jueves 21 de enero de 2021
Internacionales | España | reuniones sociales | Coronavirus

Reuniones sociales en España: Cataluña prohíbe de más de 10 personas y Madrid pide evitarlas

En España se registraron más de 2.000 nuevos casos de coronavirus en las últimas horas, por lo que los gobiernos debieron tomar medidas para contener el rebrote, y limitaron las reuniones sociales.

El Gobierno de Cataluña, una de las regiones más golpeadas por los rebrotes de coronavirus en España, anunció este lunes la prohibición de reuniones sociales de más de 10 personas, en un nuevo paso para contener la segunda ola de infecciones que sigue avanzando en todo el país, con más de 2.000 nuevos casos en las últimas 24 horas.

Por su parte, las autoridades de la sureña región de Murcia limitaron las reuniones a un máximo de seis personas cuando no son convivientes, mientras en la Comunidad de Madrid se recomendó restringir la actividad social.

españa.jpg
Un empleado de un restaurante limpia la mesa por protocolo sanitario en España.

Un empleado de un restaurante limpia la mesa por protocolo sanitario en España.

Las distintas regiones de España están al frente de la gestión de los más de 1.000 rebrotes activos desde el final del estado de alarma a fines de junio y son las encargadas de adoptar las nuevas medidas de contención tras notificarse 19.382 contagios desde el fin de semana que elevan el total de infectados de coronavirus a 405.437 desde el inicio de la pandemia.

Las declaraciones del presidente de Cataluña

“Las cifras están creciendo de manera persistente”, aseguró el presidente catalán, Quim Torra, al informar sobre las nuevas restricciones que entrarán en vigor en la norteña región, donde en las últimas 24 horas se produjo un importante incremento de contagios con 1.788 casos más que el día anterior.

“Tenemos que pedir un nuevo esfuerzo para que, sí o sí, nos pongamos todos a trabajar y se puedan reabrir las escuelas”, subrayó Torra, en medio de una gran incertidumbre de la población respecto a si los niños podrán empezar las clases como está previsto, dentro de tres semanas.

El líder catalán insistió en que "el 70% de los contagios se producen por reuniones sociales", de ahí la decisión de su Gobierno de volver a prohibir las reuniones de más de 10 personas en toda Cataluña, tanto en el ámbito público como el privado.

Leer más ► España registró otros 3.349 contagios de coronavirus en las últimas 24 horas

La Comunidad de Madrid, que ahora mismo ya supera a Cataluña y Aragón en el incremento de contagios, con un tercio del total, no prohíbe los encuentros pero pide a los ciudadanos que restrinjan la actividad social.

"No se trata de volver a un confinamiento que restrinja la actividad económica hasta el punto de anularla o el trabajo, lo que se trata es de evitar al máximo la interacción social innecesaria", dijo el consejero de Justicia e Interior madrileño, Enrique López, en entrevista radial.

Murcia, en tanto, es la región más restrictiva al prohibir reuniones sociales de más de seis personas. "Están subiendo mucho los contagios, y hay que atajar el problema de raíz", subrayó el consejero de Salud murciano, Manuel Villegas.

La mayoría de las regiones mantiene el cierre del ocio nocturno, las limitaciones de horarios a la hotelería -hasta la 1- y las prohibición de consumo de alcohol y tabaco en lugares púbicos, aunque Madrid recibió el revés de un juez con respecto a estas últimas medidas, que necesitan aval judicial.

España
España enfrenta un rebrote de casos de coronavirus.

España enfrenta un rebrote de casos de coronavirus.

El objetivo en toda España es aplanar la curva de contagios de covid-19 en un plazo de tres semanas para evitar un cambio de planes respeto al regreso de los niños a las escuelas y de los trabajadores a sus puestos de trabajo, lo que puede suponer incrementar la actual crisis económica y social provocada por la pandemia. Hay mucha disparidad en cuanto a los protocolos para el regreso a las aulas.

Leer más ► España vuelve a ser el país europeo con más casos de coronavirus

Cataluña fue pionera en el uso obligatorio de barbijo o tapabocas en las calles y en la estrategia de cribados masivos en zonas donde la expansión del virus se incrementaba sin un foco concreto o en barrios con mayor exposición al virus debido a la actividad de los residentes, vinculados a los servicios.

Pese a que algunos expertos cuestionaron esa estrategia, que sirvió para detectar casos asintomáticos, el Gobierno regional de Madrid también la adoptó, aunque en muchos barrios precarios no hubo respuesta de la ciudadanía a los test voluntarios debido al riesgo a tener que realizar cuarentena, que en muchos casos pondría en juego puestos de trabajo.