algo de mala fama, ya que, de una u otra forma, estuvo presente en tres asesinatos. Incluso hubo quien admitió que el libro fue el principal motivador para realizar sus actos, ¿hay algo en él que incite a los malos actos?

No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

image.png
El guardián entre el centeno fue escrito por J.D. Salinger y publicado en 1951.

El guardián entre el centeno fue escrito por J.D. Salinger y publicado en 1951.

El guardián entre el centeno

El guardián entre el centeno fue escrito por J.D. Salinger y publicado en 1951. En esa época, era inusual ver un libro con temáticas tan fuertes como este: su alcoholismo, prostitución y un sentido del humor muy oscuro causaron cierto revuelo entre la sociedad estadounidense de ese entonces.

Aun así, el libro gozo de gran popularidad. En él seguimos a Holden Caulfield, un adolescente rebelde que fue expulsado de su escuela. Antes de enfrentarse a su padre con la noticia, decide darse una escapada por Nueva York. Aquí vive varias experiencias ‘prohibidas’ para un adolescente, como un encuentro con una prostituta o una borrachera. A pesar de la nueva vida desenfrenada de Holden, aprendemos que eso no es lo que él realmente quiere.

Holden le confiesa a su hermana su verdadero deseo: cuidar a un montón de niños en un campo de centeno, y cuando alguno fuera a caer del precipicio, poder salvarlo para ser conocido como el guardián entre el centeno.

Leer más ► 6 libros para celebrar la primavera

Mark Davis Chapman y John Lennon

image.png
Mark Davis Chapman y John Lennon.

Mark Davis Chapman y John Lennon.

La mala fama del libro como una influencia para los asesinos empezó en 1980, cuando Mark Davis Chapman mató a John Lennon de un disparo y, en vez de escapar, decidió esperar a la policía mientras leía El guardián entre el centeno.

Cuando fue arrestado, los oficiales se percataron del libro que cargaba y en él encontraron una nota de Chapman diciendo “esta es mi declaración”. En las subsecuentes interrogaciones, Chapman confesó que él, en realidad, era el mismo Holden Caulfield en gran parte, mezclado con el mismo diablo.

John Hinckley y Ronald Reagan

image.png
.

.

Sin embargo, este no fue el único caso en el que Holden Caulfield “inspiró” a un asesino. En 1981 un hombre llamado John Hinckley Jr también intentó matar a una figura importante: Ronald Reagan.

Él no tuvo éxito, su disparo se quedó a una corta distancia del corazón del expresidente, y Hinckley fue prontamente arrestado. Mientras era interrogado, salió a la luz la obsesión que tenía con el libro, y de una u otra forma lo atribuía como el autor intelectual del atentado.

Leer más ► Daft Punk: anuncian un libro sobre la historia de la banda

Robert John Bardo asesinó y Rebecca Lucile Schaeffer

image.png
Robert John Bardo asesinó y Rebecca Lucile Schaeffer.

Robert John Bardo asesinó y Rebecca Lucile Schaeffer.

Hubo un tercer caso donde el libro de Salinger hizo acto de presencia, aunque no de una forma tan directa como con los dos asesinos anteriores. Sucedió en 1989, cuando Robert John Bardo asesinó a la famosa actriz Rebecca Lucile Schaeffer.

Bardo había acosado a la joven actriz durante tres años y ya había sido internado por su inestabilidad emocional, pero esto no fue suficiente para prevenir el asesinato. Prontamente las autoridades arrestaron a Robert, y sorpresivamente lo encontraron sosteniendo el libro de Salinger, aunque nunca hizo alguna declaración sobre haberse inspirado o no en la obra.

Está claro que no podemos culpar a un libro de inspirar asesinatos, los únicos culpables siempre serán los perpetradores. Sin embargo, estos tres casos le han dado mala fama a la obra y su contenido ha llegado a ser muy cuestionado en la historia. Gracias a su historia, podríamos agregarlo a la lista de libros malditos, o simplemente fueron coincidencias desafortunadas.

Temas