jueves 16 de julio de 2020
Economía | Empleo | Santa Fe | INDEC

El avance de la precariedad laboral en Santa Fe

En un año, la subocupación casi se duplicó en Santa Fe (del 5,8 al 11,2%) y los asalariados no registrados subieron del 24,3 al 28% del total de los trabajadores en relación de dependencia.

Acompañando el aumento del desempleo, en las ciudades de Santa Fe y de Rosario hubo un fuerte crecimiento de la subocupación y del empleo asalariado no registrado, de acuerdo a los datos del INDEC del primer trimestre de este año, con apenas 10 días de vigencia de la cuarentena por el coronavirus.

En un año, la subocupación casi se duplicó en Santa Fe (del 5,8 al 11,2%) y los asalariados no registrados subieron del 24,3 al 28% del total de los trabajadores en relación de dependencia. En Rosario la subocupación aumentó del 11,8 al 13% y los asalariados “en negro” pasaron del 34,6 al 37,6%.

Ambos registros están relacionados porque el subocupado vive de changas, en su mayoría no tiene un empleo fijo, son ocupados de pocas horas, informales, sin Seguridad Social, y sus salarios representan una tercera parte de los que cobra un asalariado pleno.

El subocupado vive de changas, en su mayoría no tiene un empleo fijo, son ocupados de pocas horas, informales, sin Seguridad Social, y sus salarios representan una tercera parte de los que cobra un asalariado pleno.

Estos datos reflejan el continuo avance de la precariedad e inseguridad laboral por la carencia absoluta de los derechos laborales, de salud, de previsión y de accidentes de trabajo.

El IFE representó un fiel reflejo de la situación

Además, mientras están subocupados, la casi totalidad de este segmento de trabajadores busca otro empleo insatisfecho con el que tienen o porque desea trabajar más horas sumándose en la demanda de empleo a los desocupados y a los propios ocupados “demandantes de empleo”. Un claro reflejo de esta situación es la gran cantidad de personas o familias que fueron calificados como “vulnerables” para recibir el bono de $ 10.000 (IFE-Ingreso Familiar de Emergencia).

“Al realizar una caracterización de la población ocupada en términos de las variaciones interanuales, se destaca, con relación a la categoría ocupacional, la reducción del peso relativo de los asalariados” y “entre los grupos de no asalariados, quienes más incrementan su peso relativo en la tasa de empleo son los trabajadores por cuenta propia, que pasan de representar el 21,3% de los ocupados a hacerlo en un 22,3%”, dice el Informe del INDEC.

boca del tigre santa fe municipalidad
Los oficios sufrieron un fuerte impacto durante los momentos más estrictos de la cuarentena.

Los oficios sufrieron un fuerte impacto durante los momentos más estrictos de la cuarentena.

La “Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares” del INDEC aclara que “se incluyen como asalariados no registrados a los perceptores de un plan de empleo y a todos aquellos que no declararon contar con aportes jubilatorios realizados por su empleador”.

El Informe nacional agrega que “los asalariados no registrados perciben un ingreso promedio que representa aproximadamente un tercio del ingreso de los asalariados registrados. Entre las mujeres, la diferencia de ingresos es ligeramente mayor”.

A su vez, la fuerte reducción de ingreso que implica el trabajo informal determina que que “en el primer quintil ( 20% de menores recursos) se observa una mayoría de asalariados no registrados (64,3%), mientras que en el otro extremo de la escala representan el 12,7% del total de asalariados.

Por su parte, en cuanto al análisis por género, “en todos los intervalos de edad se registra que el ingreso de los varones es mayor al de las mujeres, situación que se acentúa a medida que se incrementa el rango etario. A nivel general, para la ocupación principal en todas las edades, en promedio las mujeres un 26% menos de ingresos que los varones”. Esa brecha es mayor para los segmentos de menores ingresos: en el primer y segundo quintil, los ingresos de las mujeres son 38% inferiores a los de sus pares masculinos”. En tanto, la diferencia de ingresos triplica entre las asalariadas registradas y las no registradas.

Dejá tu comentario