domingo 12 de junio de 2022
Espectáculos Yanina Latorre | Ana Rosenfeld | LAM

Yanina Latorre se enojó con Ana Rosenfeld y la trató de miserable

La panelista de LAM se mostró muy furiosa con su compañera. "No me gusta la gente que destrata o trata con cierta soberbia a la gente que labura", dijo.

Yanina Latorre y Ana Rosenfeld mantenían un vínculo cercano, ya que la panelista de LAM era amiga de Marcelo Frendlewski, marido de la abogada, que falleció en octubre pasado. Sin embargo, en los últimos días, la relación de ambas se desgastó, y la "angelita" se mostró harta con las actitudes que tiene la letrada últimamente. A través de su cuenta personal de Instagram, la esposa de Diego Latorre mostró su enojo con su actual compañera de programa.

Embed

Yanina Latorre se enojó con Ana Rosenfeld

"Paso a relatar por qué no me gusta la abogada panelista. En mis redes cuento lo que quiero. Punto uno, no me gusta la gente que destrata o trata con cierta soberbia a la gente que labura. En LAM no somos solamente un conductor y seis panelistas como ella que es una ignorante... Hay camarógrafos, sonidistas, productores, vestuaristas, maquilladoras... Y esta persona a estas personas no las registra", arrancó.

"Les dice 'nena, nene, ¿quién me trae una Sprite?'. Nadie querida, agarrá la billetera, andá al kiosco y comprátela como hacemos todos. Si querés que alguien te haga algo, agarrá y pagate una asistente. Poné guita, porque ni el remís de ida y vuelta te pagás porque sos una miserable. Hacé como Miriam Lanzoni y llevatelo, que tenía un lacayo hermoso, le decíamos así en chiste, que le hacía el mate...", continuó ya a los gritos Latorre.

"Yo tengo el camarín, es verdad. Tengo vestuarista, maquilladora y peinadora propia porque lo pedí este año y me lo dieron. Diez años que vengo laburando que me lo debo merecer. Nadie te regala nada", reconoció Yanina. Del mismo modo, recordó cuando fueron a cenar con sus compañeras a un restaurante y Rosenfeld fue sin efectivo: "Vamos a comer afuera y pide un remís cuando termina de comer en el restaurante. ¡No es un viaje de egresados! 'No, es que yo no uso billetera, no tengo plata'. Bueno, manejate pidiéndole mil pesos a Pía Shaw, que al otro día no espere que se lo devuelva. Imaginate que el primer día, que a Nazarena le sacan el auto por alcoholemia, fue por llevar a la señora a la casa... Un desastre".

Embed

"Si querés ser Susana Giménez, bancate el séquito"

"La abogada panelista no entiende el código de laburo. Nosotros ahí vamos a laburar, no somos Susana Giménez. Si querés ser Susana Giménez, bancate el séquito. Los chicos que están ahí hacen el programa, es un todo, y se los trata con respeto. Por eso yo considero a los productores, mis compañeros de trabajo y mis amigos, porque sin ellos el programa no sale al aire", exclamó Yanina, indignada.

"Nosotras nos preparamos en casa, al menos yo lo hago, ella se ve que no. Pero hay pibes que están en la oficina trabajando siete u ocho horas armando el programa, y no les decís nena y nene, te averiguas el nombre y los llamás por el nombre. Esto fue lo primero que me empezó a cag**, el destrato que tiene con toda la gente de detrás de cámara y que se siente Susana Giménez. Hace cinco minutos que estás trabajando de panelista", sostuvo firme.

Para cerrar, contó una última anécdota: "No le gusta lo que le traen las vestuaristas. Un día saben lo que dijo, 'yo solo uso ropa importada. Te voy a invitar a mi vestidor'".