sábado 24 de octubre de 2020
Internacionales | Reino Unido | Inglaterra | Boris Johnson

Reino Unido: Boris Johnson, asediado por ignorar el consejo científico de imponer una breve cuarentena

El acta de una reunión del Grupo de Asesores Científicos para Emergencias mostró que éste había recomendado al primer ministro británico, Boris Johnson, el 21 de septiembre aplicar un nuevo confinamiento de una o dos semanas.

El Gobierno del primer ministro británico, Boris Johnson, fue fustigado este martes por asesores científicos y la oposición al conocerse que ignoró hace tres semanas el consejo de imponer un breve confinamiento para frenar los contagios de coronavirus en el Reino Unido porque su programa de detección y rastreo de casos era cada vez menos efectivo.

El acta de una reunión del Grupo de Asesores Científicos para Emergencias (SAGE), publicada el lunes por la noche, mostró que éste había recomendado el 21 de septiembre aplicar un nuevo confinamiento de una o dos semanas para "romper el circuito" de transmisiones en el Reino Unido, que enfrenta una fuerte segunda ola de coronavirus.

El primer ministro británico Boris Johnson.
El primer ministro británico Boris Johnson.

El primer ministro británico Boris Johnson.

También aconsejó aplicar "inmediatamente" medidas como cierre de bares y restaurantes, prohibición de recibir en casas a otras personas y realizar todos los cursos universitarios en línea.

Los científicos dijeron que un confinamiento breve era necesario porque el sistema de detección y rastreo implementado por el Gobierno tenía apenas "un impacto marginal" a la hora de reducir la propagación del virus.

Leer más ► Reino Unido vuelve a registrar más de 7.000 casos de coronavirus por segundo día

En su lugar, Johnson esperó hasta ayer para imponer un nuevo sistema de restricciones en tres niveles, de los cuales solo el último implicará cierres en la restauración.

Este se aplica por ahora solo a la región de Liverpool, en el noroeste de Inglaterra, con 600 casos por 100.000 habitantes.

La reacción de la oposición no se hizo esperar y este martes el líder laborista, Keir Starmer, exigió a Johnson que imponga un confinamiento en Inglaterra durante dos o tres semanas para frenar el incremento de infectados y muertos.

Starmer ofreció una rueda de prensa tras conocerse que en veinticuatro horas han fallecido 143 personas en el conjunto del país frente a 50 el lunes, y se registraron 17.234 nuevos contagios, 3.262 más que en el recuento diario anterior.

coronavirus reino unido.jpg
Los científicos alertaron que puede haber un pico de internaciones y muertes en los hospitales en enero y febrero de 2021 en el Reino Unido.

Los científicos alertaron que puede haber un pico de internaciones y muertes en los hospitales en enero y febrero de 2021 en el Reino Unido.

"El Gobierno no tiene un plan creíble para ralentizar los contagios, ha perdido el control del virus y ya no está siguiendo las recomendaciones de los científicos", reprochó Starmer.

El opositor laborista, citado por la agencia de noticias EFE, endureció en los últimos días su posición después de haber respaldado las medidas del Gobierno durante la primera ola de la pandemia.

En su intervención, urgió al Ejecutivo a decretar cuanto antes un confinamiento en el que solo se permita a la población llevar a cabo "trabajos y desplazamientos esenciales".

Leer más ► El Reino Unido podría volver a una cuarentena total, advierte el Gobierno

Según su propuesta, deberían cerrar todas las empresas y oficinas "no esenciales" en las que los trabajadores no puedan desarrollar su labor desde sus domicilios, así como los pubs, bares y restaurantes.

También reclamó que el Parlamento vuelva a cerrar sus puertas y las sesiones se celebren por videoconferencia, si bien defiende que las escuelas deberían mantenerse abiertas.

"No tengo confianza, ni nadie tiene confianza, en que las medidas para el nivel tres sean suficientes para controlar" el virus, advirtió por su lado el principal consejero médico de Inglaterra, Chris Whitty, al comparecer en rueda de prensa conjunta con el primer ministro.

Con el mayor número de muertos por covid-19 de Europa, casi 43.000, el Reino Unido se esfuerza por evitar un segundo confinamiento de catastróficas consecuencias económicas tras la histórica recesión provocada por el primero.

Este martes, la oficina de estadísticas del Reino Unido informó que el desempleo en el segundo trimestre creció hasta el 4,5%, su nivel más alto para ese periodo desde 2017.

Por su parte, algunos parlamentarios del Partido Conservador de Johnson criticaron las restricciones impuestas con el nuevo sistema en tres niveles, por considerarlas demasiado duras.