miércoles 5 de agosto de 2020
Deportes | Unión | Copa Sudamericana |

Unión sufrió, perdió, pero sigue vivo en la Copa Sudamericana

Los dos goles en el primer tiempo no le alcanzaron al Atlético Mineiro, que derrotó 2-0 al Tatengue (3-2 en el marcador global) pero no pudo llevar la serie a los penales o eliminar de forma directa a los de Madelón.

La ventaja del 3-0 le jugó en contra a Unión para encarar el partido en Belo Horizonte. Dejó a Atlético Mineiro adueñarse de la pelota, manejar las acciones del juego y la pasó, por momentos, muy mal. Todo lo bueno que hizo en la ida, lo tiró por la borda en la vuelta.

Leer más► Banderazo tatengue en el hotel donde se hospeda el plantel

Leonardo Madelón decidió que sus dirigidos adopten una postura de actor de reparto. El Tate se plantó en el Arena Independencia de forma pasiva, con muchos jugadores de características de marca y corte pero no de generación, eso provocó que desde el primer minuto de juego el local sea el dominador del partido. El contraataque era la principal arma para el rojiblanco que tenía a Walter Bou aislado del resto del equipo.

Embed

El Galo, apretado por el 0-3 recibido en Santa Fe, salió a jugar como se pensaba en la previa al partido. De manera agresiva, los dirigidos por Rafael Dudamel buscaron por los costados, con rápidas transiciones de defensa a ataque y con cambios de frente para ubicar a los atacantes a las espaldas de jugadores de Unión. La pelota parada, otro peligro para el arco de Sebastián Moyano.

El Mineiro era más que el Tate por ímpetu pero no por llegadas al arco, hasta que Rómulo Otero hizo un gol bien al estilo brasileño, a pesar de ser venezolano, y el partido se rompió por completo. El volante le pegó desde 35 metros, la pelota viboreó y Moyano quedó descolocado viendo cómo la pelota ingresó en su arco. Las ilusiones del local se renovaron y fueron a la carga ante un sorprendido Unión.

CONMEBOL Sudamericana on Twitter

Para peor, a los pocos minutos, uno de los más experimentados en cancha le hizo sufrir el rigor a uno de los más jóvenes. Réver, defensor central de Mineiro, inventó una falta de Franco Calderón dentro del área y el árbitro Nicolás Gallo cobró penal sin dudar. Cabe recordar que no hay VAR en esta instancia. Hyoran fue el encargado de cambiar la falta por gol y el Galo se aproximó en la serie. El partido estaba 2-0 y esta fase entró en el terreno de la batalla psicológica.

CONMEBOL Sudamericana on Twitter

El temple y el ansia por hacerse con el partido serían claves para evitar la debacle o terminar de sellar el pasaje a la siguiente ronda.

Más allá de que el penal a favor del local no fue correcto, Unión no hizo un buen primer tiempo. Relegó mucho tiempo sin hacer algo que suele hacer: jugar al fútbol, con desgaste y juego asociado. Otro cachetazo de realidad que le traía recuerdos de aquella fase ante Independiente del Valle en 2019.

El segundo tiempo

En el complemento, Unión salió dispuesto a imponer sus condiciones y los papeles se intercambiaron. Pero Atlético Mineiro siguió siendo peligroso hasta jugando de contraataque. De no ser por Sebastián Moyano, el Tatengue pudo haber sufrido el tercer gol de manera temprana en los últimos 45 minutos del partido.

CONMEBOL Sudamericana on Twitter

Desde lo actitudinal, los de Madelón mejoraron su producción respecto a los 45 minutos iniciales. Pero desde lo futbolístico no demostraron mucho, por eso el Galo se repuso del buen arranque del segundo tiempo tatengue y volvió a adueñarse de las acciones del juego.

El DT rojiblanco hizo ingresar a Troyansky por Carabajal y luego a Mazzola por Bou, planteó dos duelos individuales con los centrales del Atlético Mineiro que son de un andar lento y cansino, algo que por algunos pasajes del partido le funcionó y le dio respiro a la defensa de Unión que fue solicitada duran te toda la noche brasileña.

Si hubo un tiempo en que Madelón dudó de la titularidad de Moyano, este jueves en Belo Horizonte, el ex Lobo de La Plata despejó todas las dudas y se ganó el puesto de manera indiscutida. El '1' del Tate salvó chances claras de gol y mantuvo con vida la clasificación de Unión en la Copa Sudamericana.

CONMEBOL Sudamericana on Twitter

A pesar del sufrimiento, del mal trago, de ver en Belo Horizonte un destino negro, un pasado como el del 2019 que volvía, Unión terminó celebrando y haciendo de este mal partido una noche histórica que de todas formas entrará en los anales del club. El Tatengue logró clasificar por el excelente partido jugado en la ida. Este 0-2 en el Arena Independiente fue un mensaje para el entrenador que deberá replantearse las estrategias para encarar este tipo de partidos.

Embed