lunes 22 de noviembre de 2021
Actualidad Rosario | Italia | Argentina

Consulados colapsados: la odisea de los argentinos que quieren obtener la ciudadanía italiana

El Consulado Italiano de Rosario tiene jurisdicción sobre el norte de Buenos Aires, la Mesopotamia, Formosa, Chaco y Santa Fe. Con apenas 13 empleados, debe atender las demandas de 155.000 ciudadanos.

Luciano tiene 22 años y como miles de argentinos de entre 20 y 30 años quiere viajar y probar suerte fuera del país. Siendo hijo, sobrino, nieto y bisnieto de ciudadanos italianos, no dudó en activar la ciudadanía que le corresponde, pero obtenerla es una misión imposible a pesar de que debería ser más simple al estar construida la carpeta familiar en el consulado de Rosario. Reunió todos los papeles legales y pagó las traducciones, pero no consigue turno.

Cada vez que ingresa a la web la respuesta es la misma. Una ventana emergente le informa: “Actualmente no hay fechas disponibles para el servicio solicitado”. En el caso de su hermana, que es menor de edad y por lo tanto el trámite sólo consiste en que sus progenitores la inscriban en el anágrafe (registro de residentes), los papeles fueron recibidos en la puerta de entrada del Consulado hace meses. Es imposible saber el estado del trámite y si llegó a la oficina a la que iba dirigido. Cuando escriben preguntando a los correos oficiales no hay respuesta.

Situaciones como estas tienen a mal traer a los ciudadanos italianos en el exterior y a quienes quieren serlo. Tramitar la ciudadanía es el más problemático de los trámites que el Estado italiano no resuelve. Semejante situación es motivo de queja permanente. El Consulado de Rosario –cuya jurisdicción abarca el norte de Buenos Aires, la Mesopotamia, Formosa, Chaco y la provincia de Santa Fe– es de los más complicados en ese sentido, con apenas 13 empleados para atender las demandas de 155.000 ciudadanos.

Hace menos de un mes se refirió al tema el senador ítalo argentino y ex subsecretario de Asuntos Exteriores Ricardo Merlo: “Es vergonzoso que un ciudadano italiano residente en Argentina no pueda renovar su pasaporte. Eso es un derecho, no lo pueden hacer prisionero”. Dijo también que “existe un pleno derecho a solicitar los documentos que acrediten la ciudadanía italiana por consanguinidad y no pasar por interminables giros burocráticos”. Aire Digital contactó al cónsul Martin Brook, quien por el momento prefirió no hacer declaraciones sobre el tema.

Consulados colapsados

El presidente del "Comite" en Rosario (Comité de Italianos en el Exterior), Franco Tirelli, afirma que el problema de fondo es la falta de personal que alcanza a todos los consulados, no sólo en la Argentina. "A esta situación se sumó el cambio en el sistema de turnos en 2018, los anteriores siguieron en pie, se juntaron con los nuevos y se hizo un cuello de botella”, explica.

Franco Tirelli.jpg
Franco Tirelli, presidente del comité italiano en Rosario, asegura que el problema en el consulado es la falta de personal.

Franco Tirelli, presidente del comité italiano en Rosario, asegura que el problema en el consulado es la falta de personal.

Tirelli indica que el "Comite" lograron el año pasado que se sacaran 2.000 de esos turnos, entre julio y agosto pasados otros 1.000, y que los 4.000 restantes se está pidiendo que los convoquen de acá a fin de año, ya que al haber pasado tanto tiempo (algunos son de 2013) creen que se presentarán un porcentaje menor y el tema quedará resuelto”. Así, el 2022 iniciaría sólo con turnos que se entregan en la actualidad.

El comité es un órgano que representa a los ciudadanos de ese país en la circunscripción consular con miembros elegidos por voto directo. Actúa como una suerte de “puente” entre los ciudadanos y el consulado. Hoy la principal demanda de los ciudadanos que los ocupa es la imposibilidad de hacer trámites administrativos, con ciudadanía y pasaportes a la cabeza.

Una de las gestiones del "Comite" fue que el Consulado de Rosario abriera a partir del 1° de julio los turnos para hijos mayores de 18 años cuyos padres ya tienen la ciudadanía y que estaba cerrado desde el 20 de marzo de 2020. Son pocos, pero que los hay los hay.

Explosión de demanda

La norma establece que desde la presentación de la documentación el Estado tiene 730 días para otorgar la ciudadanía, pero en Rosario en esos plazos no son reales y las demoras llegan a superar los tres años. Eso para quienes tenían turnos. Desde marzo de 2020 no se dan turnos nuevos para ciudadanía.

Además de que no hay turnos, explotó la demanda. Familias enteras y muchos jóvenes de entre 20 y 25 años para arriba multiplicaron exponencialmente la demanda porque quieren viajar.

Virginia Pregot, traductora y titular de una oficina con sede en Rosario y Cañada de Gómez para trámites de ciudadanía italiana en general, dice que en 2020 y 2021 explotó la demanda de ciudadanías: “A nosotros nos colapsó todo tipo de comunicación por correo, redes sociales, Whatsapp. Tengo mensajes sin contestar que se acumulan, abrimos una nueva oficina, contratamos más gente, más empleados. Lo que era una oficina pequeña donde esta yo, mi secretaría y una persona se convirtió en algo que estamos trabajando 10 personas adentró y más por afuera”.

A partir de la gran demanda que hay y por los tiempos que manejan los consulados, se abrieron alternativas. Una que ya se venía haciendo es armar la carpeta con toda la documentación para viajar a Italia a solicitar la ciudadanía en forma presencial, lo que implica una estadía de algunos meses allá. Esta posibilidad hoy repara incertidumbre porque por la pandemia todavía no se puede entrar libremente a la península.

Pregot explica que a partir de todas estas situaciones acumuladas “surgió la posibilidad de presentar en los tribunales vía recurso de amparo para que el Estado reconozca la ciudadanía. Presentamos las primeras en noviembre de 2020 y ya llevamos unas cien ingresadas”. Si bien la sentencia no es inmediata los tiempos son más acotados comparados con la vía administrativa.

Sin capacidad de respuesta

“Ellos te dicen que si responden los mail o el teléfono no pueden hacer pasaportes y trámites de ciudadanía. El problema de persona es real y dramático, no sólo en Rosario sino en todo el exterior. Esto no justifica al consulado, porque hay cosas justificables y otras que no lo son”, advierte Tirelli, quien señala que hace poco se logró que “subieran de 30 a 45 los turnos diarios”.

Tramite consulado italia.jpg
Cada vez que un usuario ingresa a la web, la respuesta es la misma: “Actualmente no hay fechas disponibles para el servicio solicitado”.

Cada vez que un usuario ingresa a la web, la respuesta es la misma: “Actualmente no hay fechas disponibles para el servicio solicitado”.

Durante la pandemia se dieron muy pocos turnos, lo que agravó el problema. Se juntaron los pedidos de ciudadanos que no renovaron el pasaporte en 2020 cuando se les venció, más los que vencen este año. “Hay una camada de chicos y chicas de 20 a 30 años que quieren irse y demandan la ciudadanía, o los padres se olvidaron de inscribirlos. Es un número muy importante. Se terminó armando un cuello de botella”, describe Tirelli. Pregot agrega al fenómeno de los jóvenes de clase media que quieren salir del país, “familias con padres de hasta 50 años, con chicos en edad de primaria, que venden o intentan vender la casa u otros bienes para irse”.

El consulado cuenta con 13 empleados para atender a 155 mil ciudadanos, en una planta que se viene ajustando hace tiempo. Uno de los que trabaja en el área de Ciudadanías es a la vez el responsable de sistemas informáticos. Y hace años cuando se fue el responsable contable del consulado no fue reemplazado, por lo que el trabajo lo hace el encargado de administración.

Burocracia y digitalización

Sin embargo hay un aspecto que no le cierra a nadie y que excede la escasez de personal, justamente en la era en la que el trabajo y los trámites viraron hacia la virtualidad.

Hay situaciones donde la burocracia bordea lo ridículo. Es el caso de aquellos que quieren tramitar la ciudadanía y residen en una circunscripción consular a donde sus familiares de sangre armaron la carpeta de ciudadanía. Por ejemplo, si la carpeta está armada en Rosario, pero un integrante de la misma familia vive en jurisdicción del Consulado de Bahía Blanca, tiene que iniciar todo el trámite de nuevo en esa circunscripción como si lo de Rosario no existiera. El tema se charló en la última reunión de interComites con la embajada. “Ahí hice el planteo de este tema, fue escuchada la propuesta y se va a estudiar la forma de poder implementar la digitalización en el futuro”, explica Tirelli.

Más allá de la burocracia, falta de personal, pandemia, queda flotando la idea de que en la Península Itálica no quieren más migrantes de otros lugares del mundo, por más que estos lleven sangre de antepasados italianos y arriben con un pasaporte de esa nacionalidad.

“Gente, son trabas que pone Italia, porque no quiere más inmigrantes, estoy en Italia, lo veo, todo parado y buscan cualquier excusa para rechazar ciudadanías”, comenta la usuaria Verónica Contreras en el chat de un diario de tirada nacional que hace un tiempo entrevistó al senador Merlo. Como ella, hay un convencimiento extendido en toda la comunidad ítalo argentina de que el sistema está hecho, o se lo hace funcionar, a modo de dique para frenar las ciudadanías.

Cuando el sistema funciona de esta manera, genera necesidad, y donde hay una necesidad se sabe que alguien inventa un negocio para ofrecer soluciones. Desde hace años circulan versiones sobre la existencia de facilitadores que aceleran trámites dentro de los consulados como ocurre en reparticiones del Estado argentino. A la vez está ampliamente extendido el negocio de los gestores. En la práctica, los servicios que prestan terminan siendo de gran ayuda para los consulados, porque ayudan a que cuando se ingresa documentación o carpetas estén en regla, evitando devoluciones, demoras y más carga laboral para el personal.

Por otra parte, Tirelli dice que “hay un negocio paralelo, que como Comites lo estamos investigando. Hay gestores que tienen una aplicación, programa o no sé exactamente qué método que chupan los turnos que están disponibles. Hicimos varias denuncias. Encima que no conseguís turnos te chupan lo que hay. No sabemos de dónde son, pero existe”.