miércoles 26 de febrero de 2020
Economía | Inflación | Economía |

La doble vara del gobierno nacional

En esta nota, se explica cómo los impuestos aumentan al ritmo de la inflación, mientras que sueldos y jubilaciones son "achatados" por decisión de un gobierno que necesita "hacer caja" para pagar la deuda.

Doble vara. Dexindexar, achatar, congelar….son instrumentos que el Gobierno está aplicando en forma asimétrica – al mismo tiempo incrementa los subsidios e impuestos - con el objetivo de bajar el gasto en sueldos, jubilados e inversión pública y generar un “ahorro” fiscal para la reestructuración y el pago de la deuda.

Entre las medidas más notorias se dispuso suspender la fórmula de movilidad jubilatoria, que se calculaba 70% del IPC y 30% del índice salarios pero con un semestre de demora por lo que no alcanzaba a compensar la creciente inflación. Por ese mecanismo las jubilaciones y prestaciones sociales perdieron un 19,5% entre septiembre de 2017 y diciembre de 2019.

Entre las medidas más notorias se dispuso suspender la fórmula de movilidad jubilatoria.

Ahora que correspondía otorgar el aumento trimestral del 11,56% en base a los índices del período julio-septiembre de 2019, el Gobierno impulsó la suspensión de esa fórmula y su reemplazo por aumentos por decreto inferiores de la mano de otro ingrediente: achatar la pirámide de haberes, otorgando incrementos aún más bajos para los haberes medianos o más altos. Así, a la pérdida jubilatoria por la fórmula suspendida, se agrega una nueva pérdida al menos para un vasto sector de jubilados y pensionados.

El mismo mecanismo se está aplicando con los salarios. Hubo aumentos de suma fija, en el sector público con techo, –otro ejemplo de achatamiento- con el mensaje de que en las paritarias no se incluyan cláusulas gatillo o mecanismos de revisión o de actualización automática. También los salarios perdieron en los últimos 4 años frente a la inflación: casi un 15%.

El mismo mecanismo se está aplicando con los salarios. Hubo aumentos de suma fija, en el sector público con techo.

El mismo criterio no se aplica a la hora de calcular los impuestos porque, además de nuevos aumentos de las alícuotas, se siguen aplicando indexaciones o actualizaciones de valores que son tomados como base para gravar a los automotores o a los inmuebles.

Un ejemplo es la restitución del IVA a la canasta de alimentos, descongelando la baja al 0% que se aplicó en forma transitoria durante el año pasado. En enero, los precios de los alimentos pegaron un fuerte salto, perjudicando más a los sectores de menores ingresos.

Otro caso es el del monotributo, que grava a pequeños empresarios, profesionales y trabajadores independientes cuyas cuotas fueron ajustadas para 2020 un 51,1% resultado del índice de movilidad de 2019.

También el Congreso autorizó a las Provincias a aumentar los impuestos que se habían comprometido a bajar en el Pacto Fiscal, además de ajustar las bases de los impuestos inmobiliarios o municipales.

El Congreso autorizó a las Provincias a aumentar los impuestos que se habían comprometido a bajar en el Pacto Fiscal.

Las actualizaciones de las tarifas de servicios públicos -con un doble ajuste por dólar y por inflación- fueron congeladas, pero contra el pago de subsidios estatales que se financian con los mayores impuestos. Por ejemplo, el Estado nacional otorga compensaciones a las empresas de transporte de pasajeros por tres motivos: para financiar la tarifa general, para sostener la tarifa social y para la compra de gasoil. Si se consideran todos estos rubros, los subsidios nacionales duplican y hasta triplican la tarifa que pagan los usuarios

Otro ejemplo: el Gobierno otorgó días pasados por el período enero-abril $ 6.000 millones a las provincias, a distribuir entre las empresas, para que no aumente el transporte público, replicando los subsidios que se otorgaron en el área metropolitana

La misma situación se ve en la actualización del impuesto a los combustibles que, si bien se postergó por 30 días su aplicación y se cubren con subsidios, no se ha eliminado la forma de cálculo.

Los subsidios a la producción de gas no convencional en el área de Vaca Muerta que recibieron las empresas fueron de $23.616,3 millones en 2019, con un incremento interanual del… 548,1%, equivalentes al 25% de todo el déficit primario de 2019, según los cálculos de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financieras Pública (ASAP).

Como se ve, doble vara.

Dejá tu comentario