domingo 9 de agosto de 2020
Economía | Santa Fe | Rosario |

Vicentín, en emergencia: cómo fue el desplome de la empresa más importante de la provincia

La agroexportadora Vicentín, que nació en Avellaneda, entró en cesación de pagos y está en un proceso de reestructuración de su deuda, que llegaría a los 900 millones de dólares

Las playas de camiones de la empresa Vicentín en San Lorenzo y Ricardone, en el sur de Santa Fe, estaban desiertas un día después de que la firma que se originó en Avellaneda hace más de 90 años informara que inició “un proceso de reestructuración de pagos a partir de una situación de estrés financiero” que afecta a la compañía que es la que más factura en la provincia: 118.015 millones de pesos en 2018.

Leer más ► Vicentín, una de las principales agroexportadoras del país, entró en cesación de pagos y hay preocupación en el sector

El viento levantaba la tierra que se mezclaba con el polvillo de los granos que se trituran en las dos plantas que tienen una capacidad para moler 15.000 toneladas por día. Allí ingresan diariamente unos 800 camiones para descargar lo que se produce en los campos. Pero este viernes, lo que suele ser un mar de camiones se había transformado un desierto.

La caída en cesación de pagos de una de las siete exportadoras de granos más grandes del país provocó estruendo en el recinto de la Bolsa de Comercio de Rosario, no sólo porque se trata de uno de los jugadores más importantes del mercado, sino porque preocupa la onda expansiva que provocaría el default de Vicentín, que puede arrastrar a las principales firmas corredoras de granos. El monto total del pasivo llegaría a los 900 millones de dólares.

Playa de camiones de Vicentín en San Lorenzo (1).jpg
Este viernes, las playas de camiones de Vicentín lucían desiertas.

Este viernes, las playas de camiones de Vicentín lucían desiertas.

Alberto Padoán, principal accionista individual de Vicentín, fue presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario hasta hace una semana. Todo hace parecer que esta maniobra se realizó con el conocimiento de que Vicentín podría caer en desgracia, y apuntó a que el posible default de la empresa no provocara un daño institucional en la Bolsa, donde durante la gestión de Padoán hubo problemas serios, luego de que fuera procesado en la causa de los cuadernos por el juez Claudio Bonadio. Luego la Cámara Federal le dictó la falta de mérito.

Leer más ► Dictaron la falta de mérito de Alberto Padoán en la Causa de los Cuadernos

El principal sustento económico de la campaña presidencial de Juntos por el Cambio fueron dos grandes compañías vinculadas al campo. Según el diario La Nación, Vicentín Hermanos donó 13.5 millones de pesos y el Grupo Aceitera General Deheza (AGD) aportó otros 10 millones para financiar al oficialismo en las PASO.

El principal deudor de Vicentín es hoy el Banco Nación, una entidad que fue autorizada a respaldar a nivel crediticio a este grupo agroexportador en tiempos de Cristina Kirchner, algo que continuó durante la gestión de Mauricio Macri.

El rojo con la entidad estatal sería de más de 23.000 millones de pesos, según explicaron a Aire Digital fuentes del sector. El que encabeza la lista entre los privados es la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), con una acreencia que supera los 12.000 millones de pesos.

Leer más ► En octubre, la actividad industrial cayó 2,3% y sumó un año y medio de bajas consecutivas

Carlos Castellani, director del Banco Nación, reconoció en diálogo con Aire Digital que “las negociaciones empezaron desde hace un tiempo con Vicentín para refinanciar la deuda que tiene”. El directivo –que termina su gestión la semana que viene– evitó precisar una cifra sobre el pasivo de la firma, aunque advirtió que la entidad “se puede ver afectada porque es uno de los clientes más grandes que tiene actualmente”.

Playa de camiones de Vicentín en San Lorenzo (2).jpg

Las posibles salidas a esta crisis que aparecen en el horizonte apuntan a que Vicentín consiga un salvataje de un banco extranjero para refinanciar el pasivo comercial, que es el más acuciante. Vendió unas 300.000 toneladas con soja a fijar, pero aún no la pagó. La otra vía de las negociaciones van por el lado del banco Nación, donde ya venían renegociando la deuda millonaria.

El problema de Vicentín, según pudo reconstruir Aire Digital con analistas del mercado de granos, va acompañando al desastre económico que comenzó a ser inmanejable en la Argentina a partir de las corridas de 2018. Por su característica como empresa nacional, la firma oriunda de Avellaneda debía financiarse con el banco Nación y con entidades en el exterior, a diferencia de otros jugadores del sector agroexportador que reciben fondos para inversiones de las casas centrales en Estados Unidos, Europa y China.

Leer más ► Dólar, inflación y PBI: ¿qué proyecta el mercado sobre la economía que recibirá Alberto Fernández?

Los problemas económicos de la Argentina, expresados en el aumento del riesgo país, repercutieron en las tasas en dólares que pagaba en el exterior Vicentín, que pasó de abonar un 4% en 2017 a 15% este año.

El otro problema que estalló en Vicentín es por la metodología de compra de granos, que utilizaban con precios a fijar. Es decir, el productor o el acopiador entrega el grano y a 30 días, como plazo máximo, se determina el precio. Después de la caída de la corredora BLD y tras la PASO nacionales, los productores empezaron a pedir a plazos más cortos los granos que habían entregado. Y la empresa no logró cubrir esa demanda de dinero.

Dejá tu comentario