viernes 22 de noviembre de 2019

Los días 28 y 29 de mayo no se podrá cargar la tarjeta SUBE en kioscos

Kiosqueros de todo el país se suman al paro general convocado por la CGT para el próximo miércoles 29. La medida alcanza a las recargas de tarjeta SUBE  y de saldos de teléfonos celulares durante los días  28 y 29 de mayo.

La cúpula de la CGT llamó a un paro general para el 29 de mayo en rechazo del rumbo económico del gobierno de Mauricio Macri. Será la quinta huelga que activa la central obrera peronista en contra de la gestión de Cambiemos. La protesta será por 24 horas y sin movilización.

Leer más►Los kiosqueros se suman al paro nacional y no habrá recargas virtuales

Ricardo Mascheroni,  delegado de la Unión de kiosqueros de la República Argentina (Ukra) aclaró que el sector se suma a la huelga  en  reclamo al gobierno nacional para que se amplíen los márgenes de rentabilidad de Sube, red móvil, estacionamiento y cargas virtuales. Aunque la medida del sector de los kiosqueros agrega un día más de reclamo. Entonces no habrá cargas los días martes 28 y miércoles 29 de mayo.

En referencia al reclamo por la baja rentabilidad, Mascheroni recordó que lleva cerca de un año y recordó que en abril hubo una medida similar.. ” Ayer se cerró una reunión en el Senado y se ingresó un proyecto para que la comisión (ganancia) no quede en intermediarios que son los que se quedan con todo. En los mejores casos te dan un 1% de ganancia y por las transacciones bancarias te cobran 1%. Si a eso le agregás lo que tenés que pagar por sostener el servicio, trabajás a pérdida”.

La medida alcanza a recargas de tarjeta SUBE y saldo telefónico en todos los kioscos del país. Así, los usuarios del transporte público y del servicio de cargas telefónicas deberán anticiparse al paro y aprovisionarse con anterioridad.

 

 

El servicio que los comercios prestan para la carga de tarjetas SUBE tiene una rentabilidad del 1%. Mientras que por las cargas de saldo telefónico, los kiosqueros obtienen un 2,5% de ganancia.

Volvé a escuchar la nota con Ricardo Mascheroni

Dejá tu comentario