Estudiantes de todo el mundo se unen para protestar contra el cambio climático

Las movilizaciones tendrán lugar en 140 países y culminará en Nueva York, donde la joven activista Greta Thunberg encabezará un mitin en la sede de las Naciones Unidas.


 

Redacción Aire Digital

La acción climática no puede esperar. Desde la contaminación del aire en las grandes ciudades hasta los desastres naturales, pasando por un millón de especies en riesgo. Los adultos no reciben al planeta Tierra como herencia, la toman prestada de los y las jóvenes. Son las nuevas generaciones las que están tomando al toro por las astas: están en la primera línea de batalla para gritar las consecuencias del calentamiento global.

Este viernes 20 de septiembre empieza la Semana Mundial de Acción por el Clima, que durará hasta el 27 del mismo mes. La convocatoria es intergeneracional pero el llamado fue lanzado por la joven activista Greta Thunberg -líder de este movimiento juvenil y nominada para el premio Nobel por su activismo. Están programados alrededor de 4.500 eventos en 140 países: este sábado será la Marcha Mundial por el Clima y el lunes comenzará la Cumbre sobre la Acción Climática de las Naciones Unidas en Nueva York.

“No lo empezamos, pero lo combatimos”, “los océanos se están levantando y nosotros también”, “el tiempo se agota”. Los carteles con los diferentes reclamos se extienden a lo largo de las calles de Alemania, Reino Unido, Australia, entre otras naciones. El llamado se replica en las redes sociales bajos hashtags como #WeekForFuture, #SemanaPorElFuturo y #climatestrike, con paros estudiantiles y laboral, entre otras formas de protesta.

 

El mapa interactivo sobre las acciones alrededor del mundo

Los reclamos a las Naciones Unidas

Uno de los lugares centrales de las protestas será la ciudad de Nueva York. La Cumbre de las Naciones Unidas intenta programar iniciativas por parte de los gobiernos de las principales potencias globales. Desde los grupos ambientalistas señalan que esto no ha pasado de la intención, como por ejemplo los acuerdos de París que buscaban un compromiso para reducir la emisión de gases contaminantes pero que quedó jaqueado con la llegada de actores políticos como Donald Trump y Jair Bolsonaro. Este último incluso ha implementado políticas contrarias a los acuerdos de la COP21, llevando incluso a decir que sacarán a sus países de los compromisos de estas reuniones.

Estas cumbres oficiales -como la de las Naciones Unidas- se presentan en la actualidad como única alternativa a los gobiernos que niegan la crisis climática con un “capitalismo verde”, como si la respuesta a las problemáticas actuales pudieran gestarse desde el mismo sistema que las produjo. Muchos de estos gobiernos trabajan junto a petroleras, mineras contaminantes como Barrick Gold o megacorporaciones como Walmart, Cargill o Monsant. De esta manera se produce un saqueo de recursos naturales en todo el planeta bajo la cobertura “ambientalista”.

Desde Argentina

En junio de este año, se logró algo que parecía imposible: Argentina se convirtió en el primer país de América Latina en declarar la emergencia climática y ecológica.  La iniciativa, llamada Ley de Presupuestos Mínimos para la Adaptación y Mitigación del Cambio Climático, fue impulsada por los senadores Fernando “Pino” Solanas y la neuquina Lucila Crexell. Hacía más de dos años que el proyecto estaba demorado por falta de quórum en la comisión de Medio Ambiente.

Hasta el momento, los únicos países que la habían declarado eran Irlanda, Canadá y Francia. En Argentina, la idea nació de la mano de los llamados “pibes de Greta” al igual que lo vienen haciendo alrededor del mundo millones de adolescentes que identifican como líder a Greta Thunberg -una estudiante sueca de apenas 16 años. Estos/as jóvenes argentinos/as se organizaron en una alianza que nucleó a más de 30 organizaciones ambientales y que se llama Alianza por el Clima. Así fue como tomaron la posta e iniciaron reuniones en el Senado para incidir sobre la visibilización de la emergencia ambiental.

NOTICIAS DESTACADAS