martes 14 de julio de 2020
Economía | cuarentena | Comercios | Economía

Comercios: hay preocupación por el regreso de restricciones, aunque entienden el desafío que enfrenta Amba

La cuarentena reforzada en la zona Metropolitana de Buenos Aires, amenaza con provocar un quiebre masivo de actividades y profundiza la crisis de la economía argentina.

El Gobierno anunció este viernes una dura próxima etapa de la cuarentena, que comenzará a partir del próximo 1 de julio y que se extenderá hasta el día 17 del mismo mes.

Las nuevas medidas se concentran en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba), donde se dispararon los casos de coronavirus y al que el presidente Alberto Fernández señaló este viernes como "el epicentro" de la pandemia.

En esta región regresarán las restricciones al comercio, se limitará la circulación en transporte público, se redefinirán las actividades consideradas "esenciales" y hasta se recortarán las salidas de ejercitación.

La fase de cuarentena estricta profundizará la recesión y volverá a frenar la actividad productiva en niveles que podrían dejar en default a toda la economía.

La decisión de restringir al máximo la actividad comercial en el Amba para tratar de frenar los contagios de coronavirus causó enorme angustia entre el rubro mercantil, y las cámaras empresariales advirtieron que más de 27.000 locales podrían bajar la persiana en forma definitiva en la Ciudad y unos 100 mil en todo el país.

Leer másEl Amba tendrá una cuarentena de aislamiento estricto hasta el 17 de julio

Desde la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) aclararon que "si bien los empresarios planteamos que hay que abrir la economía cuanto antes, tampoco somos suicidas", al considerar razonables la mayoría de las medidas adoptadas.

Antes del anuncio desde Olivos, comerciantes porteños mantuvieron un encuentro con funcionarios de la administración de Horacio Rodríguez Larreta, donde les adelantaron medidas que generaron "enorme preocupación", indicó la Federación de Comercio de Buenos Aires (Fecoba).

El titular de la entidad, Fabián Castillo, reconoció a la agencia Noticias Argentina (NA) que se trató de una "reunión muy difícil".

En ese escenario, se decidió constituir una "mesa permanente" para monitorear la situación del sector durante los próximos 15 días.

"Nos confirmaron que vuelve a cerrar el comercio y esto nos genera una preocupación muy grande a todas las pymes", advirtió Castillo, quien reconoció que el encuentro fue "muy duro".

Hubo comerciantes de algunos rubros que dijeron no entender por qué debían volver a cerrar si cumplían a rajatabla los protocolos, como los del rubro indumentaria, calzado, lotería, librería, artículos de limpieza, lavaderos y otros.

Según pudo saber NA, unos de los planteos que hizo el gobernador bonaerense Axel Kicillof ante su par porteño fue que al abrir comercios claves en la Ciudad, como los ubicados en el barrio de Once, decenas de miles de bonaerenses viajaban a diario a abastecerse y eso había acelerado la curva de contagios.

Algo similar se planteó respecto de zonas como los comercios de la avenida Avellaneda, en el barrio de Flores, y los "outlets" en los cuales se abastecen miles de comercios que revenden mercadería en el conurbano.

Los comerciantes porteños acordaron reunirse cada tres días para seguir minuto a minuto qué ocurre con los contagios y el cumplimiento de la cuarentena.

Cuarentena apertura comercios MG_7303-MTH-1200.jpg

En cien días de cuarentena cerró el 20% de los comercios y con las nuevas restricciones estiman superar el 23%, lo que equivale a unos 27.600, indicó el titular de Fecoba.

Por su parte, el secretario de la Cámara Argentina de Comercio, Mario Grinman, aseguró que en las zonas del país en las que se volvió a una "relativa normalidad", la actividad comercial cayó igual un 50%.

Además, puntualizó que sin tener en cuenta a la Ciudad de Buenos Aires, la entidad lleva contabilizados 15.953 comercios que cerraron en los últimos tres meses.

"Venimos de dos años de recesión y diez de estancamiento, y esta tragedia del Covid-19 nos encontró en una tremenda vulnerabilidad económica. En lugares donde se volvió a una relativa normalidad, los comercios están vendiendo un 50% menos. Es algo, pero no alcanza", sostuvo el dirigente.

El dirigente dijo también que el sector mercantil "ha accedido a la asistencia del Estado".

"Reconocemos que el Gobierno ha hecho un muy buen trabajo en materia de sanidad. E instrumentó muchas herramientas económicas, pero a veces la decisión política es más rápida que la burocracia", destacó, y pidió "más medidas" para "evitar cierres ahora".

Esta semana, la CAC estimó que al menos 100 mil comercios cerrarán en todo el país a raíz de la pandemia, casi un cuarto de la cantidad que opera en el país.

Dejá tu comentario