miércoles 21 de octubre de 2020
Economía | Empleo | Desempleo | cuarentena

El impacto económico de la pandemia: el desempleo real supera el 20%

La tasa de desempleo pasó del 10,4% al 13,1% pero esta evolución no refleja la enorme cantidad de argentinos que perdieron su trabajo y no salen a buscar empleo para la grave crisis y las restricciones y cierres que provocó la pandemia.

Durante abril, mayo y junio se perdieron 3.757.000 puestos de trabajo. Estos números anticipan un fuerte incremento de la tasa de desempleo, no menor al 20% de la población activa, para esta segunda mitad del año. Con toda la dimensión económica, social y humana que tienen estas cifras muestran tan solo un aspecto de los estragos de la pandemia y la cuarentena.

Es que, si durante el segundo trimestre de 2020 los puestos de trabajo totales tuvieron una caída del 16,8% respecto al mismo trimestre del año anterior, por las suspensiones y las reducciones de las jornadas laborales, el Indec informó que las horas efectivamente trabajadas cayeron casi el doble: 34,6%.

“Las horas de asalariados cayeron 33,6% y las de los no asalariados se redujeron 37,8%. En el caso de los registrados, el descenso de las horas trabajadas es de 31,5%, mientras que las horas correspondientes a los no registrados descendieron 39,4%”, dice el informe del Indec.

Leer más ► Santiago Cafiero: "No vamos a devaluar" porque "supone una caída en los ingresos"

Los sectores más castigados fueron hoteles y restaurantes con un desplome del 76,3% en las horas trabajadas. En la construcción la caída fue del 60,3%. Entre el personal doméstico del 58,6%. Todas las modalidades de trabajo fueron afectadas, pero con mayor fuerza golpearon a los asalariados "en negro" y a los cuentapropistas, también informales

A pesar de la mayor pérdida de puestos laborales no registrados, el agro, la construcción y servicio doméstico permanecieron con más personal no declarado que formalizado.

empresas-trabajador-pymes-atp empleo
La construcción es uno de los rubros afectados por las consecuencias económicas de la pandemia.

La construcción es uno de los rubros afectados por las consecuencias económicas de la pandemia.

Los mayores puestos asalariados no registrados se concentran entre el personal doméstico (598.000), el comercio (562.000), construcción (364.000), agricultura y ganadería (510.000), industria manufacturera (327.000) servicios sociales y salud privados (177.000), transporte y comunicaciones (165.000), y hoteles y restaurantes (83.000).

Este brusco desplome de puestos de trabajo y horas trabajadas no se tradujo en un incremento de la misma magnitud en la tasa de desempleo (la tasa de desocupación pasó del 10,4% al 13,1%, equivalente a 2 millones de desempleados) simplemente porque, por la pandemia y la cuarentena, toda esa gente inactiva no pudo buscar empleo. Y, además, con el cierre de fábricas, negocios y comercios tampoco hubo demanda de personal.

Los desocupados en la Argentina no tienen una garantía de ingresos, con excepción de los despedidos sin causa que se desempeñaban “en blanco” y por un período que va de 2 a 12 meses. Actualmente ese seguro es de entre $ 6.000 y $ 10.000 mensuales y lo están cobrando 127.000 personas.

Leer más ► Vicentin tiene un nuevo directorio sin miembros de la familia dueña

Con la flexibilización de la cuarentena y la vuelta a la actividad de muchos sectores, unido al recorte de los pagos de subsidios (caso IFE) toda esta enorme cantidad de gente que perdió el empleo ya está saliendo a buscar trabajo. Y de inactivo o desocupado que no pudo buscar otro empleo, se convertirá en un desocupado que busca trabajo, engrosando la tasa de desempleo del Indec.

La crónica periodística da cuenta de las decenas y decenas de personas haciendo fila frente a locales que estaban demandando personal. Por anuncios de 1, 2 o 5 ofertas de empleo, las “colas” no bajan de 500 personas.

Por estas razones, se estima que la tasa de desocupación real es hoy de mínima del 20%: equivale a más de 3,5 millones de desocupados.

Dejá tu comentario