martes 18 de enero de 2022
Gritos de la Tierra Calentamiento Global | Cambio climático |

El cambio climático impacta cada vez más sobre la salud de las personas

Sequías más extremas y más prolongadas, olas de calor y propagación de enfermedades infecciosas tensionan a los sistemas de salud, productivos y de saneamiento.

Con la próxima cumbre mundial por el clima a la vuelta de la esquina (comenzará el domingo 31 de octubre en Glasgow, Escocia), existen cada vez más evidencias sobre los impactos que la crisis climática tiene sobre la salud de las personas en todo el planeta. Si no se reducen de manera significativa las emisiones de gases de efecto invernadero que generan el calentamiento del planeta, cada vez más comunidades van a estar expuestas a la inseguridad alimentaria e hídrica, a olas de calor y a la propagación de enfermedades infecciosas.

En el último año, poblaciones de 134 países se vieron perjudicadas por un aumento en la cantidad de incendios forestales. Millones de agricultores y trabajadores de la construcción perdieron ingresos por no haber podido trabajar algunos días como consecuencias de temperaturas demasiado elevadas, y la sequía abarca más territorio que nunca. Todo esto se desprende del sexto informe anual de The Lancet Countdown, que monitorea 44 indicadores de repercusiones en la salud que están directamente relacionados con el cambio climático.

Dengue.jpg
El dengue, la malaria y el zika, entre otras enfermedades tropicales, llegan a nuevas regiones y países en este escenario climático.

El dengue, la malaria y el zika, entre otras enfermedades tropicales, llegan a nuevas regiones y países en este escenario climático.

En 2020, los adultos mayores de 65 años se vieron afectados por una mayor cantidad de días de exposición a olas de calor que los que fueron registrados en promedio entre los años 1986 y 2005. Las poblaciones de China, India, Estados Unidos, Japón e Indonesia fueron las más afectadas. En 2020, hasta el 19 % de la superficie terrestre mundial se vio afectada por una sequía extrema en un mes determinado, un valor que no había superado el 13 % entre 1950 y 1999. “El cambio climático está generando un aumento en la frecuencia, intensidad y duración de las sequías”, dice el reporte.

A eso se suma que, según relevaron los expertos de The Lancet Countdown, el cambio climático y otros factores “están creando las condiciones ideales para la transmisión de enfermedades infecciosas”, lo que podría deshacer décadas de progreso para intentar controlar enfermedades como el dengue, la chikunguña, el zika, la malaria y el cólera.

bajante río paraná laguna setúbal
La sequía generó una bajante histórica en la cuenca del río Paraná, con notable impacto en ciudades como Santa Fe y Rosario.

La sequía generó una bajante histórica en la cuenca del río Paraná, con notable impacto en ciudades como Santa Fe y Rosario.

Esta realidad se encuentra con sistemas de salud que, en la enorme mayoría de los países, están mal preparados para enfrentar las crisis de salud actuales y futuras provocadas por el clima. En una encuesta de la Organización Mundial de la Salud de 2021 sobre salud y cambio climático, solo 45 de los 91 países encuestados (49%) indicaron tener un plan o una estrategia nacional vinculada a la salud y al cambio climático. La encuesta encontró que el 69% de los países afirmaron que la financiación insuficiente era una barrera para implementar estos planes.

Leer más ► Irse del país: entre buscar un futuro mejor y las acusaciones de "traición" a la Patria

Más y mejor acción climática

La cumbre de Glasgow puede ser una nueva oportunidad para que los líderes mundiales aceleren con la implementación de acciones y políticas que aborden estas desigualdades, mejoren las estructuras de los sistemas de salud y suministren planes de recuperación de la pandemia que sean sostenibles desde un punto de vista económico y ambiental.

Para eso es urgente avanzar con planes climáticos más ambiciosos que incorporen la equidad en salud, que financien estrategias de crecimiento económico basadas en una economía verde y que fortalezcan infraestructuras de salud mejor preparadas para los nuevos desafíos que plantea el calentamiento global.