viernes 6 de mayo de 2022
Gaming | misoginia | machismo | videojuegos

Misoginia y machismo en las comunidades de videojuegos

Cuestiones sociales como la misoginia y el machismo, también se encuentran presentes dentro de las comunidades de videojuegos.

La misoginia, como tal, representa el odio, rechazo y desprecio hacia la mujer. Es la insólita creencia que tienen algunas personas, en su gran mayoría del género masculino, de que una mujer no presenta las mismas capacidades, sino un desarrollo inferior y poco suficiente para las tareas y roles que normalmente le corresponden al hombre.

MOVISTAR: En el Día de la Mujer 2019, por un gaming libre de violencia machista #MyGameMyName

Suele ser un término difícil de leer y procesar para muchos. Ni pensar si se las lleva hacia el ámbito de los videojuegos. Pero lo cierto es que existe, y que muchas gamers y profesionales de la industria, lo padecen a diario.

#Gamergate: cuando la venda comenzó a caerse

Hasta el 2012, el rol que cumplía la mujer y las condiciones laborales en la que se desenvolvía, no era motivo de discusión o crítica dentro de la industria. Solo unas pocas se animaban a dialogar del tema o hacer análisis con una marcada crítica hacia la representación de la figura femenina dentro de los videojuegos. Pero un tweet sería el que desencadenaría el inicio de aquella venda que, poco a poco, se iría cayendo.

En el 2013 y durante dos horas seguidas, un grupo organizado inició una ola de ataque, acoso y hostigamiento en Twitter, hacia una desarrolladora llamada Zoe Quinn. La estadounidense había sacado al mercado un videojuego independiente de nombre “Depression Quest”, el cual tuvo una muy buena crítica y se convirtió en un éxito total en poco tiempo. Esto, al parecer, no agradó. Estos usuarios acusaban y denunciaban a Zoe de haber utilizado su “poder femenino” para lograr popularidad, acostándose con un periodista que la llevó a ella y a su trabajo a la fama. Imágenes, memes, capturas y demás, buscaban poner por el piso su profesionalismo, capacidad y persona.

Prontamente otra bloguera se encontró envuelta en la misma situación. Anita Sarkeesian, fue amenazada de muerte y acosada debido a que el contenido que generaba en sus blogs mostraba a una “mujer descarada”. En su mayoría, eran críticas hacia el sexismo presente en los videojuegos, su perpetuación y la escasez de variedad de perspectivas en sus narrativas. Todo desde una mirada feminista. Cabe aclarar que en ese momento (y hasta el día de hoy) el feminismo solía ser tomado como una cuestión partidaria, más que política en sí, cargado de una ideología amenazante que buscaba eliminar al hombre. Lo que la convirtió en objeto de “fácil” ataque. Algunas mujeres, inclusive, manifestaron en sus redes que era culpa de feministas como ella, que no pudieran hacer su trabajo tranquilas.

1.jpg
Anita Sarkeesian, bloguera y comunicadora feminista.

Anita Sarkeesian, bloguera y comunicadora feminista.

No fueron las únicas afectadas. La tormenta duró dos semanas dejando un amargo recuerdo, pero fuertes alianzas. A raíz del “gamergate” comenzaron a surgir organizaciones de mujeres y disidencias que buscan promover, alentar y conversar sobre los roles femeninos dentro de la industria, el valor detrás de la inclusión de diferentes miradas y experiencias con perspectiva de género y la creación de entidades que amparen sus derechos.

10 años después, ¿qué cambió?

Con el correr de los años, la cantidad y calidad de los videojuegos que se han desarrollado, ha sido increíble. También el acceso a ellos y el interés ha incrementado, ya que hoy en día no es un lujo tener una pc o un smartphone en casa. La industria en sí, tuvo un crecimiento exponencial nunca antes visto, con avances tecnológicos que se incorporaron a la búsqueda de nuevas experiencias de juego cada vez mejores.

Esto se ha visto reflejado dentro de las comunidades, las cuales crecieron increíblemente. Si bien ya formaban parte, las mujeres comenzaron a involucrarse cada vez más, no sólo como apasionadas de los videojuegos, sino que también en áreas profesionales. Un ejemplo es la escena competitiva de los Esports donde es cada vez más fuerte la presencia de equipos y torneos femeninos que buscan una mayor visibilización de las mismas.

Las políticas en cuanto a derechos, creación de ámbitos seguros y la constante capacitación en cuestiones de género, ha ayudado a que la estadía de mujeres y disidencias, en lo laboral y dentro de los videojuegos, sea cada vez mejor. Actualmente existen organizaciones dentro de cada franquicia encargada de mantener las buenas prácticas, y profesionales con conocimientos en leyes enfocadas al gaming. Además se han organizado distintas comunidades que buscan fomentar la participación de diversas voces (como Women In Games Argentina) y el constante diálogo en las diferentes plataformas de comunicación y portales digitales.

image.png
Homenaje hecho por Xbox hacia las mujeres.

Homenaje hecho por Xbox hacia las mujeres.

No obstante, aún son muchas las que ocultan sus nombres en los juegos, se hacen pasar por chicos y no abren su micrófono, por miedo a los ataques y acoso.

Tener voz/nombre femenino, aún es una condena

El machismo y la misoginia siguen siendo moneda corriente aún al día de hoy. Ciertamente es en menor medida que hace unos años atrás, pero no es extraño encontrar usuarios en chats de texto y voz insultando o molestando a una persona, por el sólo hecho de ser mujer.

Son muchas las experiencias compartidas en videos de YouTube y Tweets que denotan una clara tristeza por parte de chicas amantes de un juego, que ven afectadas sus experiencias por hombres adultos y adolescentes que las acosan y denigran. También, en la escena competitiva existe la crítica constante respecto a que, si bien existen escuadras femeninas y torneos exclusivos, no son suficientes y el esfuerzo por parte de los equipos profesionales, no alcanza.

Se lo suele comparar con un caso más de “actitud tóxica”. Pero lo cierto es que se lo debe apartar, dándole la importancia y el tratamiento necesario para mitigarlo. Al tratarse de situaciones de violencia machista que afectan la salud mental y emocional de algunas personas, impidiéndoles el poder disfrutar de un juego como cualquier otro individuo, por una simple cuestión biológica. Problemática social presente en múltiples áreas, que también atraviesa a los videojuegos.

Una streamer, obligada a abandonar una partida por insultos machistas

El acostumbramiento social como solución al miedo machista

Es importante remarcar la importancia de pasar de soluciones radicales, a las que tienen un carácter inclusivo. Esto quiere decir que, en vez de apelar a soluciones que “silencien” el problema con un simple reporte y baneo, se comience a dar mayor protagonismo y participación a la mujer en diferentes escenas dentro del mundo del gaming.

¿Esto es sacarle participación a los varones? Para nada. De por sí, el mundo de los videojuegos siempre se ha inclinado mayormente hacia la participación masculina en todo sentido. Aún con los datos del último censo que demuestra que el 40% de la población mundial juega videojuegos y que 20% es masculinos y el otro 20% femenino. No se tiene, hasta el momento, mucha participación de chicas en áreas visibles, como casters, creadoras de contenido, periodistas, jugadoras profesionales, etc.

La importancia de darle mayor oportunidad y visibilidad a mujeres de la escena, tanto en eventos, como en las áreas de comunicación, en lo competitivo y en lo formativo, genera que las personas se acostumbren a verlas como parte del mismo mundo. De esta forma se van desplazando los pensamientos arcaicos de una sociedad que está obligada a evolucionar cada vez más rápido.

¿Hacerlo va a generar que todo se solucione? Claro que no, pero lo va a mitigar. Lamentablemente, personas con pensamientos machistas y misóginos van a seguir existiendo, pero con menos fuerza. Ya que cuando estas problemáticas se conversan, se traen a colación y se ponen en la mesa para buscar un consenso o solución, lo que genera es la creación de ámbitos más seguros para todos, todas y todes, además de formar mejores seres humanos.

image.png
Organización Women in Games: la iniciativa que visibiliza la acción de mujeres en los videojuegos.

Organización Women in Games: la iniciativa que visibiliza la acción de mujeres en los videojuegos.