miércoles 21 de abril de 2021
Economía jubilados | bono | Inflación

Con un bono extraordinario buscarán compensar la erosión de las jubilaciones y pensiones

Los aumentos en las jubilaciones y pensiones están diez puntos por debajo de la inflación. Estos números reforzaron la decisión del Gobierno de otorgar un bono extraordinario, que está a punto de anunciarse.

Con el aumento del 8,07% a partir de marzo, en 12 meses las jubilaciones y pensiones registrarán una pérdida de 10 puntos frente a la inflación. Los haberes habrán recibido 4 aumentos trimestrales con un incremento total del 29,4% frente a una inflación interanual que a enero es del 38,5% pero que se estima alcanzará al 40% en marzo. Representa una reducción del poder de compra de las jubilaciones y pensiones del 7,5%.

En el caso de las jubilaciones mínimas o más bajas, la caída real es un poco menor si prorrateamos en la cuenta $ 250 mensuales en esos 12 meses por el bono extraordinario de $ 3.000 que ese sector recibió en abril del año pasado.

Estos números reforzaron la decisión del Gobierno de otorgar un bono extraordinario que compense al menos parcialmente esa pérdida, cuando a comienzos de enero en la Casa Rosada habían asegurado que no se otorgaría ningún bono.

Leer más ► Durante el 2020, el año de la pandemia, la economía cayó un 10%

El alcance y el valor del bono serán definidos por el Presidente Alberto Fernández

El aumento de marzo hubiera sino casi nulo y la pérdida real de los haberes hubiera sido mayor si el Gobierno no hubiera dado marcha atrás con su proyecto de ley original de movilidad que fijaba que, al aumento de marzo que resultaba de la fórmula, había que deducir el 5% otorgado en diciembre. Y además se corrigió la fórmula: en el componente salarial, al índice RIPTE (salarios formales) se agregó la evolución de los salarios medidos por el INDEC, de ambos el mejor. En el IV trimestre 2020 el Índice del INDEC fue del 9,4% y el RIPTE del 8%.

En tanto, con la fórmula del anterior Gobierno, el aumento de marzo hubiera sido más bajo, del 7,18%

Se estima que, como se aplicó el año pasado, el bono alcanzará a los que ganan la jubilación mínima o un poco más, a las pensiones no contributivas que cobran el 70% del haber mínimo y los que perciben la PUAM (Pensión Universal al Adulto Mayor). En total un universo de más de 4 millones de personas. Otros sectores del Gobierno plantean incluir a los que cobran hasta 1,5 haberes mínimos.

Leer más ► Con el sector de alimentos, arrancan el jueves reuniones por acuerdos de precios y salarios

Según los últimos datos de la Seguridad Social (diciembre 2020) , sobre 7.068.859 jubilados y pensionados del Sistema Previsional Nacional , cobran el haber mínimo o menos 4.274.116, el 60,5% del total. Entre el mínimo y $ 30.000 hay 600.000 jubilados y pensionados. Quedarían sin cambios unos 2 millones de jubilados y pensionados.

Con el aumento del 8,07%, la jubilación mínima subirá de $ 19.035 a $ 20.571 a cobrar durante marzo, abril y mayo. Y el haber máximo aumentará de $ 128.089,54 a $ 138.426 brutos.

Por debajo del haber mínimo, los de las pensiones no contributivas cobrarán $ 14.400 (70% haber mínimo) y los de la PUAM de $ 16.457 (80% haber mínimo).

El bono extraordinario se otorgará porque la fórmula de movilidad no contempla ninguna compensación si los aumentos son inferiores a la inflación. Tampoco contempla una recomposición por la pérdida que sufrieron todos los beneficiarios del sistema durante los últimos años que ronda entre el 15% y 25%, según los rangos de haberes. Pero no impide que se otorguen bonos extraordinarios, que no se integran al haber del jubilado, como pasó en 2020. Esto significa que no se consideran como base para los futuros aumentos.