lunes 9 de diciembre de 2019

Actualidad | educación |

Los estudiantes argentinos son los que más retrocedieron en Lengua en Latinoamérica desde 2000

Son los resultados de las pruebas PISA que se tomaron a 12.000 alumnos de 15 años en todo el país durante octubre de 2018. En matemáticas Argentina es el país que más retrocedió en la región y en Ciencias se mantuvo con respecto a 2012.

Este martes se dieron a conocer los resultados de las pruebas Pisa tomadas a 12.000 alumnos de 15 años de Córdoba, Tucumán, Buenos Aires y CABA en octubre del año pasado evaluadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Se registró una mejoraría en Lengua con relación a 2012, pero empeoró 16 puntos en comparación con la primera edición de la prueba, en el año 2000.

La organización evalúa a 79 países, entre los cuales Argentina obtuvo el puesto 63 en Lengua, 71 en Matemáticas y 65 en Ciencias. Los estudiantes argentinos lograron 406 puntos en Lengua, 379,4 en Matemáticas y 404 en Ciencias.

En Matemáticas, el nivel retrocedió nueve puntos con respecto a la edición previa y en Ciencias se mantuvo con un aumento de dos puntos.

En 2018 obtuvo 402 puntos frente a los 396 de hace seis años, aunque este puntaje la ubica por debajo del promedio regional y sólo por arriba de Panamá y la República Dominicana. En la región el puntaje más alto lo obtuvo Chile con 452 puntos, seguido de Uruguay con 427 y Costa Rica con 426 puntos. Toda la región latinoamericana quedó muy lejos del promedio de la OCDE que es de 487 puntos y más cercanos a los países que no integran esta organización, que obtuvieron 423 unidades.

Leer más ► Alberto Fernández enviará un nuevo proyecto de presupuesto el 12 de diciembre

"La prueba PISA es una prueba estandarizada que se toma en forma homogénea tanto a países desarrollados como a los que no y de la que podemos tomar cosas positivas para segur mejorando", dijo el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, quien aseguró que pese a esta característica "para nosotros es confiable aunque cada uno tendrá su punto de vista".

Precisó que en los últimos cuatro años "se habló de educación más que en ningún otro período y esto para nosotros es muy bueno, todas las opiniones a favor y en contra son un activo, es evidente que necesitamos una reforma del sistema educativo pero esto no se logra ni en cuatro ni en ocho años".

"Cuando llegamos teníamos sospechas de lo que podía llegar a pasar pero recién se corroboraron en el 2017 con los resultados de las primeras pruebas. A partir de allí pudimos elaborar políticas en base a evidencias y surgieron el programa secundaria 2030 que ya lleva dos años y el plan Aprender Matemáticas, que ya lleva un año y medio y cuyos primeros resultados se van a poder ver recién en dos o tres años" , aclararon desde el Ministerio.

Para Finocchiaro, las cosas positivas que se pueden sacar de esta prueba PISA "son los formularios complementarios que nos otorgaron información valiosa de contexto. Estas apreciaciones si vamos a las pruebas Aprender, nos permitieron identificar a las 3000 escuelas más vulnerables del país y que, luego de una intervención del Estado tanto desde lo pedagógico, lo institucional como económico, sus alumnos superaron el promedio nacional en las últimas evaluaciones".

En Lengua

La prueba PISA hizo foco en la lectura y en la comprensión de textos y, en este renglón, Argentina registró un avance de seis puntos respecto a la última prueba de la que participó en 2012, ya que en el 2015 los alumnos rindieron las evaluaciones, pero la OCDE anuló la participación por deficiencias en el registro estadístico.

Argentina quedó en el 7° puesto en Latinoamérica, debajo de Chile, Uruguay, Costa Rica, México, Brasil y Colombia, pero delante de Perú, Panamá y República Dominicana. El 52,1% de los estudiantes argentinos se ubica por debajo del Nivel 2 de desempeño, considerado mínimo. Para la OCDE, el promedio de estudiantes en este nivel es 22,7%. Argentina tiene apenas un 0,7% de alumnos en los niveles más altos (5 y 6); para la OCDE, el promedio es 8,7%.

En Matemática

Al igual que sucedió con Lengua, los alumnos del país fueron los que mostraron mayor retroceso en comparación con la última edición en 2012. Los jóvenes lograron 379, nueve menos que hace siete años. Ocupó el octavo puesto en Latinoamérica, detrás de Uruguay, Chile, México, Costa Rica, Perú, Colombia y Brasil. Los estudiantes argentinos sólo superaron a los de Panamá y República Dominicana.

En este área el 69% de los estudiantes se ubica por debajo del Nivel 2 de desempeño. Para la OCDE, el promedio de estudiantes en este nivel es 23,9%. Argentina tiene apenas un 0,3% de alumnos en los niveles más altos (5 y 6); para la OCDE, el promedio es 10,9%.

"La proporción de estudiantes con niveles de desempeño bajos o muy bajos en Matemáticas muestra una tendencia creciente a lo largo de los años", destacó el ministro Finocchiaro.

Sólo el 31% de los estudiantes obtuvieron un nivel básico de aprendizaje, mientras que el resto está en un nivel bajo lo que implica que "sólo pudieron resolver problemas que requieren procedimientos rutinarios, siguiendo indicaciones simples".

"Del 69% que está bajo en matemáticas el 40, 5 está más abajo, son muy pocos los estudiantes que se pueden situar en los niveles mas avanzados" detalló la cartera educativa.

En Ciencias

En Ciencias, Argentina obtuvo 404 puntos. De esta manera quedó debajo de Chile, Uruguay, México, Costa Rica y Colombia y en el mismo nivel de Perú y Brasil. Nuevamente, en esta área, sólo superó a Panamá y República Dominicana.

El 53,5% de los estudiantes se ubica por debajo del Nivel 2 de desempeño. Para la OCDE, el promedio de estudiantes en este nivel es 21,9%. Argentina tiene apenas un 0,5% de alumnos en los niveles más altos (5 y 6); para la OCDE, el promedio es 6,7%.

Provincia por provincia

La Ciudad Autónoma de Buenas Aires (CABA) fue la que obtuvo niveles más altos. En Lectura se ubicó sobre el promedio pero retrocedió 21 puntos desde el 2015. Obtuvo un puntaje similar al de Chile, el país con los mejores resultados.

En Córdoba los estudiantes alcanzaron 427 puntos, en la provincia de Buenos Aires 413 y en Tucumán 389.

Irene Kit, presidenta de la Asociación Civil Educación para Todos explicó al Observatorio Argentinos por la Educación que “podemos pensar en jurisdicciones para las que hicieron la experiencia provincial y casi nos lleva a una dependencia directa del nivel socioeconómico, 'dime de qué casa vienes y te diré los resultados educativos que tendrá'". Además, agregó que “las elites argentinas se han 'achicado', casi no tenemos niños y jóvenes que compiten en la élite mundial. Estamos destinados al lote de atrás y eso es también muy grave. Si hay talento, no aparece acá. La ciudad de Buenos Aires, el distrito más rico, cae también”.

En Matemática, CABA (434 puntos), Córdoba (400 puntos) y Buenos Aires (387 puntos) obtuvieron puntajes que superan el promedio nacional (379 puntos), mientras que Tucumán (364 puntos) quedó por debajo del promedio nacional. CABA muestra un retroceso de 22 puntos con respecto a PISA 2015, cuando había obtenido 456 puntos en Matemática. En 2018, el puntaje de CABA se ubica por encima de los mejores países latinoamericanos (Uruguay encabeza con 418).

En Ciencias sucedió lo mismo: CABA (455 puntos), Córdoba (427 puntos) y Buenos Aires (413 puntos) obtuvieron puntajes por encima del promedio nacional (404 puntos), mientras que Tucumán (389 puntos) quedó relegado. CABA mostró un retroceso de 20 puntos con respecto a PISA 2015, cuando había obtenido 475 puntos en Ciencias. El puntaje de CABA se ubicó por encima de Chile (444), el país latinoamericano líder.

Alerta

El director de Innovación del Observatorio Argentinos por la Educación, Manuel Del Pino, dijo a Aire de Santa Fe que esta evaluación "tuvo mucho foco en la comprensión lectora" de los estudiantes. Es decir, se evaluó "si los alumnos tienen la capacidad de vivir en la modernidad y saber si comprenden el escenario en el que están viviendo".

"Esto es un síntoma", dijo respecto al resultado que obtuvieron los estudiantes argentinos. "Tenemos que trabajar y preguntarnos qué está pasando. Tenemos que dar herramientas desde el sistema educativo para poder brindar calidad, soporte y contención a estudiantes, docentes y toda la comunidad educativa. Ojalá Pisa nos sirva como un alerta", concluyó Del Pino.

Embed

Dejá tu comentario