martes 17 de mayo de 2022
ciudadanía | Italia | Rosario

Irse del país: entre buscar un futuro mejor y las acusaciones de "traición" a la Patria

Las demoras en el Consulado de Italia para tramitar la ciudadanía generó voces a favor y en contra de quienes deciden irse del país. La mirada de los oyentes de AIRE sobre un tema que divide aguas en la sociedad.

El Consulado de Italia en Rosario está colapsado. Miles y miles de personas esperan desde hace años completar los trámites para obtener la ciudadanía italiana y así emigrar. La crisis económica, la inseguridad y el efecto devastador de la pandemia figuran entre las principales razones por las cuales muchos argentinos deciden probar suerte en otro país. Pero la cosa no es sencilla.

Recientemente David Narciso contó la verdadera odisea que deben atravesar aquellos que quieran obtener la ciudadanía italiana. En el programa Ahora Vengo que conduce Luis Mino, el periodista explicó que el Consulado de Italia en Rosario cuenta con apenas 13 empleados que se reparten las tareas para poder dar respuestas a más de 155.000 personas.

Automáticamente comenzaron a llover mensajes de oyentes con distintas experiencias, entre aquellos que deciden irse y llevan años dando vueltas con la documentación, personas que brindaron sus argumentos por los cuales deciden abandonar el país y también hubo de los otros: aquellos que prácticamente consideran que irse es un acto de "traición a la Patria".

Una señora contó su propia experiencia con la documentación de ciudadanía y aseguró que "tramitar la ciudadanía en Italia, lleva de media, seis meses".

Otra apuntó la falta de personal del Consulado italiano y agregó: "Yo tengo turnos desde 2012 y todavía no me llamaron".

Precisamente, el cuello de botella que se registra en esa sede diplomática se debe, no sólo a la escasez de recursos humanos, sino también a un cambio en el sistema de turnos hace tres años.

Consulado de Italia en Rosario
Los trámites de ciudadanía italiana se apilan en la sede del Consulado en Rosario

Los trámites de ciudadanía italiana se apilan en la sede del Consulado en Rosario

Algo similar sucede en el Consulado de España en Rosario. "La gente está molesta. El ciudadano español está molesto porque quiere tener su documentación, pero sólo se atienden los casos considerados prioritarios porque hay poco personal", dijeron voceros del Consulado a Aire Digital. También aseguraron que la cantidad de pedidos para iniciar los trámites de ciudadanía española está en aumento, pero prácticamente no se otorgan turnos salvo casos urgentes.

El Consulado español en Rosario tiene jurisdicción sobre seis provincias argentinas, entre ellas Santa Fe, donde residen alrededor de 40.000 españoles. Los trámites son más sencillos que los de Italia pero sólo pueden obtener la ciudadanía los hijos de españoles.

Leer más ► Quienes no tengan el "pase verde" de vacunación covid, no podrán trabajar en Italia

Irse o quedarse

La polémica entre irse o quedarse en el país tuvo hace poco un fuerte debate en redes sociales, cuando la actriz y cantante Cecilia Milone criticó duramente a aquellos que hacen las valijas y se van a probar suerte a Europa. En su cuenta de Twitter había escrito: "Los que comparten con alegría que se van del país, como si se fueran de una peste… Me alegran el día a mí. Sólo vamos a salir adelante si quedamos los que amamos la patria. Eso sí, cuando mejoren las cosas… no vuelvan, eh. No hace falta".

La opinión desató miles de reacciones, muchos a favor pero muchos más en defensa de quienes se van.

Embed

Lo mismo ocurrió con los mensajes que esta semana llegaron a la radio.

"En Europa hay que remarla pero no hay inflación ni violencia ni robos como acá. Por eso no importa irse, tuve mis tres hijos en España. Se volvieron al país para apostar por su familia acá, pero están pensando irse nuevamente. Te ponés a invertir y te matan con impuestos y la inseguridad", decía uno de los mensajes apoyando la idea de emigrar.

Como contracara, otro apuntó que no todo es color de rosas: "Lo que no saben es que, por más que sean ingenieros, van a ser siempre 'sudacas'. Mucho racismo y discriminación".

"Hola mi nombre es Nicolás. Tengo 40 años y estoy terminando la ciudadanía para mis hijos, NO HAY EDAD para irse de este país, no hay que sorprenderse. El país es inviable", decía otro mensaje de whatsapp en Ahora Vengo.

"Nosotros somos ocho en la familia tramitando la ciudadanía y por mas títulos universitarios o terciarios que tengamos, cuando nos salga la ciudadanía vendemos todo y nos vamos porque no se puede vivir más tranquilo, no podes salir ni a la esquina", agregó otro.

Están quienes advirtieron que irse a Europa implica trabajar de cualquier cosa, razón por la cual no la consideran una buena opción: "Luis, tengo un amigo que se fue a España con sus dos hijitos. Aquí era abogado, pero allá hace reparto de pan...", escribió un oyente.

"El argentino en Europa es es el ciudadano boliviano de acá -sin ofender-. El trabajo que hacen allá en Europa no lo hacen acá . Por ejemplo limpiar baños", dijo otro.

La voz de Graciela parece quebrarse, se la nota angustiada porque ama a su hijo, lo quiere en Argentina, pero siente que no puede retenerlo: "Tengo un hijo de 17 años que termina ahora la Secundaria y se quiere ir del país cuando cumpla la mayoría de edad. Me dice que no quiere estar acá y me habla con una firmeza que me asusta", dice preocupada.

Otra familia envió la foto del pasaporte español con la leyenda: "Ya lo tenemos Luis! Mis hijos se van!"

españa.png

Sin embargo, hubo varios oyentes que plantearon su enojo con aquellos que optan por emigrar. "Si se van no vuelvan!", "Los que se van que no piensen en volver después", "Argentina sería hermosa si no fuera por los argentinos", eran algunos de los mensajes.

Es sabido que vivir en Italia o en España no es fácil. De hecho, Isabel, una oyente santotomesina radicada en Trieste -Italia- contó las peripecias del argentino que pisa suelo europeo: "Vos querés venir aquí a Italia, bárbaro, pero después ¿qué hacés acá? Porque te piden la ciudadanía para todo, y si no la tenés debés hacer un permiso de soggiorno, que te lo dan únicamente si tenés un trabajo. Es un lío porque sin la ciudadanía y el permiso de soggiorno no podés alquilar un departamento, no podés vivir, no podés hacer nada", expresó.

Lo cierto es que se repite el mismo escenario que hace 20 años, cuando muchos argentinos decidieron abandonar un país que estaba en llamas. Ahora, la pandemia no perdonó a ningún lugar en el mundo, pero Argentina sumó su propia pandemia económica y su lacerante herida de desigualdad e inequidad, que mantiene abierta la grieta social.

Dejá tu comentario