sábado 22 de febrero de 2020
MUNDO |

Por esta rara enfermedad, una mujer vomita 100 veces en un mismo día

La enfermedad afecta a una persona entre 25 mil. Hizo de la vida de una mujer un calvario.

La enfermedad se conoce como síndrome de vómitos cíclicos.

A todo esto los médicos no se han puesto de acuerdo en cuál puede ser la causa.

Pero Rebecca Griffiths conoce demasiado bien las consecuencias.

Leer más►La enfermedad silenciosa: el hígado graso puede causar la muerte

La mujer de 31 años pasa un día sí y otro no acostada en un sofá, sin poder hacer otra cosa que sostener una vasija en la mano, o en una sala de emergencia.

 

Todo comenzó hace cinco años, precisamente en el mes de noviembre de 2013.

Un día sintió náuseas y no paraba de vomitar.

Estuvo así cinco días y los médicos le recetaban antihistamínicos y otros medicamentos del tipo conocido como antieméticos. Sin embargo estaba peor.

Aunque Griffiths padecía de diabetes tipo 1, había sido hasta entonces una persona muy activa.

Pero lo que después supo que era CVS, como se conoce la enfermedad por las siglas en inglés de Cyclical Vomiting Syndrome, redujo su vida a un sofá.

Sin poder trabajar y con sus padres cuidándola las 24 horas los siete días de la semana.

La familia tenía que llevarla frecuentemente a la sala de emergencia, porque se deshidrataba.

Cuando estaban en casa la madre, le inyectaba una solución rica en sales minerales para evitarlo.

Bajó más de 20 kilos y le aparecieron úlceras en el esófago.

Una extraña forma de inmunodeficiencia, gastroparesis.

Eso hace muy lento el paso de los alimentos del estómago al intestino delgado, y neuropatía autonómica.

Le abrieron una cuenta y recaudaron dinero suficiente para llevarla a Alemania.

En ese recibió atención de un especialista, según el cual la verdadera causa de los vómitos eran nervios comprimidos en el estómago.

A principios de año tuvo su primera consulta en Leipzig con el Profesor Sandmann.

La buena noticia es que hace seis semanas Rebecca Griffiths salió del quirófano, después de una operación que la tiene muy esperanzada.

Alrededor de los vasos sanguíneos que rodean el estómago hay un grupo de terminaciones nerviosas muy sensibles, y en el caso de Griffins se inflaman por la compresión.

La reacción consecuente es dolor, malestar y vómitos.

Lo que hizo fue una cirugía muy compleja para abrirle los vasos sanguíneos y evitar las reacciones.

De los dos casos anteriores conocidos por la familia de Griffiths, uno se recuperó completamente y el otro en un 70 por ciento.

 

Dejá tu comentario