miércoles 3 de junio de 2020
Economía | Deuda | Argentina | Deuda externa

Deuda: Argentina extenderá formalmente el plazo de negociación con bonistas hasta el 2 de junio

Mañana vence el período de gracia para el pago de los intereses por US$ 503 millones de tres bonos globales, la Argentina ingresaría así en un default técnico.

El Gobierno decidió extender hasta el 2 de junio el plazo de negociación con los bonistas para adherir al canje de deuda y lograr un acuerdo con los acreedores externos.

A tan sólo horas de la fecha de vencimiento para alcanzar un entendimiento con los acreedores, la Argentina estableció una prórroga en línea con lo anticipado por el ministro de Guzmán.

Fuentes del Gobierno indicaron a la agencia NA que las negociaciones se extenderán hasta el 2 de junio próximo.

Tras vencer los términos estipulados, la Argentina no pagará un vencimiento clave en la negociación de la deuda. Este viernes es el límite del período de gracia para cancelar US$ 503 millones correspondientes a tres bonos que se intentan canjear.

De esta forma, los especialistas hablan de que el país se encaminaría a un “default blando”, un término para referirse a que los tenedores de esos títulos no presentarán acciones legales contra el país por no cobrar ya que entienden que el Gobierno continua las negociaciones de buena fe para resolver al conflicto.

PLACA GUZMÁN REESTRUCTURACIÓN DEUDA.jpg
Respecto del FMI, el titular del Palacio de Hacienda reiteró que la Argentina trabaja para alcanzar un nuevo acuerdo con el organismo multilateral y manifestó: "Estamos revisando el programa anterior". En tanto, pronosticó que hay una serie de reformas que el país deberá adoptar luego de la pandemia.

Respecto del FMI, el titular del Palacio de Hacienda reiteró que la Argentina trabaja para alcanzar un nuevo acuerdo con el organismo multilateral y manifestó: "Estamos revisando el programa anterior". En tanto, pronosticó que hay una serie de reformas que el país deberá adoptar luego de la pandemia.

El Gobierno extenderá el plazo de negociación con bonistas hasta el 2 de junio con el fin de alcanzar un acuerdo para reestructurar la deuda.

El canje de deuda por unos US$ 66.000 millones lanzado por la Argentina venció en primeras instancias el viernes 8 de mayo y, como no se alcanzó el nivel necesario de adhesión, el Gobierno continuará negociaciones con los fondos de inversión al menos hasta el 2 de junio.

La batalla final por la renegociación de deuda bajo ley extranjera de la Argentina está concentrada en cinco grandes fondos de inversión internacionales, que tendrían más de US$ 25.000 millones en bonos soberanos del país.

Quiénes son los grandes fondos que disputan por la deuda argentina

deuda argentina grande 2.jpg

Esas organizaciones financieras, que operan en todo el mundo, son BlackRock, Greylock Capital, Fidelity Investments Pacific Investment Management Company (Pimco) y Templeton, según una recopilación realizada por la agencia NA.

A continuación, una radiografía que permite visualizar quién es quién entre esos grandes acreedores:

- BlackRock

Tiene 12 mil empleados y se convirtió en el gestor de activos más grande del mundo cuando hace una década adquirió Barclay´s Global Investors.

Maneja fondos por unos US$ 7,5 billones, con oficinas en 30 países, incluida la Argentina.

Presidido por Robert Kapito, sus cabezas son Laurence Fink (CEO), Susan Wagner y Ralph Schlosstein.

BlackRock fue acusado en 2014 por la entonces presidenta Cristina Kirchner de buscar "desestabilizar" a la Argentina.

Fue cuando le compró a Paul Singer, cara visible del fondo Elliott y el rostro más conocido de los denominados "fondos buitre", una participación en la imprenta Donnelley, que presentó la quiebra en 2014 y despidió a 400 operarios.

La relación con el gobierno argentino cambió cuando Mauricio Macri llegó al poder a fines de 2015.

Fink fue uno de los financistas internacionales que apoyó la gestión de Cambiemos en una primera visita a la Argentina, en 2016, y también actuó como anfitrión del entonces presidente en un viaje a Nueva York.

- Greylock Capital Management

Se especializa en inversiones en mercados emergentes y de frontera, tentado por las mayores tasas de interés.

Su fundador es Hans Humes, un experto en finanzas al que le gusta recorrer el mundo y palpar las distintas realidades.

Así, Humes -considerado un halcón del mundo financiero- vivió en Nigeria, Marruecos, Chile, Ecuador y México en los últimos 30 años.

En septiembre de 2019 -aún durante el Gobierno de Macri-, Humes recomendó comprar bonos soberanos de la Argentina, porque, a su juicio, el país tenía "un problema de liquidez y no de solvencia".

En 2002, Humes fue uno de los dos líderes del Comité Global de Tenedores de Bonos de la Argentina (GCAB) tras el default.

- Fidelity

Con un largo historial de compras de activos argentinos, es una de las mayores empresas de gestión de bonos, con un patrimonio administrado de US$ 1,5 billones.

Creada por Edward C. Johnson II en Boston, en 1946, es dirigidos por su nieta, Abigail Johnson, de 58 años.

En 2005 negoció con el entonces secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, la reestructuración de los US$ 81.800 millones aún en default tras la crisis de 2001.

El gobernador bonaerense Axel Kicillof culpó a Fidelity por no haber podido renegociar el bono BP21, cuyo vencimiento finalmente la provincia debió pagar, tras no haberse podido arribar a un acuerdo.

-Pimco

Pacific Investment Management Company (Pimco) es un megafondo con sede en California, con casi 3.000 empleados y activos administrados por casi US$ 2.000 millones.

Con el 40%, es el mayor tenedor de Bonos de Política Monetaria (Bopomo) emitido por la Argentina.

En septiembre de 2019, en lo que fue la primera prueba a la que se sometió el gobierno de Mauricio Macri luego de "reperfilar" parte de la deuda en pesos, el fondo decidió mantener sus posiciones.

Este fondo está especializado en bonos soberanos, en especial de mercados emergentes, que devuelven altas ganancias, siempre que paguen.

-Franklin Templeton

Es el fondo de inversión más antiguo entre los grandes acreedores de la Argentina, donde tiene una oficina.

Fue fundado apenas terminada la Segunda Guerra Mundial, por Rupert H. Johnson.

Le puso ese primer nombre por ser un declarado admirador de Benjamin Franklin -su imagen figura en el logo del fondo-, uno de los "padres fundadores" de los Estados Unidos, de quien Johnson siempre destacaba "sus ideas de frugalidad y prudencia a la hora de ahorrar e invertir".

Lo preside en la actualidad Jennifer Jonhson, heredera de ese imperio de las finanzas.

En 2018, Templeton desembarcó en la Argentina y se asoció con la casa de inversión local SBS para lanzar tres fondos: uno de deuda argentina en moneda local, otro de deuda en dólares y otro de deuda latinoamericana.

En aquella oportunidad, un reporte de Templeton causó cierto revuelo en el mundillo financiero y político, cuando fustigó la "trampa populista" en América Latina, con críticas fuertes a la gestión de los Kirchner.

"Una de las consecuencias más extrañas del default argentino y la crisis económica profunda que vino después fue la decisión gubernamental de falsificar estadísticas oficiales y, en algunos casos, de suspender su publicación", advertía el informe.

Dejá tu comentario