menu
search
Jorgelina Hiba |

Incendios en las islas: el aire en Rosario llegó a estar 17 veces más contaminado que los límites recomendados

El humo de las quemas en las islas del Delta del Paraná afecta a varias localidades del sur provincias desde hace casi tres años.

Respirar aire contaminado afecta seriamente la salud humana. Ese podría ser el resumen del documento: “Respirar aire envenenado: informe sobre las consecuencias de los incendios del Humedal” publicado esta semana por la Universidad Nacional de Rosario (UNR), que destaca que algunos días de las últimas cuatro semanas los habitantes de Rosario soportaron un aire hasta 17 veces más contaminado que los límites máximos establecidos por la Organización Mundial de la Salud, como consecuencia del humo emanado por las decenas de focos de incendios que desde hace semanas afectan al Delta medio del Paraná.

"En algunos momentos los valores excedieron hasta 17 veces el límite de la OMS, lo que significa un gran problema para la salud de toda la población de la zona” explicó Adriana Ilpiña, directora del grupo de trabajo sobre Calidad de Aire y Mediciones Satelitales de la Plataforma de Estudios Ambientales y Sostenibilidad.

El miércoles pasado, unas 10 mil personas se convocaron en el Monumento a la Bandera para pedirle tanto a los Ejecutivos nacionales y provinciales como a los poderes Legislativos y al Poder Judicial “Basta de quemas” y “Justicia”. Este sábado 13 se realizó un corte de tránsito en la cabecera del puente que une Rosario y Victoria, con las mismas consignas.

Quemas Rosario 2.jpg

Crisis sanitaria

En Rosario, ubicada en medio de una llanura y con una topografía que permite la circulación del viento, las concentraciones de aerosoles o material particulado son bajas a lo largo del año en tiempos normales. "Hay pulmón natural que es el Humedal del Paraná, eso hace que cuando hay viento limpian la polución propia de la ciudad. Pero los incendios elevaron mucho eso índices y el mismo viento que antes limpiaba el aire, hoy trae el humo”, dijo Ilpiña.

La OMS ha establecido que la contaminación del aire deja efectos en la salud, incluso si las concentraciones de particulado son muy bajas. Esto incluye irritación de las mucosas y del aparato respiratorio, ardor, tos, dolor de cabeza y estornudos, y afecta sobre todo a franjas de población vulnerables como embarazadas, recién nacidos, nenes chiquitos, viejos y personas con enfermedades crónicas.

Pedido supremo

Este viernes la Corte Suprema de Justicia emitió una resolución que le ordena al ministerio de Ambiente nacional, a cargo de Juan Cabandié, así como a los municipios y a las tres provincias involucradas, “informar cada 30 días sobre la efectividad de las medidas adoptadas y las actividades desarrolladas por el Comité de Emergencia Ambiental del Plan Integral Estratégico para la Conservación y Aprovechamiento Sostenible en el Delta del Paraná, en el marco de la sucesión de incendios irregulares que vienen ocurriendo en los últimos años en esa región".

Esto ocurre en el marco de varias causas presentadas ante la Corte durante 2020, en el pico de las quemas, que llevaron a que ese órgano dictara una medida cautelar instruyendo a Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires y a los municipios de Victoria y de Rosario a que constituyeran un “Comité de Emergencia Ambiental".

quemas rosario 1.jpg
Esta semana mil de personas se congregaron ante el Monumento a la Bandera para exigir “basta de quemas, basta de humo, basta de esta violencia”.

Esta semana mil de personas se congregaron ante el Monumento a la Bandera para exigir “basta de quemas, basta de humo, basta de esta violencia”.

Un territorio arrasado

Se estima que en los primeros siete meses de este año se consumieron unas 90.000 hectáreas solo en el área Piecas-Delta del Paraná, que va desde la ciudad de Santa Fe, al norte, hasta Zárate, al sur. Si se suman los datos de 2021 y de 2020, cuando comenzó la sequía y la bajante del río Paraná y se descontrolaron las quemas, en dos años y medio ya se destruyeron al menos unos 8537 kilómetros cuadrados (853.000 hectáreas) sobre un área total del delta de unos 2,3 millones de hectáreas.

Esa superficie equivale a 42 veces la superficie de la ciudad de Buenos Aires, según la información que cada semana publica el museo de Ciencias Naturales Antonio Scasso de la ciudad de San Nicolás.

Informe técnico

El informe midió la calidad del aire desde el 22 de julio al 10 de agosto, durante las 24 horas del día, bajo la coordinación de un grupo de investigadores de esa institución como Ilpiña, Rubén Piacentini, Raúl Bolmaro, Gamaliel López-Padilla, Montserrat Dávalos y Karen López-Cárdenas.

Leer más ► Ambientalistas y autoconvocados cortaron el puente Rosario-Victoria por los incendios en las islas

Para el monitoreo de la calidad del aire se utilizaron como referencia las mediciones de PM 2,5 y PM10, que ponen el foco en el análisis del tamaño de las partículas. Cuando la concentración de esas partículas supera los índices establecidos por la OMS, significa que el aire se encuentra contaminado.

La UNR cuenta con un instrumento propio de medición ubicado en el centro de Rosario que mide la concentración del material particulado menor a 2,5 y a 10 micrones. Los investigadores lo utilizaron para analizar esta concentración durante ese lapso: "Es importante porque la referencia a nivel mundial se basa en un promedio de 24 horas” expresó Ilpiña.