Pietra’s: dos ladrones con casco y armados, robaron 200.000 pesos en joyas

Dos hombres armados con cascos puestos ingresaron cerca de las 18:30 del jueves al negocio ubicado en Aristóbulo del Valle 6400. Le apuntaron a la dueña y a su empleada, a un cliente y se llevaron $200.000 en mercadería. El domo de la esquina de J.P López y Aristóbulo del Valle no funciona.


El violento robo se produjo cerca de las 18:30 en el comercio de joyas ubicado en Aristóbulo del Valle 6400. Dos malvivientes armados y con cascos puestos entraron a la joyería Pietra’s cuando estaban en el interior su dueña, una empleada y un cliente. Una vez allí los amenazaron y pidieron artículos específicos: las bandejas de pulseras, las bandejas de anillos ( se llevaron cuatro de 100 anillos cada una) y un paño que hacía minutos había abierto Lorena, la propietaria de la joyería. Huyeron en una moto negra. No hay registros fílmicos porque las cámaras de la esquina de J.P López y Aristóbulo del Valle no funcionan.

 

En diálogo con Aire de Santa Fe, Lorena relató el momento complicado que les tocó vivir en plena tarde de jueves. Uno de los ladrones le decía mientras le apuntaba ” dame las bandejas de pulseras, las bandejas de anillos, dame el paño que tenías recién abierto. La verdad se llevaron cerca de  $ 200.000  en artículos de valor. No tiene sentido sacar la cuenta de nada, nadie me lo va a a devolver. Lo importante es que a mi cliente no le hicieron nada ni a mi empleada”.

Leer más►Cuantioso robo a una joyería: ladrones armados se llevaron más de $100.000

Respecto de la modalidad delictiva, Lorena contó que entraron y estuvieron cerca de 15 minutos en el interior del local. “No tocaron nada, algunas de las cosas que se llevaron las pusieron en bolsitas que traían en los bolsillos. Si vos no me pedís anillos, no los ves, por eso te digo que es un robo específico. Se llevaron cuatro bandejas de anillos, cada bandeja tiene 100, es decir que se llevaron 400 anillos de oro, plata y plata inflada. Luego escaparon en una moto negra”.

Los planetas se alinearon para los ladrones porque si bien, es un horario de mucho tránsito en la avenida, Lorena señaló que justo ayer andaba poca gente por la zona. ” En general siempre hay mucha gente, ayer había poca, pero ellos entran de todos modos”.

Aristóbulo del Valle: entre el abandono y las pobres medidas de seguridad

La entrevistada se encargó de aclarar que el domo de la esquina de J.P. López y Aristóbulo del Valle está fuera de servicio, así que no pudieron acceder a las filmaciones de los ladrones.

“A pesar de que es el corazón de la avenida, el domo de seguridad de la esquina no funciona. Por desgracia mi cámara hacía falso contacto y no grabó. Ya me pasó en otras oportunidades. Ya me advirtieron desde el sistema de alarmas que tengo que controlar los enchufes. Yo estuve manipulando la notebook así que puede haber pasado”, aclaró Lorena.

Al mismo tiempo, la entrevistada indicó que ven pocos policías y que la iluminación es escasa. ” La avenida no está iluminada como las otras, las dársenas de los autos no están señalizadas: la gente estaciona como quiere. Como los comerciantes no dimos la firma para el metrobús, nos abandonaron”, indicó Lorena.

Por último, Lorena expresó ” tengo que darle gracias a dios porque tengo tres hijos, tengo vida, al pobre cliente no le paso nada. Con todo lo que cuesta llevar adelante hoy en día un negocio …. yo estoy con estrés crónico entonces trato de bloquear mi cabeza, hacer como que nada pasó”.

Volvé a escuchar la entrevista con Lorena

 

Pietra’s y el histórico robo del 2017

El 28 de junio del 2017 dos delincuentes armados entraron en la Joyería Pietra’s, de Aristóbulo del Valle al 6400. Fue cerca de las 17 cuando ingresaron los ladrones y se produjo un forcejeo que terminó con uno de los asaltantes muerto. La víctima fatal recibió un disparo en el cuello cuando su compañero, que trataba de deshacerse del dueño del local, habría dejado escapar dos tiros.

“En ese momento iba a bajar las persianas. Que venga el juez Porta y que me diga ustedes son jóvenes tiene que salir adelante, yo los voy a ayudar, me ayudó a seguir.  Nunca me voy a olvidar cuando vino acá. Estuvo un mes cerrado, averiguó donde yo vivía. Me puso custodia permanente, se ofreció a ayudarnos. Me dio el teléfono de su casa y me dijo que lo llamara cuando leo necesitara”, contó Lorena.

La resolución, firmada el 1º de julio por el juez de Sentencia Nº 6, Dardo Rosciani, dejó libres a Ricardo Daniel Ferrari, de 32 años oriundo de la provincia de Buenos Aires; a Guido Marcelo Saavedra, de 26 y de Capital Federal; y al neuquino Claudio Martín Álvarez, de 32 años.

A Darío Hernández, un capitalino de 25 años lo condenaron como “coautor del delito de robo, agravado por homicidio”. Le dieron 13 años de cárcel y lo declararon reincidente, por lo que su pena vencerá el 29 de junio de 2020.

El fiscal Nº 3, Oscar Dongo, había pedido 18 años de prisión y declaración de reincidencia para Hernández; 15 años y reincidencia para Álvarez por una causa en Neuquén; 15 años para Ferrari; y 12 años para Saavedra. Los abogados defensores Héctor Tallarico y Julio Alfonso, argumentaron “que el fiscal no logró demostrar ni que Hernández haya disparado el arma homicida, ni que los otros tres hayan estado en el lugar, ni intervenido, ni actuado de ninguna manera”, por lo tanto pidieron la absolución.

Policías del Comando Radioeléctrico de Santo Tomé detuvieron en las horas posteriores al episodio a cuatro personas, entre ellas Hernández, que fue el único identificado por los testigos.

Dos de los integrantes de la banda tenían documentos falsos. El fallecido que se hacía llamar Cristian Marcelo Monge, era en realidad Patricio Horacio Ramognino. El otro era Álvarez, que circulaba con el DNI robado a un tal Juan Carlos Bock en 2006.

Al momento de la detención, iban en un Renault Clio color bordó, el mismo que los dueños del local vieron estacionado frente al comercio el día anterior, cuando los asaltantes fueron a preparar el terreno. Además, se secuestró un Ford Fiesta color azul, que estaba estacionado en calle Angel Cassanello al 2500. Al parecer era el vehículo con el cual se fugarían al concluir el robo, pero las llaves quedaron en poder del delincuente abatido.

 

 

 

 

 

 

 

NOTICIAS DESTACADAS