jueves 4 de junio de 2020

Dos de los rugbiers cumplen años alejados de sus familiares y encerrados en el penal de Dolores

Se trata de Lucas Pertossi, quien este martes cumple 21 años, y Enzo Tomas Comelli, que cumple 20. Por el momento no hay ningún pedido realizado por los dos presos ni por sus familiares para que se les autorice una visita especial.

Dos de los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell el pasado 18 de enero, pasarán mañana su cumpleaños lejos de su familia y encerrados en una celda de la Unidad Penitenciaria 6 de Dolores.

image.png

Se trata de Lucas Fidel Pertossi, quien este martes cumple 21 años, y Enzo Tomas Comelli, que cumple 20, ambos detenidos como coautores del "homicidio doblemente calificado por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas" de Fernando Báez Sosa y las lesiones que sufrieron cinco de los amigos de la víctima.

Fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) aseguraron a Télam que "por el momento" no hay ningún pedido realizado por los dos presos ni por sus familiares para que se les autorice una visita especial.

Leer más ► "Los re c... a palos mal, ganamos igual" el mensaje que Blas Cinalli le envió a un amigo la noche que mataron a Fernando Báez Sosa

"La única visita autorizada que tienen esos presos son los días jueves de 18.30 a 19.30", dijo una fuente del SPB, aunque aclaró que en general un interno puede pedir una visita especial, lo que no ocurrió hasta el momento.

image.png

Estos dos rugbiers permanecen alojados en una celda de la Alcaidía del penal de Dolores junto a seis de sus amigos: Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (19), Blas Cinalli (18), Ayrton Viollaz (20), Luciano Pertossi (18) y Matías Benicelli (20).

Por disposición de las autoridades del penal, los ocho rugbiers están separados de resto de la población carcelaria, para evitar que puedan sufrir agresiones.

Indagatoria

La semana pasada, luego de un mes y un día de silencio, Máximo Thomsen y Ciro Pertossi, los principales acusados en el crimen de Fernando Báez Sosa declararon el miércoles 19 de febrero ante la fiscal Verónica Zamboni. Los dos imputados dijeron no confiar en la fiscal y que se negaron a contestar preguntas al decir que no saben de qué se los acusa.

Tras los turnos de Thomsen y Pertossi, Enzo Comelli y Blas Cinalli fueron los próximos en la lista para enfrentar a la principal investigadora del caso. Ambos repitieron los mismos argumentos: se negaron a declarar formalmente ante la fiscal, aunque le hicieron cuestionamientos respecto a la instrucción y sostuvieron la postura de desconfianza para con ella.

Así, tras negarse a responder preguntas, los cuatro dejaron la fiscalía para subir al móvil del Servicio Penitenciario Bonaerense. Mientras tanto, los otros acusados continuaban dentro de la UFI Nº6.

Leer más ► Los rugbiers cuestionaron a la fiscal y dijeron que saben de qué los acusan

Hasta el momento, el único de los acusados que había elegido expresarse -a diferencia de este miércoles- fue Blas Cinalli, quien hace seis días, en la audiencia en el Juzgado de Garantías Nº 6 de Villa Gesell para definir su prisión preventiva, aseguró no haber tenido intención de matar a Báez Sosa.

Thomsen y Pertossi fueron los acusados originales de la autoría material del crimen, una imputación que luego se expandió a los otros seis jóvenes detenidos junto a ellos en la celda de alcaidía del penal de Dolores.

Para Zamboni, existen pruebas para incluir bajo la coautoría del "homicidio doblemente agravado por su comisión por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas" al resto de los 8 acusados.

Leer más ► Crimen de los rugbiers: Maximo Thomsen y Ciro Pertossi declararon por primera vez

Los únicos que seguirán acusados como "partícipes necesarios" serán Alejo Milanesi (19) y Juan Pedro Guarino (19), quienes recuperaron la libertad el pasado lunes 10 de febrero.

Además, los diez amigos serán imputados en el mismo grado por el delito de "lesiones leves", por los golpes sufridos por cinco amigos de Fernando, que intentaron ayudarlo durante el ataque frente al boliche Le Brique, en pleno centro de Villa Gesell.