martes 7 de julio de 2020
Ocio | Dulce de leche | Chocolate | Receta

Cómo hacer churros con dulce de leche, ¡al horno!

Si durante la cuarentena ya te volviste una experta en la cocina, tenes que hacer estos riquísimos churros con dulce de leche al horno para toda tu familia.

Con café, mate, chocolatada o un delicioso jugo exprimido de naranja, los churros son los mejores acompañantes para la merienda. Te contamos el paso a paso de la receta perfecta para hacerlo y que te queden irresistibles. Si te encantan las donas, las bolas de fraile, vas a amar comer estos churros con dulce de leche. Se hacen al horno y son mucho más livianos.

¿Qué necesitamos?

-250 gr. de harina para todo uso

-2 yemas de huevo

-600 ml de agua

-100 ml de leche

-Media cucharadita de sal

-Una pizca de canela

-Dulce de leche para el relleno

Paso a paso

Para empezar, como en muchas otras recetas similares, tamizamos la harina con ayuda de un colador, dando un pequeños golpes. Después de este procedimiento, le agregamos una pizca de canela y sal a nuestra harina.

Realizado esto, le ponemos 600 ml de agua y los 100 ml de leche y lo hervimos en una cacerola chica. Cuando este hirviendo la vertemos muy despacio en una taza, para que sea fácil poder ir poniéndola poco a poco.

Lo siguiente que tenemos que hacer es en un recipiente colocar la harina y le vamos poniendo un poco de agua, mezclamos con ayuda de una cuchara o mejor una batidora de varillas. Le agregas el agua y seguís batiendo hasta incorporarla en su totalidad.

Dejamos a la masa reposar, tapada con film de plástico durante media hora. Pasados 20 minutos comenzamos precalentando el horno a 180 grados y preparamos una bandeja de horno con papel tipo pergamino.

Después si, volvemos a la masa y la colocamos en la manga pastelera, esto es si querés que tenga la forma tradicional de los churros. Por el contrario, sino tenes una manga pastelera podes utilizar una bolsa tipo Zip, como las de congelar y le cortas un extremo con formas.

Una vez que hiciste los churros, los colocas en una bandeja para horno. Antes de meterlos, batís las yemas de huevo, y con una brocha de silicona los “pintas”. La idea es que quede el huevo bien esparcido, así conseguís que queden bien dorados. Ahora sí, lo metes al horno a 160 grados durante unos 15 minutos.

Una vez que ya están los churros hechos, hay que rellenarlos con dulce de leche, nutella o chocolate y se pueden espolvorear azúcar normal y ahora sí, a disfrutar.