Esperaba un juicio por homicidio y murió electrocutado en la cárcel

Jonathan Aguirre tenía 25 años y estaba con prisión preventiva en una causa por homicidio calificado por empleo de arma de fuego.


Jonathan Aguirre murió en la mañana del jueves en el pabellón 6 mientras manipulaba un calentador de agua. Recibió la fuerte descarga y perdió la vida en el momento. El muchacho tenía 25 años y cursaba prisión preventiva por homicidio calificado por el uso de arma de fuego.

Leer más ► Murió un preso de Las Flores, aparentemente por una descarga eléctrica

Jonathan estaba preso acusado de asesinar a Mario Rodríguez en Estrada y Domingo Silva de Barrio Barranquitas.

Aquel 15 de enero de 2018, Jonathan efectuó cerca de 7 u 8 disparos que terminaron con la vida de Rodríguez, hecho que se transformó en el homicidio Nº 3 del departamento La Capital durante 2018.

Leer más ► Homicidio en Barranquitas Sur: un detenido y un prófugo

Homicidio N° 3: un hombre fue acribillado en Barranquitas

El momento en que Rodríguez fue trasladado al Hospital Iturraspe tras ser atacado por Aguirre y su cómplice

Durante la investigación aprehendieron a dos personas: a Jonathan Aguirre lo detuvieron minutos después del hecho. El 17 de enero de 2018 lo imputaron por el crimen y aún aguardaba condena al momento de su fallecimiento.

Su cómplice se dio a la fuga y estuvo prófugo varios meses, luego lo detuvieron en Rafaela.

Cuando cometió el crimen, Aguirre estaba incluido dentro del Plan Nueva Oportunidad de zona sur.

Leer más ► La Defensoría Pública pide que se investigue la muerte de un interno en Las Flores

Mario Rodríguez, el hombre asesinado por Aguirre

Mario Rodríguez tenía 24 años y estaba en pareja con una joven mujer al momento de su muerte.

Estaba intentando cambiar de vida por su compañera y sus dos pequeños hijos. Trabajaba como albañil para dejar atrás los vicios, sus consecuentes problemas con la ley y junto a ello a sus compañeros de andanzas, “Los Gallinitas” (apodo con el cual se los denominaba en el barrio).

No logró su cometido.

Fue ultimado por Jonathan Aguirre en pleno barrio Barranquitas, aquel 15 de enero de 2018.

NOTICIAS DESTACADAS