viernes 15 de octubre de 2021
Espectáculos Justina Bustos | Jey Mammon |

Justina Bustos fue al programa de Jey Mammon con los pezones al aire y en las redes no tuvieron piedad

La actriz Justina Bustos se hizo presente en el ciclo con un vestido negro con transparencias.

Justina Bustos reapareció en la TV argentina. Lo hizo en el programa de Jey Mammon, donde lució un look de transparencias que dejaba a la vista sus pezones. El vestido fue bastante criticado en las redes sociales, donde además le dijeron que podría haberse puesto algo más acorde debido al horario.

Impactada por la cantidad de memes acerca de su outfit, se animó a compartir uno con la cara de Alberto Fernández, e hizo oídos sordos a los comentarios malintencionados. Sus colegas del medio le dijeron que estaba hecha una diosa, y prefirió quedarse con esos mensajes buena onda.

justina.jpg
El meme que compartió Justina Bustos.

El meme que compartió Justina Bustos.

En la nota, Justina Bustos recordó lo mal que la pasó en África tras haberse contagiado de coronavirus. “Nosotros fuimos a filmar una película, con un montón de presupuesto, a la isla Mauricio, que es un lugar paradisíaco en África. Fuimos dos veces: la primera vez todavía no había llegado el Covid. Cuando llega, tuvimos que huir, yo volví a Argentina, bien. Después, volvimos en medio de la pandemia, el año pasado en septiembre. Se abrió la isla para dos aviones y uno de ellos, éramos nosotros: todos el elenco de la película”, comenzó relatando.

Luego, agregó: “Yo salgo de París con un Covid negativo, llego a Mauricio, piqui piqui, me hisopan, y al otro día me buscan: positivo. Me sacan de donde estoy, de repente. Lo hace toda una gente toda vestida de blanco y me llevan al hospital público de Mauricio, que no está en las mejores condiciones, para nada. Si el país estaba casi libre de Covid, eras una amenaza para el territorio, básicamente”.

justinabustos.jpg
El polémico vestido de Justina Bustos.

El polémico vestido de Justina Bustos.

La joven confesó lo que pensó cuando la dejaron en una sala blanca: “Ahí dije: ‘Bueno, está bien, me la banco, saldré a los 15 días’. La primera noche cae una mujer de la India, así, como en la penumbra. Y digo: ‘¿Qué hace esta mujer?’. Yo pensé que no estaba infectada. Y esta mujer, viene, se sienta en una cama y me dice: ‘Estamos en las manos de Dios’. En ese momento de soledad, la miré y dije: ‘Bueno, genial compartir esta experiencia con ella’. Parecía muy buena esta mujer. Después terminó siendo Sarita y compartimos 25 días juntas. Tenía muchísimo miedo, no nos trataban, directamente. El equipo médico cambiaba cada semana, no había una relación con ellos”.

Por último, sostuvo que pasó 33 días hospitalizada, y que amenazaba al personal de salud con tirarse por la ventana para que fueran a revisarla, ya que nunca lo hacían.