jueves 26 de noviembre de 2020
Internacionales | Brasil | Jair Balsonaro | Coronavirus

"No hago milagros", la frase con la que Bolsonaro respondió a la cifra de muertos en Brasil

"Así es la vida, no hago milagros" dijo Bolsonaro después de que Brasil superara a China en cantidad de muertes por coronavirus.

Las últimas horas fueron las peores para los brasileños desde el comienzo del brote. Es que, según fuentes oficiales, el pasado martes Brasil superó a China en cantidad de muertos por coronavirus. Tras conocerse la noticia, el presidente Jair Bolsonaro dijo "¿Y a mí, qué? No hago milagros". Este miércoles, se confirmaron 449 nuevas muertes por la pandemia y de esta forma ya son 5.466 los fallecidos en ese país por el Covid-19.

"Lo lamento. ¿Qué quieren que haga? Soy Mesías, pero no hago milagros", expresó Bolsonaro al respecto durante una conferencia de prensa.

bolsonaro
Bolsonaro durante una manifestación a su favor en Brasilia.

Bolsonaro durante una manifestación a su favor en Brasilia.

Bolsonaro responsabilizó por la crisis sanitaria a los gobernadores y alcaldes del país, que han sido los impulsores de adoptar medidas de aislamiento, del aumento de las muertes por el Covid-19 en el territorio brasileño. En concreto, apuntó a las autoridades de San Pablo, el estado más afectado por la pandemia y cuyo gobernador, Joao Doria, se ha convertido en una de las caras visibles de quienes promueven una estrategia opuesta a la de Bolsonaro.

"Lo lamento. ¿Qué quieren que haga? Soy Mesías, pero no hago milagros", expresó Bolsonaro al respecto durante una conferencia de prensa. "Lo lamento. ¿Qué quieren que haga? Soy Mesías, pero no hago milagros", expresó Bolsonaro al respecto durante una conferencia de prensa.

Leer más ► Un fiscal investigará las graves acusaciones de Moro contra Bolsonaro

Bolsonaro, que defiende la vuelta “inmediata” a la normalidad y el fin de las cuarentenas, minusvalora el peligro de la crisis sanitaria desde que apareció el primer caso confirmado de nuevo coronavirus en el país, el pasado 26 de febrero. Dos meses después, la pandemia avanza de forma inexorable.