domingo 15 de mayo de 2022
La bitácora | Vacuna contra COVID-19 |

"Ahora todos quieren vacunarse"

Es la frase, que casi con fastidio, se escucha por ahí. Los argentinos, que tendemos a endiosar o demonizar absolutamente todos los temas, en pandemia, también polemizamos sobre la única esperanza para atenuar los efectos del Covid 19 en las personas. ¿Está mal que la gente ahora pida lo que a todos nos puede ayudar? ¿Podemos culparlos por dudar ante lo desconocido? 

Aggiornando la frase de Bill Clinton, "es la política, estúpido". ¿Lo es?

“Ahora todos quieren vacunarse... al principio nadie quería la vacuna, y ahora todos llorando que cuándo llega”, es una frase que he escuchado mucho en los últimos días, primero sin darle mayor importancia, después con sorpresa. Que la rusa, la india, la china: ya no importa de donde venga, cuando hasta el momento el mundo sólo encontró un camino para intentar frenar los efectos mortales del Covid 19. Casi con fastidio, hay gente que repite “todos ésos que decían que ni locos se ponían la rusa ahora lo plantean como un tema de vida o muerte, que se jodan”, y ni hablar de aquellos, que directamente lo limitan a una cuestión de defensores o detractores del actual gobierno nacional.

vacunacion imagen ilustrada.jpg

Lo que me hace ruido al escuchar el planteo, es pensar, si se puede cuestionar o no a la gente por dudar o temer, sensación que existía mucho antes que cualquier afinidad partidaria en pandemia. Personas que fueron criando el miedo a lo desconocido desde chiquito, hace casi un año, cuando el coronavirus comenzó a cambiarnos la vida, la forma de trabajar, circular, divertirnos y hasta querernos.

La gente que, mientras tanto, con tal de sentirse seguro, ya tomó caña con ruda, antiparasitarios, cloro de la pileta y claro, ahora sí, espera desesperada la vacuna.

Recibimos todo el tiempo información confusa de todos lados, desde quienes tenían el deber de hacerlo correctamente, desde el sector científico-médico, desde alguna parte del periodismo o desde los que sólo querían “embarrar la cancha” y militaban la no vacunación. Vale recordar nomás que quien se convirtió hace semanas en la Ministra de Salud de la Nación tras el “vacunagate” o “vacunatorio vip” (el único escándalo que ninguna gestión se podía permitir en una crisis sanitaria) hace un poco más de un mes dijo que “con una sola dosis de la vacuna se podía inmunizar a la gente” para rectificarse menos de 24 hs después, previo reto presidencial y aclarar que con lo que estaban vacunando no podían hacer ningún 2x1. Y así nos pasamos los días leyendo noticias con porcentajes de inmunización de las vacunas; que se viene la cepa sudafricana, la inglesa, que ya está la brasilera - que acá no es campeona de nada porque parece que hay más fuertes-, que también están las mutaciones que nos hacen pensar en las películas de zombis con pestes que dominan al mundo. Y la gente que, mientras tanto, con tal de sentirse seguro, ya tomó caña con ruda, antiparasitarios, cloro de la pileta y claro, ahora sí, espera desesperada la vacuna.

Que venga el doctor en su cuatrimotor de marca alemana, rusa, china, norteamericana, lo que sea, que necesitamos salir de esta.

A partir del escándalo público generado por los vacunados vip, empezaron a aparecer vacunas de todos lados, se nos fueron los reparos que teníamos con otras farmacéuticas que no fueran las rusas, con las que habíamos picado en punta en el mundo entero para quedar después en boxes. Y hasta nos amigamos un poco con Pfizer que nos pidió los glaciares a cambio de la vacuna, y ahora va a hacer pruebas acá, como los alemanes, a ver si levantamos los números, que vienen bastantes fuleros este primer trimestre del año. De ser los primeros en avanzar sobre el tema a ni figurar en el ranking de países que más han vacunado y que disputan la distribución de la esperanza envasada lista para ser inyectada.

vacunas sputnik llegan a ezeiza _foto presidencia 002.jpg

Ahora todos quieren vacunarse sí, y está bien que eso pase si quienes tienen a cargo nuestros destinos evaluaron que es la única manera de salir adelante contra este bicho. Que venga el doctor en su cuatrimotor de marca alemana, rusa, china, norteamericana, lo que sea, que necesitamos salir de esta. Que la gente teme a lo desconocido y muchas veces se deja llevar, claro que es verdad, pero también es verdad que sólo entre todos salimos de una pesadilla que comenzó hace un año. Y mientras tanto, dejemos de odiarnos un rato. Que quienes tengan una responsabilidad la cumplan con todos por igual. Porque todos queremos dejar de tener miedo a que alguien se nos acerque demasiado, a que nuestros viejos se enfermen, a no poder volver a planificar nada por miedo a lo que se viene. Ahora todos quieren vacunarse, sí. Y ojalá, sean muchos más si es la solución. Y que puedan hacerlo pronto. Y sirva.

Dejá tu comentario