domingo 5 de julio de 2020
Ocio | semillas |

Cómo hacer queso de garbanzos y semillas de girasol

Si sos amante del queso y estás empezando a reemplazar los productos de origen animal, esta receta es todo lo que necesitas. El paso a paso en esta nota.

Hay fanáticos del queso en todo el mundo. Si sos uno de ellos, es posible que abandonarlo para adopar una dieta vegana te parezca algo imposible. Sin embargo, tenes que saber que hay alternativas igual de deliciosas y más nutritivas, como este queso de garbanzos y girasol.

Propiedades de los ingredientes

Leer más► Lentejas: recetas fáciles para incorporarlas en tu dieta diaria

Tanto las semillas de girasol como los garbanzos aportan múltiples beneficios. Las semillas, por su parte, son grandes aliadas para incorporar a tus comidas por ser ricas en minerales. Gracias a su contenido de magnesio, favorecen el funcionamiento cerebral, contribuyen mantener la vitalidad y reducir el cansancio. Además, el potasio que aportan contribuye a la función de los nervios y contracción de los músculos.

Los garbanzos, al igual que todas las legumbres, contienen grasas saludables, fibra soluble e insoluble. Su aporte de proteína es fundamental, sobre todo para los que llevan dietas veganas o vegetarianas. No contienen colesterol y son ricas en hierro, potasio y folato.

INGREDIENTES

- 3/4 taza de garbanzos crudos

- 1/4 taza de semillas de girasol

- 2 cucharadas de mandioca

- 1 1/2 taza de agua

- Los condimentos que más te gusten. Puede ser sal marina, pimienta, cúrcuma y ajo en polvo.

- 2 cucharadas de levadura de cerveza

- Un chorrito de aceite de oliva

- El jugo de un gajo de limón

PROCEDIMIENTO

Leer más► Cómo hacer papas fritas ¡pero sin aceite!

1. Remojar los garbanzos y las semillas de girasol durante toda la noche. A la mañana, enjuagar.

2. Procesarlos junto con todos los demás ingredientes. La fécula conviene tamizarla (pasarla a través de un colador) mientras procesamos los ingredientes, para que caiga en forma de lluvia y no se apelmace.

3. Vertir la preparación en una olla a fuego medio y revolver constantemente. En unos minutos, la mezcla se va a endurecer por acción de la fécula. Cuando esto suceda, seguir revolviendo unos o 3 minutos para que se cocinen bien los garbanzos.

4. Colocar la mezcla en un molde, deja enfriar a temperatura ambiente y guardar en la heladera. Después de una o dos horas, desmoldar y servir.

Temas