sábado 22 de enero de 2022
Espectáculos Nazarena Vélez | Sol | Vélez

Nazarena Vélez habló de cómo sufrió por los cambios que experimentó su cuerpo

Nazarena Vélez reconoció haber sido una "chica Photoshop", imagen que padeció cuando se convirtió en una mujer real.

Nazarena Vélez fue una de las mujeres más deseadas de la Argentina. Ella misma se consideraba una bomba sexy pero de un momento a otro su cuerpo cambió, así como también cambiaron sus preocupaciones. Dejó las pastillas para adelgazar y sufrió bastante cuando subió algunos kilos, pero hoy se muestra con orgullo a pesar de las imperfecciones que la aquejan.

De visita a Nosotros a la mañana, la mediática lanzó: "El tema del cuerpo lo sufrí mucho. Se ve que soy una mina a la que le gustó sufrir. Me veía un poquito más gorda y sufría, me veía las estrías y sufría. También creo que nos criaron así, yo tengo 47 años, con la idea de que hay que transpirar para ganarse la plata, que hay que ser flacos. Te casás y te casás para toda la vida. Había mucha presión social".

nazarenavelez.jpg
Nazarena Vélez ya no es una chica Photoshop.

Nazarena Vélez ya no es una chica Photoshop.

Acto seguido, habló del físico de Sol Pérez, que pasa largas horas entrenando en el gimnasio: "Hoy tengo una apertura en mi cabeza, está bueno que cuente que yo fui una mina Photoshop. Eso a las mujeres nos destruye la cabeza. Ver una cola parada como la de Sol Pérez, porque todas queremos ser Sol, pero no todas somos Sol. Yo era una mina de Photoshop. Tenía estrías y lo que mostraba era mentira”.

Meses atrás, Nazarena posó en traje de baño en las redes para hablar de la autoaceptación. “Soy así. Si no te gusta, no me mires. Mi cuerpo, mi decisión. Amor y aceptación de mi cuerpo. No te juzgues. ¡Disfrutá! Esta pancita no es embarazo. Si te preguntan si estás embarazada y vos lo único que estás es como yo, así ‘morfada’ más que embarazada, porque morfaste, porque yo morfé... Y ahí tenés las señoras celulitis. Nos empezamos a aceptar, es lo que hay. Uno se tiene que empezar a aceptar y a querer. Con este paquete de yerba acá (toca su panza) incrustado, me empiezo a aceptar. Es el cuerpo que aceptamos, que tenemos y ya. Hay que empezar a aceptar nuestro cuerpo”, escribió.

Embed