menu
search
Internacionales Rusia | Ucrania | Vladimir Putin

Rusia dijo que se anexionará el viernes cuatro provincias de Ucrania y tensó el conflicto

Se agrava el enfrentamiento entre Rusia y Ucrania. El presidente Vladimir Putin y los líderes prorrusos de los territorios donde hubo un referéndum considerado "ilegal" en Occidente, firmarán el viernes en el Kremlin tratados de incorporación a Rusia.

El presidente Vladimir Putin y los líderes prorrusos de esos territorios firmarán el viernes en el Kremlin tratados de incorporación a Rusia, dijo Dmitri Peskov, vocero de Putin.

La anexión, que era largamente esperada, llegará luego de referendos de incorporación a Rusia celebrados en los últimos días en esas cuatro provincias del este y sur de Ucrania, que según sus líderes terminaron con un abrumador triunfo del "sí".

Estados Unidos y otros países occidentales que suministran armas a Ucrania para defenderse de la invasión lanzada hace siete meses por Rusia han condenado los referendos como ilegales y amañados y dicho que nunca reconocerán sus resultados.

"Bajo amenazas y a veces incluso a punta de pistola, la gente fue sacada de sus casas para votar", dijo la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock.

putin 67868.jpg
La semana pasada, Putin ordenó una gran movilización de reservistas para proteger las regiones ocupadas por Rusia en Ucrania.

La semana pasada, Putin ordenó una gran movilización de reservistas para proteger las regiones ocupadas por Rusia en Ucrania.

"Esto es lo opuesto a elecciones libres y democráticas. Y esto es lo opuesto a la paz. Es una paz dictada. Ningún ciudadano estará seguro mientras prevalezcan los dictados rusos en los territorios ocupados de Ucrania. Ningún ciudadano será libre", agregó.

Rusia ha advertido que, en caso de anexión, las provincias pasarán a ser parte de su territorio, por lo que podría usar armas nucleares para defenderlas.

La cuatro provincias a ser anexionadas son contiguas, y crean un corredor ininterrumpido que va de Rusia hasta Crimea, la península ucraniana del mar Negro que Moscú se anexionó en 2014.

Su control permitiría una mejor defensa de Crimea, donde Rusia tiene anclada su flota del mar Negro.

La comunidad internacional, incluyendo a la Argentina, nunca reconoció la soberanía rusa sobre Crimea, y se espera que desconozca la anexión de las cuatro provincias.

Ucrania ha prometido recuperar todos los territorios que le arrebató Rusia.