martes 11 de agosto de 2020
Economía | Deuda |

Deuda: Guzmán admite que "aún hay una distancia que cubrir en términos legales y económicos"

El ministro de Economía aseguró que las negociaciones siguen avanzando, pero todavía resta una diferencia que cubrir en términos económicos y legales.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, ratificó hoy su "esperanza" de llegar a un acuerdo con los acreedores externos y señaló que si bien hubo avances con un grupo de tenedores aún "hay una distancia que cubrir en términos económicos y también legales" con otro.

El funcionario dijo que reestructurar los US$ 66.238 millones que se pretende es un "proceso complejo, que lleva tiempo y requiere mucho diálogo", pero aclaró: "Mantenemos la esperanza de que en algún momento podamos llegar a un acuerdo".

Así respondió Guzmán al participar este jueves de un webinar titulado la "Deuda en Mercados Emergente: una Ruta más allá del Covid-19" organizado por Bloomberg, donde fue consultado: ¿Realmente quiere hacer un trato con los bonistas?.

Guzmán dijo que todo el mundo sabe que la Argentina ha estado trabajando con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para evaluar la capacidad de pago del país y cuáles son los parámetros para un acuerdo sostenible y cumplible.

Precisó en ese sentido que para reestructurar la deuda externa en manos de agentes privados no está hablando sólo con un representante sino con varios, por lo que también enfrenta una "variedad de puntos de vista" entre los propios bonistas.

Martín Guzmán.

Las discusiones han evolucionado de manera muy constructiva con un grupo y ha habido mayores diferencias con otro. Las discusiones han evolucionado de manera muy constructiva con un grupo y ha habido mayores diferencias con otro.

El funcionario precisó que las mayores diferencias se dan con el grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos Argentinos, que lidera el megafondo de inversión BlackRock, mientras que hubo más avances que acercan un acuerdo con el Exchange Boldholder Group (EBG).

A veces, dijo, es "difícil" de conciliar incluso los intereses que coexisten entre los bonistas, por lo que se está avanzando en el diálogo con los dos grupos principales que más reparos han puesto a la propuesta del país.

Dijo que en términos legales, una de las contraofertas que recibió el Gobierno recibimos le pide a la Argentina "que retroceda en el tiempo" y aplique cláusulas de acción colectiva que datan del canje de 2005, cuando lo que pretende el país es avanzar sobre la letra chica de la deuda de 2016.

Guzmán aclaró que su objetivo es mantenerse "lo más cerca posible del lenguaje contractual" de la deuda de 2016, dado que el mismo tiene parámetros que son respaldados por el Fondo Monetario Internacional y por el G-20.

Argentina decidió prorrogó hasta el 24 de julio el plazo para que los acreedorees acepten la oferta oficial para reestructurar US$ 66.300 millones de deuda emitida bajo legislación extranjera

Temas

Dejá tu comentario